Scott McLaughlin realizó la prueba de novatos en Sebring

 |  @X3Humberto  | 

El piloto neozelandés Scott McLaughlin, dos veces campeón del Supercars australiano, completó 141 vueltas al circuito de Sebring, ante la atenta mirada del legendario Rick Mears, asesor de Team Penske en la IndyCar, y los pilotos titulares Josef Newgarden, Simon Pagenaud y Will Power. Fue la primera experiencia de McLaughlin en monoplazas y el piloto comunicó que en todo momento se sintió emocionado por la gran potencia del coche.

Las evaluaciones fueron varias, stints cortos y largos, una carrera completa al término de la jornada, vueltas de calificación, entrada y salida de boxes para cargar combustible y cambiar neumáticos. El objetivo era que McLaughlin experimentara todas las sensaciones de un piloto de la IndyCar, razón por la cual finalizó la sesión con cierto dolor en su cuello, aunque el piloto indicó que es la molestia más agradable que ha sentido.

Lo que sí lamentó McLaughlin fue completar la prueba y bajarse del Dallara-Chevrolet de Team Penske. Al apagarse el monoplaza comprendió que su día emocionante había llegado a su final y que el siguiente paso era regresar a Australia para iniciar la preparación de la próxima temporada del Supercars, donde nuevamente saldrá favorito con el Mustang de DJR Team Penske.

En palabras de Scott McLaughlin;

Irreal, el coche es una bestia. Es todo lo que soñé. Estoy muy agradecido a todos por poder estar aquí y correr un IndyCar. Es un sueño hecho realidad. Ha sido un gran día. Me duele el cuello pero es algo bonito. Todo lo que hicimos fue realmente genial.

Vía | Team Penske

Lee a continuación: Honda presenta sus alineaciones para 2020 con la sorpresa de Tatiana Calderón en la Super Fórmula