CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
WEC

7 MIN

Teo Fabi, el penúltimo hombre dual y corredor en todo el mundo

Héctor Sagués | 26 May 2018
teo-fabi-cart-1983
teo-fabi-cart-1983

El mundo de los monoplazas es el más rápido del automovilismo y probablemente el más estudiado. La velocidad total de los pilotos y coches dan mayor sensación de peligro y forman una combinación tan atractiva como arriesgada que suele llamar la atención del aficionado medio. Siendo la Fórmula 1 la principal categoría mundial de los coches con alerones y demás soportes aerodinámicos, la IndyCar Series es una de las principales candidatas a usurpar el trono de prestigio. Una combinación de ambas suele agotar al piloto que las intenta, especialmente si quiere asaltar parte de ambos calendarios.

Teodorico Oreste Antonio Fabi nació en Milán en 1955, hijo del creador y propietario de una mina de talco. Teo y su hermano Corrado han heredado la empresa familiar y ofrecen productos relacionados con el mineral con oficinas en Milán, São Paulo y Singapur. Nada que ver con los negocios que velocidad que ambos se trajeron entre manos a mediados de los años 80, en los que el apellido Fabi significaba velocidad y atrevimiento, sobre todo por parte de un versátil Teo que en 1984 se convirtió en el último piloto de Fórmula 1 a tiempo completo en competir en las 500 millas de Indianápolis antes de la aparición de Fernando Alonso.

Y es que Fabi tuvo que buscarse la vida automovilística en otros lugares más allá de la vieja Europa dónde ya había ganado en karting y Fórmula Ford. Un breve paso por la F3 y la F2, en la que acabó tercero en 1980 por detrás de Brian Henton y Derek Warwick, le preparó de cara a una Fórmula 1 envenenada que empezó con mal pie. Su paso por el equipo Toleman de segundo año no fue fructífero, al clasificarse solo para la mitad de las carreras que intentó (7 de 14) y no acabar clasificado en ninguna de las que pudo comenzar.

Fabi ya había probado suerte en Argentina, Nueva Zelanda y Japón con relativo éxito, además de compaginar los campeonatos de monoplazas con pruebas del Mundial de Resistencia. El milanés se aventuró en la Can-Am en 1981, obteniendo cuatro victorias y acabando segundo en el campeonato batido tan solo por la mayor regularidad de Geoff Brabham. Fabi ganó en los 1000 kilómetros de Nürburgring en 1982 junto a Michele Alboreto y Riccardo Patrese, pilotos habituales del Lancia LC1 que plantó cara al imperio Porsche antes de efectuar su aventura norteamericana.

Desembarcó Fabi en 1983 con Forsythe Racing, equipo de tercer año que había obtenido una sorprendente victoria la temporada precedente con el ex F1 Héctor Rebaque. Fabi sorprendió a propios y a extraños al obtener la pole position en las 500 millas de Indianápolis, en lo que era solo su segunda carrera en la CART. El italiano lideró 23 vueltas en el Brickyard antes de retroceder y retirarse por culpa de un problema en el filtro de gasolina de su March. Obtuvo tres pole position más en la primera mitad de la temporada, pero no pudo convertir ninguna en triunfo.

El final del verano coincidió con el despegue de Fabi, que obtuvo una dominadora primera victoria en Pocono y se convirtió en el único piloto no estadounidense en ganar en el trióvalo de Pennsylvania en las épocas de USAC y CART. Un segundo triunfo en Mid-Ohio le puso como rival principal de Al Unser Sr., pero un problema con el acelerador en el Caesar’s Palace dejó el título en bandeja a Unser, que pudo gestionar su ventaja en los dos últimos eventos en Laguna Seca y Phoenix; en ambos ganó un Fabi subcampeón con más victorias y accidentes que su rival.

Volvió a probarse el italiano en 1984, año en que quiso alternar CART y Fórmula 1 a tiempo completo. Dio prioridad a la temporada estadounidense, saltándose tres Grandes Premios de F1 para intentar recuperar la rapidez en un coche con muchos problemas mecánicos. Solo obtuvo un podio (en Portland) en las siete primeras carreras y el lombardo decidió concentrarse en Europa durante las siguientes temporadas. Fabi se llevó solo tres posiciones de puntos con Brabham, aunque una de ellas fue un podio en Detroit tras salir 23º, sin duda ayudado por su paciencia en los urbanos de Norteamérica.

El regreso a Europa resultó ser relativamente productivo para Teo Fabi, que siguió tres temporadas más en F1 con actuaciones irregulares. Un regreso a Toleman en 1985 le dio una improvisada pole position en Nürburgring con unos neumáticos Pirelli que ayudaban a una vuelta pero se desgastaban de forma particular en carrera. Toleman se transformó en Benetton y el milanés obtuvo dos pole position más sin llegar a liderar vuelta alguna en la Fórmula 1. Sí que obtuvo un podio en Austria en 1987 detrás de los Williams de Nigel Mansell y Nelson Piquet antes de ser relevado por el prometedor Alessandro Nannini.

Fabi decidió volver a la CART en un campeonato cada vez más profesional y lo hizo como único piloto de la estructura de Porsche en el certamen norteamericano de monoplazas. Fueron tres años de altibajos que el ex de Toleman, Brabham y Benetton efectuó con un coche poco fiable en 1988, uno rápido en 1989 que le permitió ganar en Mid-Ohio y ser cuarto en el campeonato con varios podios, y un último aún más lento y frágil en 1990 con John Andretti como compañero más rápido que le dejó en zona media y provocó la marcha de Porsche del campeonato.

Ante la finalización del programa de monoplazas de la marca de Stuttgart, Fabi probó suerte en resistencia con distintos grados de éxito. El programa con Jaguar en 1991 fue un triunfo de la solidez, con apenas una victoria (pero seis podios) en ocho carreras del World Sportscar Championship; Fabi fue campeón de pilotos con la ayuda de su ex compañero en Toleman Derek Warwick y tercero en Le Mans con el Jaguar de la categoría C2. Con el Mundial de Resistencia hundido, el italiano participó en dos ediciones más de Le Mans: octavo con Toyota en 1992 y segundo en el triplete Peugeot de 1993.

Cerca de la letal cuarentena de edad para un piloto de élite, regresó a una CART consolidada en la élite mundial durante sus tres últimas temporadas en competición y antes de la partición con la IRL. A dos años correctos rondando el top 10 en el Hall VDS heredero de Chaparral le siguió 1995 en Forsythe, el mismo equipo con el que se había proclamado subcampeón doce años atrás. Forsythe regresó al campeonato con un Fabi igual de sólido, que les dio una pole position y un podio y les permitió ganar la experiencia a despegar con los múltiples pilotos canadienses que hicieron de la escuadra una de las potencias de la Champ Car en los años 90 y 2000.

Teo Fabi disputó un par de carreras en 1996 al volante de un PacWest como sustituto del lesionado Mark Blundell y se retiró a finales de ese mismo año, cerrando una carrera deportiva particular y llena de éxitos y variedad. El dinero familiar ayudó a las pruebas multitudinarias de un piloto que corrió en los cinco continentes y que no se negó a vehículo alguno con tal de seguir en los circuitos. Teo y Corrado Fabi son los gestores de la empresa familiar de talco, ejerciendo Corrado como presidente después de una corta carrera en la élite que su hermano desarrolló con mayor busca y obtención del preciado éxito.