CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

7 MIN

5+1 alternativas al SUV compacto que deberías valorar

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 9 Jun 2021
Seat Ateca Fr Tsi 190 Cv 2021 01
Seat Ateca Fr Tsi 190 Cv 2021 01

Hoy en día, aproximadamente el 50% de los coches vendidos en España son SUV. Dentro de los SUV y crossover, los del segmento compacto son los más vendidos. Los más populares en 2020 fueron los Nissan Qashqai, SEAT Ateca y Peugeot 3008. Por tanto, si estás planteándote comprar un coche nuevo, es muy probable que el coche que quieres sea un SUV compacto. Por seguir con el ejemplo, imaginemos que se trata de un SEAT Ateca con motor 1.5 TSI de gasolina y 150 CV. Aunque estás convencido de sus bondades y todos tus amigos se han comprado un todocamino, queremos romper tus esquemas: en este vídeo vamos a tratar de “venderte” cinco alternativas a este flamante SUV compacto, analizando en detalle sus ventajas e inconvenientes.

1) Un coche compacto de los de siempre

Una gran alternativa a un SUV compacto es un coche compacto. Un SEAT León, por no salir de la misma marca del ejemplo. Con el SEAT Ateca comparte plataforma y sus dimensiones exteriores son prácticamente idénticas. Entre las ventajas del coche está una dinámica claramente superior y un consumo de combustible más bajo: como es lógico, es un coche más bajo, y con un centro de gravedad claramente más cercano al suelo. El ahorro medio de 5.000 euros a igualdad de equipamiento también hay que mencionarlo.

Quien dice un coche compacto, dice un utilitario o una berlina de corte más tradicional.

Entre sus inconvenientes, la pérdida de la postura alta de conducción que nos da un todocamino, un maletero que pasa de cubicar 510 litros a cubicar 380 litros, y un espacio interior más pequeño, además de nulas capacidades para salir del asfalto, como es lógico. Nuestra recomendación: quédate con el compacto si lo que valoras especialmente es la dinámica de conducción y un bajo consumo de combustible.

Fotos del SEAT León compacto

32
FOTOS
VER TODASVER TODAS

2) Una furgoneta

En Diariomotor somos fans de las furgonetas, y un servidor se declara fan incondicional de este tipo de vehículos. Aunque están basadas en vehículos industriales, su última generación es casi indistinguible de un turismo en equipamiento, seguridad activa e incluso en atractivo visual. Son tan populares, que se han llevado por delante a los monovolúmes e incluso roban no pocas ventas a los todocaminos.

Su principal ventaja es un increíble aprovechamiento del espacio interior. Gracias a sus formas cuadriculadas no solo tienen un maletero gigantesco, si no que sus plazas son realmente anchas en todas sus cotas. Tienen más ventajas: su postura de conducción es elevada y algunas incluso cuentan con asientos individuales y tres anclajes ISOFIX en sus plazas traseras, a las que puedes acceder mediante puertas correderas. Ah, y son más baratas que un SUV a igualdad de equipamiento y motorización.

Las furgonetas tienen en su contra el ser asociadas al vehículo industrial. Solo aptas para gente sin complejos.

Por contra, no son coches dinámicos, carecen de motorizaciones potentes o deportivas, y a causa de su aerodinámica, su consumo es más elevado. Tampoco debemos olvidar una altura que las excluye de algunos aparcamientos. Nuestra recomendación: quédate con una furgoneta si tienes grandes necesidades de espacio, practicas ciertos deportes o tienes un espíritu aventurero.

Fotos de la Toyota ProAce City

3) Un familiar compacto

El coche familiar de toda la vida sigue siendo el preferido de aquellos que quieren compaginar un buen tacto de conducción con una practicidad por encima de la media. Coches como un SEAT León familiar presumen de un maletero de 620 litros, manteniendo las cualidades dinámicas del León de siempre. Los pros de este tipo de coches están en su dinámica, que es la de un turismo, y no la de un todocamino. Tampoco podemos olvidar un maletero aún mayor que el de un todocamino, un consumo de combustible más bajo y un ahorro en el precio de aproximadamente ¡un 15%!

