CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos

4 MIN

Transmisiones en motores eléctricos: por qué serán cada vez más habituales

David Clavero | @ClaveroD | 13 Sept 2021
Transmision Motor Electrico Porsche Taycan 0921 002
Transmision Motor Electrico Porsche Taycan 0921 002

Un coche con motor eléctrico no necesita una caja de cambios... o sí. Aunque el grueso de coches eléctricos, o electrificados como los híbridos enchufables, emplean motores eléctricos con una transmisión de relación fija, lo cierto es que estamos viendo que la idea de usar motores eléctricos con transmisiones de varias relaciones está cobrando bastante fuerza. Son varias las razones que justifican esta apuesta, al igual que también son cada vez más fabricantes de coches los que están apostando por este interesante recurso.

El grueso de los coches eléctricos que se venden el mercado no cuenta con una transmisión con varias relaciones, esa es la realidad actual. Lo común es emplear un motor eléctrico combinado con una transmisión de relación fija, sacando así provecho del elevado par motor que ofrece un motor eléctrico desde 0 revoluciones y el alto régimen de giro que pueden alcanzar este tipo de motores (entre 10.000 y 15.000 rpm).

Motor eléctrico del Porsche Taycan Turbo S

¿Por qué no hay más eléctricos con caja de cambios?

Esto hace que instalar una transmisión o caja de cambios no tenga sentido desde el punto de vista más práctico, puese supone aumentar la complejidad y coste del sistema de propulsión para obtener unas ganancias poco atractivas en coches "normales". Estas ganancias son principalmente una mejora de la aceleración a baja velocidad gracias a una relación de cambio corta, y una mayor eficiencia a alta velocidad gracias a una relación de cambio larga que permita al motor eléctrico girar a menos revoluciones y con menor consumo de energía.

¿Por qué se están empleando entonces cajas de cambio en motores eléctricos? Con la llegada de los primeros coches eléctricos e híbridos enchufables de altas prestaciones, los fabricantes se han topado con la necesidad de encontrar un equilibrio entre rendimiento y eficiencia, algo que en el resto de coches no era un problema ya que la balanza siempre se decantaba del lado de la eficiencia.

Motor eléctrico y transmisión del primer AMG híbrido

Por ello, aunque existen fórmulas como las del Tesla Model S Plaid+ para hablar de prestaciones de infarto sin necesidad de una transmisión de múltiples relaciones, lo cierto es que usar una caja de cambios es la apuesta más lógica por coste, ya que el mismo motor eléctrico será capaz de trabajar en dos escenarios diferentes.

¿Cómo funciona un motor eléctrico con transmisión?

Coches como el Porsche Taycan, el Audi e-tron GT, el Rimac Nevera o el nuevo Mercedes-AMG GT 63 S E-Performance han decidido apostar por el uso de una transmisión de 2 relaciones en el eje trasero donde se instala el motor o motores eléctricos. Esta transmisión actúa de forma transparente al conductor, contando con una primera relación corta diseñada para ofrecer la máxima aceleración y que está engranada de 0 a 120/140 Km/h para coincidir con el régimen de revoluciones máxima del propulsor eléctrico, y una segunda relación de desarrollo más largo destinada a reducir el consumo del vehículo a alta velocidad manteniendo constante el empuje hasta la velocidad máxima.

Tren de propulsión del Audi RS e-tron GT

Las ventajas de este sistema son por lo tanto conseguir una mayor aceleración, un menor consumo energético y una velocidad máxima superior, sin necesidad además de modificar y reforzar los propulsores eléctricos. Por contra, porque no todo son ventajas, este añadido supone un aumento de complejidad en el tren de propulsión, así como un extra de peso. Pero ya os adelantamos que esta solución goza con cada vez más respaldos por parte de la industria, por lo que su uso será cada vez más habitual para hablar de altas prestaciones a partir de un motor eléctrico.