CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Porsche

3 MIN

Audi RS2 Avant: el familiar deportivo de Audi que, en realidad, desarrolló Porsche

Elena Sanz Bartolomé | 13 Jul 2021
Audi Rs2 Avant  01
Audi Rs2 Avant  01

Fue desarrollado por Audi y Porsche. Combinó espacio con un motor turboalimentado. Cuando se lanzó, en 1994, se convirtió en el familiar más rápido del mundo y en el primer modelo de Ingolstadt que rompía la barrera de los 250 km/h. Esta es la historia del Audi RS2 Avant: aquel familiar deportivo de Audi que, en realidad, estaba firmado por Porsche.

Vamos a situar a los protagonistas de esta historia. En los años noventa corrían tiempos económicamente difíciles para la marca de Stuttgart y la marca se mantenía ocupada gracias a proyectos externos como el del Mercedes-Benz 500 E. Aquella creación conjunta impulsó un nuevo perfil de Porsche como proveedor de servicios de desarrollo gracias a su oferta de resultados rápidos y de alta calidad.

9
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Audi, por su parte, sabía que tenía que presentar una alternativa al BMW M3 para no quedarse atrás. Tenían una idea de cómo mejorar su imagen y, al mismo tiempo, mantenerse al día: con ella se presentaron en Porsche. Aquel movimiento fue el germen del RS2 Avant y para los de Stuttgart se trasformó en una manera de compartir todo aquello que hacía especial a su marca con los clientes de la firma de los cuatro aros.

Un 20% de Porsche

Audi y Porsche sólo produjeron 2.891 unidades del Audi RS2 Avant, un número de producción relativamente bajo y algo poco común. Se gestó en el edificio Rössle de Zuffenhausen: el mismo lugar donde se construyó el Mercedes-Benz 500 E. Audi proporcionó varias partes de la carrocería y algunos componentes adicionales y sus compatriotas se encargaron del resto aportando componentes de la generación 964 y 993 del Porsche 911 o desarrollándolos desde cero.

Así las cosas, el Audi RS2 Avant lució nuevos retrovisores exteriores, paragolpes delantero y trasero de nuevo cuño, estrenó las manetas de la puerta, tiñó de rojo las pinzas de sus frenos y se calzó unas llantas de aleación ligera de 17 pulgadas tomadas del Porsche 911 Cup. Porsche aportó un 20% y quiso dejar constancia de ella firmando el logotipo RS del Audi.

En 1993, los de Ingolstadt anunciaron la llegada del Audi RS2 Avant en el Salón Internacional del Automóvil IAA de Frankfurt. Un año después, en marzo, llegó el lanzamiento oficial a pesar de que el calendario y, sobre todo, el presupuesto habían sido de lo más ajustados. En tiempos de desafíos económicos, el proyecto fue un éxito.

Un motor con polémica

Y como siempre ocurre en estos casos, lo más interesante del Audi RS2 Avant estaba bajo su carrocería: equipaba un motor de cinco cilindros en línea de 2.2 litros que desarrollaba 315 CV de potencia y 410 Nm de par máximo. Un conjunto rematado con un sistema de tracción total… que no estuvo exento de polémica.

Como os avanzábamos antes, se trataba de una mecánica turbo: a muchos conductores no les gustaba mucho aquel empujón repentino, mientras otros se mostraban completamente a favor de aquel comportamiento. La mecánica estaba firmada por Porsche, que la rediseñó con piezas nuevas para lograr que el carácter de la marca se notase de inmediato y que las asociaciones fueran claras.

El RS2 Avant fue el primer Audi sin limitación electrónica: la escala del velocímetro llegaba hasta los a 300 km/h aunque siempre se movió (al menos oficialmente) en cifras cercanas o ligeramente superiores a los 250 km/h. Si a esto añadimos que pasaba de 0 a 100 en 5,4 segundos… no es de extrañar que en aquel momento se erigiera como el familiar deportivo más rápido del mundo. Por algo, muchos se refieren a todavía como el Audi Porsche RS2.

0