CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
Fórmula 1

3 MIN

Sebastian Vettel se harta: "Dejadnos hacer lo que queremos"

sebastianvettelgpfrancia2019f1

Dos caras, misma moneda. Si Mattia Binotto controlaba sus palabras, quién no lo ha hecho ha sido Sebastian Vettel. El piloto alemán, gran perjudicado tras la sanción que le impuso la FIA en Canadá, ha estallado ante las televisiones. Entre el sarcasmo y la acidez característica del alemñan en momentos de enfado, todos han recibido un regalito. El primero de ellos, la propia Federación a nivel deportivo.

Vettel sigue aferrado a la idea que le sitúa como ganador de la carrera en el Gilles Villeneuve. Todo lo que llegó después, a nivel de criterio y aplicación de la norma, es lo que ve demasiado elaborado. Resalta el error, y el culpable. No sólo a los de arriba, también se incluye a él mismo. Por ende, se entiende que se trata de los pilotos.

"Creo que el reglamento tiene tantas páginas que si quieres encontrar un motivo para sancionar a alguien, lo encuentras. (Era lógico pedir una revisión aunque no progresara) porque no creo que tengamos la misma visión que los comisarios sobre la carrera", ha referenciado Vettel. "Pensábamos que podíamos mostrar algo nuevo pero es una pena que el asunto se acabe aquí. Ahora toca seguir adelante. La culpa de todo esto la tenemos todos". 

De forma sarcástica, afronta toda la polémica surgida. Según él, en base al incoherente reglamento deportivo de la F1. A su vez, también señala a los circuitos. Unos circuitos modernos que han sido muy criticados en los últimos quince años. La llegada del Paul Ricard el año pasado ha acentuado un poco la poca amistad que procesan pilotos y/o aficionados por las escapatorias de asfalto. Sin ir más lejos, de cara a 2019 había una opción de usar toda la recta del Mistral, elemento que cayó en el olvido. Lo que ocurrió en Canadá, irónicamente, se debió en parte a una escapatoria que no era de asfalto.

 Estas cosas nos hacen daño. Comenzó cuando empezamos con aquello de '¿pisó la línea blanca?', '¿pisó demasiado el piano?'. Dejadnos hacer lo que queremos. Si no estáis satisfechos con cómo competimos, construid otros circuitos. Es tan simple como esto. ¡Corramos en aparcamientos con rayas dibujando el circuito!

Tras ese aumento de la crítica, Vettel ha tenido regalo para los que le ven colgar el casco. A toda esa negatividad respecto a su futuro, Vettel le responde con sorna y sarcasmo de nuevo. Finiquita también su intervención con una solución. Radical, pero solución: reescribir el reglamento y dejarse de enmiendas que limitan aún más la acción en pista.

¿Retirarme? Por lo menos así no tendría problemas. En cualquier caso, esto es lo que hay. Demasiados párrafos en el reglamento. ¿Cómo cambiarlo? Quemando los papeles", ha concluído el tetracampeón del mundo.

Foto | Ferrari Media Service