¿Qué hay de nuevo en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto 2018?

 |  @fernischumi  | 

Quedan menos de dos horas para que la temporada del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto reciba definitivamente su pistoletazo de salida y lo cierto es que el Rallye do Cocido ya ha dejado sus primeras víctimas entre los participantes de cabeza. Las delicadas condiciones que se han encontrado los pilotos durante los entrenamientos y han llevado a Surhayén Pernía y su nuevo copiloto, Rogelio Peñate, a sufrir una salida de pista que les ha dejado fuera de carrera por un problema con el cambio antes ni siquiera de haber empezado los tramos competitivos o el novedoso tramo de clasificación.

El cántabro se quedaba sin conocer de esta forma una de las grandes introducciones en el reglamento deportivo de un Nacional de Asfalto que contará con 11 pruebas en el calendario como principal novedad y que además estrenará nuevo piloto del coche 0, Alberto San Segundo, el cual dejará para la ocasión su Mitsubishi Lancer Evo X para subirse a la izquierda del veterano Salvador Belzunces en el Hyundai i30 preparado por Meycom. Durante la jornada del miércoles ya hicimos un repaso a los que serán los protagonistas del CERA 2018, hoy toca hablar también de las novedades en las normas.

Pilotos y RFEdA deciden esperar antes de capar a los N5:

La RFEdA decidía este año no hacer grandes cambios en el reglamento técnicos, apostando por la continuidad y a la espera de ver cómo evoluciona la particular batalla entre los R5 y los N5, Fue el 8 de enero cuando un nutrido grupo de pilotos y representantes de equipos se dio cita en la sede de la Federación en Madrid con el objetivo de discutir con el presidente, Jesús Díez-Villarroel (Presidente de la recién recuperada Asociación Española de Pilotos de Automóviles) y los miembros del Departamento Técnico, Fernando Álvarez y Héctor Atienza, la posibilidad de introducir algunos cambios en el borrador del reglamento acordado el pasado mes de octubre.

Sobre la mesa estaba la posibilidad de que los N5 sufrieran un reajuste en sus prestaciones, obligándoles a montar en sus motores 1.6 turbo una brida 32mm en el caso de utilizar gasolina de competición o, de 33mm con gasolina 98 octanos, sin embargo, la decisión era la de mantener el reglamento tal y como estaba, con los N5 disfrutando de 34mm por los 32 mm que actualmente tienen los R5. Nombres como los de Iván Arés, Pedro Burgo, Gorka Eizmendi, Surhayen Pernía, Nil Solans, Sergio Vallejo, Daniel Solá, Daniel Marbán o Álvaro Muñíz asistieron a dicha reunión.

Así pues, las solicitudes de los deportistas se basaron en dos aspectos. Uno, en hacer efectiva desde el principio de la competición una opción de recorte de prestaciones pre-acordada en la reunión de Octubre2017 de la Comisión Delegada de la RFEDA (brida 32mm con gasolina de competición ó 33mm con gasolina 98oct. Como los R4-FIA para N5), en la que no se pudieron exponer las ideas del día 8 de enero, con el fin de evitar una descompensación en las prestaciones entre las categorías N5 y R5 y así evitar una polémica segura realizando este ajuste a mitad de temporada. Y dos, la limitación en el CERT de la categoría “proto” a vehículos derivados de Gr.N (tipo Subaru, Mitsubishi…) o 2RM, tal y como fue el espíritu con el que se creó esta categoría inicialmente, y aplicar la normativa de N5 y R5 del CERA con la intención de una progresiva equiparación de ambos campeonatos, incluso con vistas a una futura posibilidad de creación de un Campeonato de España mixto, con pruebas de asfalto y tierra.

Las estimaciones apuntan a que el N5 se encuentra como media entre medio segundo y ocho décimas más lento por kilómetro que los vehículos FIA (más de un segundo si lo comparamos con el ritmo de los hombres del ERC), sin embargo, hay terrenos en los que los ‘Maxi Rally’ españoles son capaces de plantar cara e incluso superar a los R5. Sin ir más lejos, esta brida dos milímetros mayor y una caja de cambios de seis velocidades les permiten alcanzar una velocidad punta mayor que la de los coches homologados para competir internacionalmente. El único cambio reglamentario aprobado es el de la homologación de un nuevo turbo Garrett que sustituye al descatalogado que venían utilizando hasta el momento.

Tramo de clasificación y ouvreurs, grandes protagonistas:

Sí hay grandes novedades en cuanto al reglamento deportivo. Los participantes prioritarios podrán contar con ouvreurs, especialmente importante en pruebas como este Rallye do Cocido que cuenta con grandes trampas en forma de barro y humedades. Obviamente es un gasto superior para unos equipos que ya deberán afrontar una temporada más larga de lo habitual, pero que también supone un extra de seguridad para los competidores que se disputan la victoria absoluta, en este caso acordándonos sin duda de accidentes como el que dejó a Cristian García fuera del Princesa de Asturias a las primeras de cambio al encontrarse con una gran cantidad de agua en la que el Ford Fiesta R5 del aragonés hizo aquaplaning.

La segunda decisión más importante que afecta al desarrollo de un rally del Campeonato de España es la introducción de un Tramo de Clasificación que al igual que en el ERC determinará el orden de salida a las especiales. En esta ocasión, Iván Ares se ha anotado el primero en Lalín, eligiendo obviamente abrir pista durante la jornada de mañana debido a lo delicado que se pondrá el recorrido tras el paso de los primeros participantes. De nuevo, los pilotos prioritarios están obligados a disputarlo, con la peculiaridad de que las penalizaciones a las que incurran en el mismo, así como los neumáticos utilizados serán contabilizados en el computo global de la carrera al considerarse ya parte de la competición.

En cuanto al resto de medidas más importantes, ya hablamos de ellas tras la reunión mantenida el 24 de octubre por la RFEdA. Las principales novedades es que todas las pruebas contarán con coeficiente 1, sin multiplicadores, con 11 citas de las que los pilotos tendrán que descartar 3 rallyes, dos en la primera mitad del campeonato (6 citas) y otra en fase final del calendario. Se introducía un límite de kilómetros cronometrados para cada prueba, en total 180 competitivos, con tramos que en ninguno de los casos debe superar los 25 kilómetros de recorrido. A su vez, se permitía el cambio en los formatos de los rallyes, pudiendo disputarse ahora en configuración viernes-sábado o sábado-domingo, implicando en este último que el 70% de los kilómetros competitivos se tienen que disputar en esa primera jornada.

También se tomó la decisión de vigilar de cerca los reconocimientos ilegales tras lo sucedido en Asturias el año pasado, mientras que se abría la puerta a pilotos extranjeros, permitiendo así que competidores de otras nacionalidades puedan coronarse Campeones de España en un movimiento que obviamente anticipaba la creación de la 208 Rally Cup Ibérica.

Lee a continuación: Alberto Monarri será el nuevo piloto oficial de Abarth en el Nacional de Asfalto