comscore
MENÚ
Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Ross Brawn no cree en el ingreso de otros fabricantes de motores, al menos hasta el 2026

red_bull_honda_f1_rb_20_20

En su posición de director deportivo, y uno de los representantes de Liberty Media, Ross Brawn sostiene la creencia de que no habrá más proveedores interesados en unirse a la Fórmula 1 hasta introducir un nuevo reglamento técnico de motores, algo que posiblemente ocurra en la temporada de 2026. Argumentó que a estas alturas ningún fabricante osaría invertir cuantiosos recursos para desarrollar un motor híbrido cuyo ciclo de vida estará culminando en los próximos años. Además, la ventaja que poseen Mercedes, Honda, Ferrari y Renault es demasiado amplia como para intentar cualquier desafío.

Lo más lógico en este caso es que los nuevos fabricantes interesados en la Fórmula 1 esperen a ver qué dirección toma la categoría de aquí al 2026, aunque muy poco se sabe de los motores para la Fórmula 1 del futuro. Se entiende que el diseño y la fabricación de un novedoso propulsor para competir al máximo nivel requiere de al menos un plazo de 18 meses, pero en este caso también dependerá de la tecnología involucrada y del uso de las nuevas fórmulas de combustible.

Añadió Brawn que tiene ciertos planteamientos del que debería ser el motor del futuro, pero definir con precisión es un asunto que compete a los fabricantes y a la FIA como ente regulador. En tal sentido, las opiniones de Mercedes, Ferrari, Honda y Renault serían las más relevantes porque para ellos primero estarán sus intereses en el mercado comercial de la próxima década y luego su participación en la Fórmula 1. Además, si se piensa en reducción de costes sería ilógico pensar en unidades de potencia que requieran presupuestos exagerados para su desarrollo.

En palabras de Ross Brawn:

Nadie invertirá en el motor actual ahora. Al parecer mantendremos tecnologías similares a las que tenemos ahora. Tiene que ser un buen motor de carreras. Sabemos lo que queremos lograr. Ahora estamos analizando con la FIA y los fabricantes cómo debería ser la próxima generación de propulsores. Hay algunos motores radicales en el horizonte, pero no creemos que estén bien establecidos y que se pueda contar con ellos para fabricarse en 18 meses.

Vía | Motorsport Total