Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

3 MIN

Simon Pagenaud mantiene la hegemonía de Penske en el Gran Premio de Indianápolis

El piloto francés resultó el más rápido en el tramo final de la carrera y sobre un asfalto húmedo avanzó con determinación desde el sexto lugar para superar en la penúltima vuelta, con un ligero toque incluido, a un Scott Dixon que nuevamente se quedó a las puertas de una victoria. Pagenaud apenas lideró cinco vueltas, pero fueron las más importantes, en tanto Dixon lideró 39 de las 85 vueltas y no pudo contener el empuje del piloto de Team Penske, equipo que ha ganado en todas las ediciones de la carrera. Esta quinta fecha del calendario IndyCar también vio llegar a Josef Newgarden en el puesto 15, sin duda un mal resultado, pero concede los puntos suficientes para mantenerse como líder de la temporada cuando vienen las 500 Millas de Indianápolis.

Y si la carrera de Newgarden no fue la mejor, la de Alexander Rossi fue pésima puesto que antes de iniciar las acciones fue embestido por Patricio O’Ward, colisión que dañó la suspensión de su monoplaza y le hizo perder mucho tiempo en los boxes, eliminándole de toda opción para sumar importantes puntos y mantenerse en la lucha por el campeonato. La amenaza de lluvia mantuvo a los equipos en constante planificación de estrategias, sobre todo para aquellos pilotos con coches competitivos que clasificaron muy atrás.

Aunque se pudiera pensar que el asfalto mojado en una pista como Indianápolis provocaría varios incidentes, lo cierto es que en esta ocasión fueron contados. Marcus Ericsson, Colton Herta, Helio Castroneves y Tony Kanaan abandonaron por tal causa y eso provocó que aparecieran las banderas amarillas con las consecuentes variantes estratégicas. Pero más allá de las deserciones y el estado anormal del trazado, lo cierto es que 19 monoplazas cruzaron la línea de meta, era evidente que los pilotos no arriesgaron demasiado, reservando energías para la parte final de la carrera.

En el caso de Pagenaud, inició desde el octavo lugar y se mantuvo a la expectativa hasta las últimas 18 vueltas, cuando imprimió el ritmo de carrera que le permitió desplazar a Matheus Leist, Jack Harvey y Scott Dixon, pilotos que optaron por montar neumáticos para pista húmeda justamente antes de que la lluvia aumentara su intensidad, razón por la cual pasaron al frente del pelotón para afrontar los giros finales mientras el grueso del grupo se dirigió a los boxes para cambiar sus neumáticos para pista seca.

Pero resultó ser que el más veloz de todos resultó ser Pagenaud. Para el francés, campeón de la temporada 2016, el triunfo representó un alivio porque no había ganado en las últimas 23 fechas, situación que era preocupante ya que defiende los intereses de Team Penske, equipo que con esta victoria alcanza 205 en la IndyCar. El pulso entre Penske y Ganassi bien puede ser visto como un adelanto de lo que se observará en la próxima fecha, las 500 Millas de Indianápolis.

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable