Una década sin Colin McRae. Gracias por tanto

 |  @fernischumi  | 

Diez años han pasado del 15 de septiembre de 2007, fecha que ha quedado marcada en la memoria de todos por el accidente de helicóptero que terminó con la vida de Colin McRae, a buen seguro, uno de los pilotos más carismáticos y querido por la afición del Mundial de Rallyes. Muchas son las imágenes que recorren nuestras cabezas cuando hablamos del escocés. No sólo su carácter y carisma marcaron a varias generaciones de seguidores, también su pilotaje espectacular, siempre sin guardarse nada, no ha vuelto a tener parangón.

Sin duda, aquella fría y lluviosa mañana del 15 de septiembre de hace una década es una de las jornadas que más marcadas se me han quedado en la retina después de tantos años escribiendo sobre rallyes. Diez años después de tener que dar la noticia que nunca quise dar, el accidente de helicóptero cerca de Lanar, Escocia, en el que Colin McRae, su hijo Johnny de cinco años y dos amigos de la familia perdían la vida.

Es una de esas cosas de las que cuesta informar. McRae, a pesar de llevar casi un lustro alejado del Mundial de Rallyes a tiempo completo se había mantenido activo, compitiendo entre otras cosas en el Dakar e incluso atreviéndose por aquel entonces en una disciplina nueva como eran los Summer X-Games. El Campeón del Mundo de 1995 había demostrado en todas ellas su garra y la competitividad que siempre le había movido, incluso aunque esto le siguiera costando en muchas ocasiones no poder terminar las pruebas por accidente.

Hace sólo unas semanas, con motivo de la cita francesa del Mundial de RallyCross, se me hizo inevitable volver a acordarme de Colin al ver el apellido McRae estampado en las ventanillas del Volkswagen Polo 4x4 T16 de Loco Energy Drink pilotado por su hermano, Alister. Me pregunté sobre cuál podría haber sido el proyecto en el que hubiera estado enrolado Colin de borrar lo acaecido aquel 15 de septiembre. Imposible no sonreír al pensar sobre ello. Seguro que, en casa, tumbado en el sofá no estaba.

La figura de Colin McRae ha sido muy importante para cientos de miles de aficionados durante estos años, incluso después de su pérdida, los videos de sus hazañas y su pilotaje han dejado sin aliento a los que no tenían uso de razón cuando el escocés volador desapareció. Sus juegos, los muchos documentales acerca de su longeva carrera deportiva, su rivalidad con Carlos Sainz y Luis Moya, con los que guardaba una gran relación de amistad fuera de los tramos y multitud de historias que no se pueden contar.

En competición era incansable. Su talento y rapidez al volante del Subaru Impreza Grupo A o del Ford Focus WRC sólo se veían eclipsados por su testarudez y empeño. Un talento innato que en muchas ocasiones le llevaba incluso a superar los límites de la física, terminando irremediablemente fuera de pista. Era entonces cuando Colin sacaba su gen luchador, nunca se rendía, nunca hincaba la rodilla y esperaba a la grúa viendo pasar el resto de competidores. Imágenes como las del Rally de Argentina 1997 o Chipre 2002 dan una buena muestra de lo que era Colin McRae una vez se enfundaba el mono y se abrochaba el casco.

Es innegable que el talento de Colin McRae no tenía comparación en el WRC. Tampoco su testarudez y fuerza vital.

Siempre he reconocido que fue el Rally de Gales de 1998 una de las razones por las que me terminé de enganchar a esto. Aquél final tan descorazonador me descubrió todos los sentimientos que podía despertar en mí una disciplina llamada rallyes. Figuras como la del propio McRae, Sainz, Burns, Mäkinen o Auriol me ayudaron a darme cuenta de que se trataba de amor. Diez años después de aquel fatídico 15 de septiembre, sólo puedo volver a decir: “gracias por tanto, Colin. Descansa en paz”.

No me gustaría termina el recuerdo a Colin McRae sin una de esas historias sobre él que más me han gustado. Era Nicky Grist, con motivo del lanzamiento del DiRT Rally, el que se acordaba de su antiguo compañero contando una de las historias (Rally Acrópolis 2001) que demostraban el carácter de este genio sin réplica.

Lee a continuación: Prototipo IS-2: el otro proyecto fantasma de Toyota en el Mundial de Rallyes

  • M.A.

