comscore
MENÚ
Diariomotor
SUV

4 MIN

Así es el nuevo Audi SQ5 TDI con 340 CV y más novedades que un simple lavado de cara

Audi Sq5 Tdi 2021 03

Después del restyling de la segunda generación del Q5, la gente de Audi nos presenta la que es su versión más deportiva, el Audi SQ5 TDI, que sí, es un diésel, pero con 340 CV, un descomunal par motor y que sólo necesita 5,1 segundos para hacer el 0 a 100 km/h. No obstante, y como te contamos a continuación, este SUV premium cuenta con un increíble arsenal tecnológico para asegurar su buena dinámica en carretera.

El apartado técnico ha sido revisado por completo

17
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El corazón de este SQ5 TDI 2021 es un bloque V6 turbodiésel de 3 litros de cubicaje que desarrolla una potencia de 340 CV y un par motor de 700 Nm entre la 1.750 y 3.250 rpm. Para ello cuenta un turbocompresor que ahora posee una turbina más pequeña y ligera, y por tanto, con menor inercia y respuesta rápida más, que además es ayudado por un pequeño compresor eléctrico a 48 V cuando los gases de escape no salen con la suficiente energía.

Además, se ha sustituido el anterior intercooleraire/aire que estaba situado frente a la toma del paragolpes por uno agua/aire dispuesto en el interior de la V del motor. ¿Qué se gana con esto? Pues bien, ahora el aire caliente que sale del turbo se enfría gracias al refrigerante, siendo este proceso algo más óptimo, pero además, al estar el intercooler más cerca del motor el recorrido de la admisión es menor, por lo que hay menos pérdidas de presión. Finalmente, en condiciones de temperaturas extremadamente bajas, ese refrigerante también puede calentar del aire de admisión en los instantes iniciales tras el arranque, ayudando a que los sistemas anticontaminación (y el propio motor) trabajen adecuadamente.

Otras mejoras en cuanto al propulsor las tenemos en un sistema de inyección revisado y unos nuevos pistones de acero forjado, que frente a los anteriores de aleación de aluminio son más resistentes, pero también más pesados, lo que da lugar a unas mayores fuerzas de inercia. No obstante, al tratarse de un motor diésel, los cuales no se caracterizan precisamente por subir muy alto de vueltas, no debería de haber mayor problema.

Asimismo, tampoco se ha descuidado el obligado apartado medioambiental y de consumos, contando con un sistema mild hybrid de 48 V, y por tanto, con la codiciada etiqueta ECO de la DGT, el cual permite circular en el llamado "modo vela o inercia" durante 40 segundos, además de como viene siendo habitual en el Grupo Volkswagen, incorporar dos catalizadores SRC con doble dosificación de AdBlue, reduciendo así las emisiones de NOx. Con todo ello, consigue un consumo combinado de 8,1 - 8,4 litros por cada 100 km según el ciclo WLTP.

Terminamos este extenso apartado mecánico recordando que su propulsor está asociado a un cambio automático por convertidor de parTiptronic de 8 velocidades que envía el par a ambos ejes (40:60) gracias al sistema de tracción integral Quattro, siendo además capaz de actuar sobre los frenos de las rudas interiores para mejorar el paso por curva y ofreciendo de forma opcional un diferencial trasero. Asimismo, de serie cuenta con una suspensión deportiva rebajada 30 mm y una neumática en opción.

Por fuera y por dentro es lo que cabría esperar de un "S"

Estéticamente cuenta con el mismo diseño que conocimos en el restyling 2021 del Q5, acentuando convenientemente su carácter deportivo por medio de elementos como la parrilla Singleframe y tomas de aire de generosas dimensiones, en color negro y con entramado en panal de abeja, así como los faros de serie Matrix LED delante y los traseros con tecnología OLED en opción. El toque final en el exterior lo ponen unas llantas de 20 pulgadas (21 si se paga por ellas) tras las que se esconden unos frenos de 375 mm y 6 pistones en el eje delantero.

Si pasamos al interior destacan los asientos deportivos con varios tipos de tapizados, pero ojo, porque no todos ellos son cuero auténtico (existe sintético) ni Alcantara, que se sustituye por un tejido hecho a base de plástico reciclado. Asimismo, dispone de diferentes inserciones en aluminio cepillado, lo último en tecnología (head-up display, cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas...) o innumerables sistemas de seguridad y ayuda a la conducción, es decir, todo lo que se espera de un coche que en su versión básica supera los 80 mil euros.

Vídeo destacado del Audi Q5