ESPACIOS
Cerrar CERRAR

Walter Röhrl da una vuelta a Nordschleife para reivindicar el coche clásico [Vídeo]

Que la FIVA (Federación Internacional de Vehículos Clásicos) te pida dar una vuelta a Nordschleife al volante de un Grupo 4 con el objetivo de demostrar lo que las viejas glorias pueden hacer hoy en día, es un honor que está reservado a muy pocos. Sin embargo, si eres bicampeón del mundo, embajador y probador de Porsche, y te llamas Walter Röhrl, el Infierno Verde se convierte en un patio de juegos en el que puedes dar rienda suelta a toda tu calidad.

La OnBoard de la vuelta ha sido publicada recientemente por la propia FIVA y en ella podemos asistir a toda una clase magistral por parte de Röhrl al volante de un Porsche 911 de 1979 restaurado por el ingeniero de la firma de Stuttgart, Dieter Röscheisen. Una vuelta en la que Walter vuelve a dar rienda suelta a su pilotaje efectivo y calmado para afrontar los más de 20 kilómetros de trampas de un Nordschleife que cumple 90 años, el mismo 2017 en el que el piloto germano cumplía también 70 primaveras.

Es la única pista de pruebas perfecta en el mundo. Si buscar hacer un coche perfecto, tienes que venir aquí porque puedes encontrar todas las condiciones, desde descensos empinados y compresiones, hasta cambers negativos y curvas peraltadas. Más de 20 kilómetros de subidas y bajadas. En los rallyes, no hay espacio para los errores y es lo mismo en el caso de Nordschleife.

La colaboración de Röhrl con la FIVA (y el apoyo financiero de Pirelli y su gama para vehículos clásicos) va más allá del hecho de celebrar los aniversarios de dos de las grandes señas de identidad del automovilismo alemán. La creación de dicho organismo, con Mario Theissen como vicepresidente, tiene como objetivo el de preservar estos vehículos clásicos para las futuras generaciones, muchas de ellas nacerán ya en una sociedad en la que los motores de combustión interna formarán únicamente parte de los libros de historia:

Me gusta apoyar a la FIVA porque su trabajo es el de promocionar la cultura histórica. Tenemos que asegurarnos que en el futuro podemos enseñar a nuestros hijos lo que nosotros hicimos hace 50 años con estos coches. Hay tres puntos en ello, primero, ejercer algo de presión en la industria del automóvil para cuidar el hecho de que haya repuestos de buena calidad y específicos. Esta es la cuestión inicial. Segundo, el permiso de poder utilizar estos coches en carretera abierta, ahora y en un futuro lejano. La tercera prioridad es la de introducir a los jóvenes en el interés por los coches antiguos.

Foto de Iván Fernández

Iván Fernández

Cargando...