CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

2 MIN

Reynard regresa a la IndyCar, pero no como proveedor de chasis

Humberto Gutiérrez | 23 Mar 2018
reynard_indycar_18
reynard_indycar_18

Adrian Reynard, fundador de la que alguna vez fue una de las empresas más importantes en el diseño y fabricación de monoplazas, regresó a la IndyCar para ofrecer sus servicios a los equipos interesados en optimizar el aerokit introducido esta temporada. Reynard explicó que su programa de desarrollo se basa en una serie de pruebas aerodinámicas a realizarse en su túnel de viento que opera en el Centro de Investigación Automotriz ubicado en Indianápolis.

En sus mejores días, Reynard era una referencia en la Champ Car e inclusive se dio el lujo de involucrarse en diversos proyectos que incluía a la Fórmula 1, pero se declaró en bancarrota en el año 2002. Ahora regresa con su propuesta para mejorar el rendimiento de los nuevos monoplazas. En tal sentido, los equipos Penske y Schmidt Peterson Motorsports comunicaron que no guardan relación alguna con el ofrecimiento de Reynard, en tanto Chip Ganassi Racing y Andretti Autosport no emitieron comentarios al respecto.

Por su parte, representantes de Dallara indicaron que era normal observar a equipos acudiendo a empresas para mejorar el rendimiento de sus coches y más cuando el aerokit universal, al ser nuevo, tiene un gran margen para su desarrollo. Se entiende que la IndyCar es monomarca a nivel de chasis y apenas tiene dos opciones en cuanto a motores, pero siempre se encuentran las maneras de obtener alguna ventaja ya sea a través de las pruebas en el túnel de viento o mediante simuladores que operen con la dinámica de flujos generados por computadoras (CFD).

En palabras de Adrian Reynard:

Volvemos a IndyCar. Estamos hablando con varios equipos que evaluar el coche. Quieren mapear el monoplaza y les gustaría ver si hay mejoras que puedan obtener. Básicamente se trata de configurar, llegar a la pista con la distribución aerodinámica correcta y comprender cómo el coche reacciona a diferentes velocidades y ángulos de balanceo. Trabajamos en un avanzado túnel de viento, similar al que utiliza Toro Rosso en la Fórmula 1.

Vía | Autosport