    El articulo me produce sentimientos encontrados.
    Por un lado (primera, principal y muy importante) el merecido recuerdo a un gran piloto y a un Campeón del Mundo de Rallyes. Merece que no lo olvidemos. Esto que quede claro.
    Por otra (y como dices, Ferni, CUESTA hablar de ello) no entiendo ese "carisma" EXTRA que se le quiere dar a Colin.
    Para mi, carisma, ni más ni menos que otros pilotos de su generación (Carlos, Auriol, Tommi Makkinen....)
    No es por desmerecer a Colin, pero para mi la diferencia estaba en que era británico, pais que desde dos decadas antes (Roger Clark, RAC Rally 1976) no conocía siquiera un ganador británico de un rally del mundial.
    Esto hizo que nos llegara todo el "material" de las islas, glosando al heroe nacional, y por tanto fué mas facil para todos, aficionados y publico en general, seguir las hazañas de Colin.
    Nuevamente, decir (como en otros casos) que NO ESTOY criticando la figura del piloto, sino su "entorno" mediatico.
    Y siempre puntualizar que es mi estricta opinión. Puedo, por supuesto, estar equivocado.
    Por cierto, Roger Clark, primer inglés y primer britanico en ganar un Rally del Mundial, falleció también muy pocas semanas despues que Colin.
    Para que ganara otro inglés (Colin era escocés) hubo que esperar a Richard Burns. Otro que nos dejó prematuramente. Gran Bretaña parece que tiene una maldicion sobre sus Campeones del Mundo de Rallyes.
    Vaya mi recuerdo para los tres, los heroes del motor merecen no ser olvidados.

    • M.A.

      Perdón. Me confundí mirando las fechas. Clark murió varios años antes que Colin.
      Me hice un lio. Sorry.

    • Ferran Pistola

      Totalmente de acuerdo contigo.

    • Yo, pasados los años, si que le veo un carisma especial a Colin no ya a nivel personal(de hecho como persona a mi me parece que carisma poco) sino a nivel piloto y desde muy joven. Supongo que en su carrera le vendria bien ser británico y sus origenes familiares rallysticos, pero no menos que a otros ser italianos y poder optar a todo el submundillo Lancia, o a otros españoles y que Repsol ponga 1.000 millones al año, o alemán en el TTE, por ejemplo.

      El caso es que con el Sierra 2rm bastante desfasado marcaba tiempazos y se peleaba con gente importante en el britanico y europeo(hasta que se hostiaba), con el 4x4 oficial de importador hizo mas Scracths que los oficiales en las pocas salidas en las que coincidió, que pre-jubiló a Alen y Vatanen en firme deslizante y todo esto en la fase incial de su carrera. Nada que envidiar a las de otros tenores de la epoca como Sainz o Auriol.

      Para mi lo que mejor y peor habla de Colin, y que quizás explique el porque de su carisma es que cuando la cosa se puso realmente tecnica, con telemetrias, diferenciales activos, estabilizadoras activas, etc se quedó desfasado.

      https://i.blogs.es/b0de42/subarucolin/450_1000.jpg

  • Walter Röhrl

    Gran piloto, gran pérdida. Descanse en Paz.

  • Txesz

    Un piloto que parecía ir a todo o nada y tal vez por esa falta de regularidad no fue un piloto al que le tuviese la gran estima que otra gente si le profesaba en aquellos años. Aunque por supuesto que era alguien con el contaba para llevarse el rally, solo que si con Auriol, Makkinen, Sainz o Kankkunen pensabas "si no le falla el coche, si acierta con los reglajes...". Con el escocés era "si no se estrella..."

    Tal vez la temporada 99 muestra o confirma lo que pensaba de él: en 14 rallys, 2 victorias, un 4º puesto y, si la memoria no me falla, 5 abandonos por accidente, dejando el coche casi siempre muy tocado.

    De los 6 rallys en los que el coche falló y la descalificación en Montecarlo no puedo resposabilizarle,, obviamente.

    Aguantó estoicamente en su primer Dakar, con un 20º puesto final y llevándose un par de etapas, una en el "África Negra" y otra la del Lago Rosa y con ello se ganó mi respeto. Y de alguna manera me dió un zasca (a mi y a unaos cuantos) ya que tras terminar la carrera el escocés se reivindicaba en los medios diciendo que su actuación no era tan sorpendente ya que el mundial de rallys había obtenido buenos resultados en los rallys duros, Safari y Acrópolis.

    Creo que en los raids hubiese cuajado un gran papel y posiblemente hubiese ganado su segundo título mundial. Pero por desgracia no pudimos ver aquello. Duele pensar que apenas 2 meses antes había estado en la Baja Aragón, otra vez con Tina Thorner, a bordo de un X3 CC y con aquel famoso lío con la caducidad de la ropa innnifuga. Y parece que estaba bastante asegurado lo de volver al Sahara con X-Raid.

    Pero todo se fue al traste hace 10 años y de la peor manera que uno podía imaginarse. Maldito destino.

  • Fernando Cevallos Fresneda

    DEP

  • Glemt

    Nunca fui seguidor del escocés (siempre fui fan de Sainz y de Grönholm), pero negar su figura, su carisma e impulsividad (positivamente) es negar una parte importante del mundial de rallys y del automovilismo en general. Aún recuerdo el momento en que me enteré de su muerte y recuerdo que me dejó sin habla, porque a los grandes no se le espera un final así... QEPD y su memoria sigue viva.