Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

Mercedes tendrá coches autónomos de nivel 3 en 2020 que, como los de Audi, aún no sirven de mucho

 |  @davidvillarreal  | 

El coche autónomo sigue dejándonos anuncios grandilocuentes que, por desgracia, de momento son solo eso. La carrera por lanzar los primeros coches autónomos nos lleva a situaciones a menudo un tanto incomprensibles. Y el caso más claro lo tenemos en Tesla, que según Elon Musk el año que viene debería tener en la calle coches que podrían circular solos mientras tú duermes (ver entrevista a Elon Musk). En Alemania, Audi y Mercedes-Benz están inmersas en una carrera tecnológica para ver quién presenta el próximo gran avance. Y si el Audi A8 ya es un coche autónomo de nivel 3, el Mercedes Clase S lo será en menos de dos años. ¿Pero de qué sirven tantos avances, si aún no los podrás utilizar, y si su utilidad práctica es cuanto menos cuestionable?

El nivel de autonomía 3

El nivel de autonomía 3 de un coche implica que este es capaz de desplazarse sin la intervención de un conductor, ahora bien, con dos condicionantes realmente importantes. El primer condicionante, es que solo puede funcionar sin intervención del conductor en unas condiciones de la vía muy concretas. El segundo condicionante, que el conductor no puede perder la atención, ni distraerse, porque el sistema puede pedir su intervención en cualquier momento, si surgiera un imprevisto o, por ejemplo, si las condiciones de la vía por un momento ya no fueran las que sí permiten ese grado de autonomía.

Aún hay un condicionante mayor, la mayoría de los países no nos permiten soltar las manos del volante y dejar que el coche conduzca por sus propios medios. En cualquier caso, Audi ya ofrece este nivel de autonomía en el Audi A8 y Mercedes-Benz podría hacer lo propio muy pronto en el Mercedes Clase S, tal y como leemos en las últimas entrevistas a su responsable de desarrollo (ver publicación en Autoguide), llegando incluso a un grado superior de autonomía en unos tres o cuatro años.

El nivel de autonomía 3 aún no sirve de mucho, por las limitaciones legales, y las condiciones muy controladas en las que técnicamente es posible su funcionamiento

El Audi A8 y su sistema autónomo de nivel 3

Los condicionantes del Audi A8 son los siguientes. Para que el sistema funcione debemos utilizarlo en autovías y autopistas, o carreteras con varios carriles por sentido, en las que exista una barrera física – por ejemplo la mediana de una autopista – que separe ambos sentidos. Otro de los condicionantes es que el sistema solo funciona a baja velocidad, hasta unos 60 km/h. Con lo cual, nos encontramos con un sistema que solo funcionaría en atascos que se produzcan en autovías, autopistas y grandes avenidas.

En el mercado son varios los sistemas de control de crucero que son capaces de seguir al coche que te precede, mantener la distancia de seguridad, acelerar, frenar, reanudar la marcha si el coche se para por completo, e incluso girar, sin intervención del conductor. Y ninguno de ellos se anuncia como coche autónomo de nivel 3. Dicho esto, ya vemos que la utilidad práctica de este sistema es, como mínimo, muy limitada con respecto a lo que ya conocíamos.

En estos momentos, sistemas como los utilizados en el Audi A8 no suponen un aporte realmente importante con respecto a otros sistemas menos avanzados, como los controles de crucero adaptativos, pero sí sienta las bases del futuro del coche autónomo

Por lo tanto, la obsesión por ofrecer coches autónomos de nivel 3 solo tiene un objetivo a corto plazo, el de tener un argumento publicitario más, y el de ver cómo tu producto aparece acompañado de la coletilla autónomo. Y creedme, eso vende. Y el mejor ejemplo lo tenemos en Tesla, que ya incluye en sus vehículos todo el hardware necesario para dotar a sus coches de autonomía total, aunque aún no sea funcional. Y no solo eso, sus clientes están pagando por ello, y hablamos de un extra de 3.200 euros.

Es necesario sentar las bases del futuro

Y aquí sí hemos de decir que el hecho de que coches como el Audi A8 o el Mercedes Clase S puedan incorporar esta tecnología, aunque a día de hoy no sea más práctica que las ayudas a la conducción y los sistemas de seguridad que encontramos en muchos otros coches, tiene sentido. Sabemos que en un futuro próximo la tecnología de cámaras, radares, sensores, y procesadores, no necesariamente será más compleja que la que ya puedan emplear en Tesla, Audi, o Mercedes-Benz. La clave estará en el software. Y es por eso que dotar de esta tecnología a coches que ya están en los concesionarios será más que interesante para asegurar que el día de mañana puedan incorporar un mayor grado de autonomía, hasta llegar incluso a la autonomía total, tal y como promete Tesla con sus sistemas de “capacidad de conducción autónoma total”.

En cualquier caso, y según nos reconocía Audi, no está prevista que las funcionalidades autónomas que ya ofrecen modelos como el Audi A8 vayan a ir mejorando progresivamente, en los modelos ya fabricados, mediante actualizaciones de software, como sí ha prometido Tesla.

Más imágenes del Audi A8:

Lee a continuación: Toda la información del nuevo Audi A8, desde su precio a sus motores: listo para poner en jaque al BMW Serie 7

Ver todos los comentarios 0