Si piensas sacar tu SUV del asfalto, sí tendrás que descartar los coches tradicionales.

Entre los inconvenientes está un tamaño que sobrepasa los 4,60 metros, y que puede limitarnos a la hora de aparcar, ya sea en la calle o en ciertos garajes. Al igual que con los compactos, perdemos la postura de conducción elevada de un todocamino y su mayor altura libre al suelo. Nuestra recomendación: el familiar es el coche perfecto si no quieres sacrificar la dinámica de conducción y quieres un coche práctico y bonito.

Fotos del Volkswagen Golf Variant

4) Un SUV más pequeño

¿Has valorado la compra de un SUV del segmento B? No solo ahorrarás bastante, si no que en función de tus requisitos de espacio y movilidad, es posible que estés haciendo una compra más inteligente, ya que siguen siendo amplios y teniendo un maletero de buen tamaño. Por ejemplo, el SEAT Arona tiene un maletero de 400 litros. Los B-SUV tienen tamaños de entre 4,10 y 4,30 metros, y al igual que los SUV compactos, pueden tener mecánicas electrificadas, enchufables o 100% eléctricas.

Analiza si realmente necesitas un coche tan grande. Pensándolo en frío, la respuesta es negativa en muchos casos.

Los motivos a favor de estos coches son que retienen las mismas características de los SUV compactos, pero con un considerable ahorro en su precio, sin perder su posición de conducción. No obstante, perderás algo de maletero, no podrás optar a mecánicas potentes y tendrás algo menos de espacio a bordo, especialmente en las plazas traseras. Tampoco tendrás un mejor consumo de combustible que en un un turismo convencional. Nuestra recomendación: si sigues queriendo un SUV, ahorrarás dinero con el B-SUV, renunciando a muy poco.

Fotos del SEAT Arona 2021

5) Un monovolumen tradicional

El segmento de los monovolúmenes ha sido prácticamente aniquilado por los SUV y las furgonetas, pero siguen siendo una alternativa de pleno derecho a los todocaminos. A día de hoy apenas hay monovolúmenes a la venta, y los que hay son veteranos, pero no por ello dejan de ser compras recomendables si los entendemos. Su principal ventaja es una gran modularidad y espacio interior. Son coches que combinan una gran capacidad de carga con mucho espacio interior y soluciones prácticas de primer nivel. Su dinámica y eficiencia no están al nivel de un turismo, pero sí son más ligeros y ágiles que un todocamino.

Solo el Renault Grand Scénic, el Opel Crossland y algunos monovolúmenes grandes sobreviven a día de hoy.

Por contra, carecen de motores de alta potencia, no están pensados para abandonar el asfalto, suelen tener un diseño poco inspirador y son percibidos como vehículos poco atractivos, quizá a causa de que parte de sus cualidades positivas son compartidas, y en muchos casos, maximizadas por SUV y furgonetas. Nuestra recomendación: el monovolumen tiene algunas de las ventajas de SUV y turismos, a un precio contenido. Por desgracia, es un segmento casi extinto.

Fotos del Opel Crossland

5+1) Un coche apasionante de segunda mano

La última alternativa es la más hedonista, egoísta e incorrecta. Porque vida solo hay una, y es demasiado corta para pasarla conduciendo coches aburridos y siguiendo el camino que marca el rebaño. Rompe con todo, no vendas tu actual coche y ahórrate los casi 30.000 euros que te vas a gastar en ese SEAT Ateca. Cómprate un BMW M3 de segunda mano. O cómprate ese Toyota Land Cruiser que siempre te ha gustado, y ponte a emular a David Artés en un circuito 4x4. Cómprate ese Honda S2000 cuyo motor de 2,0 litros corta inyección a 9.000 rpm.

Cómprate ese clásico que siempre has querido y que sigue subiendo de precio de forma alarmante. Cuando te digan “¡estás loco!” sabrás que has tomado la decisión adecuada.

Fotos del Ford Sierra RS Cosworth