Roger Penske mantiene su fe en el Ford Fusion

 |  @X3Humberto  | 

El debut del nuevo Chevrolet Camaro ZL1 en la NASCAR no resultó muy afortunado ya que el pasado fin de semana, en The Clash realizado en Daytona, los primeros cuatro lugares fueron ocupados por pilotos Ford. Brad Keselowski se llevó la victoria por delante de Joey Logano Kurt Busch y Ryan Blaney. El Ford Fusion, muy criticado por Keselowski al ser el coche de mayor edad en el campeonato, se mostró competitivo ante el Camaro y el Toyota Camry.

Hace algunas semanas, Keselowski advirtió que el panorama para Ford sería complicado en la NASCAR Sprint Cup porque el diseño del Fusion no estaba actualizado con respecto a sus rivales. Sin embargo, la opinión del piloto no fue compartida por Roger Penske, quien rechazó tal argumento como excusa para no ser competitivos, incluso manifestó que Ford analiza presentar un rediseño del coche en 2019. Si las palabras de Penske son ciertas, quedaría descartado entonces la presencia del Mustang en la NASCAR tal como se ha venido especulando tras la puesta en pista del Chevrolet Camaro.

Además de la NASCAR, Penske compite en la IndyCar, la IMSA y el Supercars, en cada categoría a un máximo nivel. Al ser entrevistado, y consultado sobre la opinión de Keselowski, el propietario de la gran estructura de carreras manifestó que de advertir alguna desventaja en sus coches no se resignará a esperar que Ford cambie el coche. Al contrario, trabajará en su propio programa aerodinámico y de motor hasta obtener el mayor rendimiento posible. Añadió que el nuevo sistema de inspección en pista ayudará a nivelar el rendimiento de todos los coches, situación que les favorecerá al tener el coche más antiguo.

Creo que Ford entiende lo que está pasando, pero estamos absolutamente involucrados en todo esto desde el punto de vista de nuestro propio programa. Si existe alguna desventaja no voy a llorar tristemente. No hay razón para usar nuestro coche como excusa.

Vía | Racer

Lee a continuación: Brad Keselowski da a Penske su segunda victoria consecutiva en el Clash