Mercedes 500 E: 25 años del hijo pródigo de Porsche y Mercedes

 |  @sergioalvarez88  | 

Hace 25 años que arrancó la producción del Mercedes 500 E. Esta berlina deportiva era lo más dinámico que Mercedes ofrecía en el momento, sin tener en cuenta la versión E 60 AMG de los Mercedes W124, en los que se basaba. Lo peculiar de esta berlina deportiva era que su desarrollo y producción se llevó a cabo entre Sindelfingen y Zuffenhausen: la totalidad de unidades vendidas fueron fabricadas por Porsche en sus líneas de producción. Un interesante clásico moderno que hoy repasamos en su 25 aniversario.

La discreción nunca fue tan rápida

En 1993 recibió el tren de frenado de mayor calibre del Mercedes 600 SL.

Mercedes se propuso a finales de los 80 construir una de las berlinas más rápidas del momento, pero con la habitual discreción de la mejor época de Mercedes. Bajo su capó se podía encontrar un V8 atmosférico de cinco litros de cilindrada, un motor similar en cilindrada al V8 de los Mercedes 500 SL, pero construido con un cigüeñal común a una nueva familia de propulsores dotados de inyección electrónica de Mercedes. Este nuevo cigüeñal permitía que este propulsor otorgase al 500 E un centro de gravedad más bajo que el 500 SL.

Mediante la inyección electrónica Bosch LH-Jetronic y una cuidadosa puesta a punto, se consiguió que este V8 arrojase nada menos que 326 CV a 5.700 rpm en el año 1990. Asociado a una caja de cambios automática – también derivada del 500 SL, junto a su equipo de frenado – esta berlina era capaz de hacer el 0 a 100 km/h en sólo 6,1 segundos. Quizá no impresionen estas cifras actualmente, pero hablamos de una berlina estrenada cuando algunos de los aquí presentes aún estábamos tomando biberones y potitos.

Durante los últimos meses de producción, compartió línea con el Audi RS2 Avant, también fabricado por Porsche.

La velocidad punta de esta superberlina era de 250 km/h, limitada por electrónica. Sin el limitador, se habla de que los coches superaban los 280 km/h. Estéticamente se diferenciaba de otros Mercedes W124 por un tren de rodaje más bruto. El ancho de vías era superior y montaba neumáticos de altas prestaciones. Por ello, los pasos de rueda fueron ensanchados y se instalaron unos paragolpes ligeramente más deportivos, pero igual de discretos que el resto del coche. Tenía de serie lavafaros, otro ligero rasgo distintivo.

En el interior nos encontrábamos el habitual lujo y la calidad de Mercedes de la época. Verdadera calidad que aún hoy en día luce como entonces. Porsche participó como partner en el desarrollo del coche, con la idea de que ambas empresas aprendiesen de sus métodos de producción. Por fortuna para Porsche, cuya situación financiera era realmente desesperada a principios de los años 90 – estuvo al borde de la quiebra. Porsche también participó en la puesta a punto de este coche y era la empresa que lo ensamblaba, casi al completo.

Nuevo costaba la friolera de 145.590 marcos, el doble que un Mercedes 300 E convencional.

Mercedes suministraba los componentes a Porsche y en Zuffenhausen juntaban las piezas del puzzle. A Mercedes le venía bien usar de esta manera las capacidades de Porsche, ya adaptada a modelos de bajo volumen. La totalidad de las 10.479 unidades salieron de las líneas de Zuffenhausen, con un código interno propio. Una pequeña tirada de unidades – sólo 45, llamadas E 500 Limited – equipaban el 6.0 V8 de 376 CV del Mercedes E 60 AMG, convirtiéndolas en auténticos lobos con piel de cordero. Opcionalmente, Porsche aumentaba la potencia de ese V8 hasta los 399 CV.

El coche se benefició a mitad de su ciclo de vida del lavado de cara de los Mercedes W124, y su denominación cambió a Mercedes E 500, aunque nada cambió en la mecánica o prestaciones del coche.

Fuente: Mercedes
En Diariomotor:

Lee a continuación: El futuro pick-up de Mercedes será global y fabricado en la planta de Nissan en Barcelona

  • Gilo

    Qué interesante artículo, sobre todo lo de la fabricación a cargo de Porsche.

  • jorge

    Este coche esta muy muy cotizado en el mercado de segunda mano. Será un buen clásico, seguro

  • X 2.0

    Maravilla técnica de una gran época para Mercedes Benz. Ojalá volvieran mercedes con un diseño atemporal, elegante y duro como este, lo prefiero 1000 veces al clase E actual.

  • 500e w124

    Creo que es el último modelo al que Mercedes considera clásico como tal, es decir que sigue suministrando la totalidad de piezas del mismo originales hoy en dia. Es una lástima que equiparan una vetusta caja de cambio automatica de tan solo cuatro velocidades, aunque un poco mas cerradas que las de otros modelos con la misma caja.

    Para mí, una versión pre, me gusta mucho mas que el post. También, decir que el limited entre otras cosas equipaba las llantas del 190e 2.5 Evolution 2,como se puede observar en la foto.

    Ua chulada de coche, y como bien apuntan, un auténtico Mercedes, tal vez el último que estaba a años luz de todos sus competidores en el año de salida.

    Un cordial saludo.

  • ADN

    Esa potencia es mucha, incluso para una berlina actual de su tamaño. En aquel entonces definitivamente era de lo mejor que habia. Sin ir mas lejos tenía mas potencia que un Porsche 911 o un Ferrari 348 por ejemplo.

  • 4×4 de corazon

    Interesante articulo ayer en un lote de autos junkeados .chocados mire uno e500 identico al de la primera foto,en el solo quedaban el interior ya que su corazon y tren de rodaje ya no estaban…..

  • Jesús María Rodríguez Presedo

    Si no me equivoco, es el modelo que aparece en la película “Taxi express”. Me encantan las persecuciones que aparecen en dicha peli, pero es un tanto chauvinista, al pretender que un Peugeot pueda correr más que ese modelo de Mercedes en esa época.