Así eran los escalofriantes crash-tests del BMW más original de todos los tiempos (vídeo)

 |  @davidvillarreal  | 

Si analizamos con perspectiva la idea que BMW tuvo a finales de los noventa, puede que incluso nos cueste pensar por qué fracasó. En el año 2000 se estrenaba la famosa BMW C1, uno de los vehículos más peculiares que aún hoy en día nos podemos encontrar por muchas ciudades. BMW quiso crear un vehículo para satisfacer a todos, que redujera los reparos de un conductor de coches para conducir una motocicleta, con una propuesta de seguridad convincente, y que aún pudiera conquistar al cliente tradicional de una scooter o una motocicleta. Ese trabajo comercial se llevó a cabo con vídeos como este, que nos muestra un crash-test entre una motocicleta BMW C1 y un BMW Serie 3 de la época. ¿Era tan segura la BMW C1 como el BMW Serie 3?

Un concepto de motocicleta con la seguridad de un coche

El vídeo ciertamente resulta muy ilustrativo para entender algunas de las claves de la BMW C1 y de por qué BMW siempre defendió que era más segura que cualquier otra motocicleta, o scooter, y tan segura como un utilitario de aquellos años. La estructura de la C1 había sido diseñada para funcionar como una célula de seguridad, que impidiera daños en el conductor al chocar directamente contra otro vehículo, o caer al suelo. Permitía, entre otras cosas, utilizar un cinturón de seguridad para evitar salir despedido, e incluso técnicamente podía prescindir de casco, aunque no todos los países autorizaron esta posibilidad.

La BMW C1 también ayudaba a resguardar al usuario de las inclemencias del tiempo.

BMW quería convencer a todos, y tal vez no consiguió convencer a nadie, al conductor de coche, de emplear una motocicleta muy segura, y al motociclista, de que esta aún podría ser tan práctica como cualquier scooter

El problema probablemente estuviera en las limitaciones de la BMW C1. Para conseguir mejorar todos aquellos defectos que un conductor de coche podía encontrar en una scooter o una motocicleta, se perdió la esencia misma de la motocicleta, como la maniobrabilidad inherente en un scooter de ciudad, y era de todo menos asequible.

Quizás fuera una adelantada a su tiempo. La producción de la BMW C1 cesó pronto. Y aunque BMW presentaría de nuevo un prototipo que recuperaba esa idea en 2009, la idea de la C1 fue desechada. Y no parece que vaya a recuperarse, al menos a corto plazo.

Ver más imágenes de la BMW C1:

Lee a continuación: BMW añade más opciones gasolina a la gama del nuevo BMW X3, ahora desde 50.300 euros

Ver todos los comentarios 1
  • morrillu

    Perder no se perdía ni un ápice de la esencia de maniobrabilidad, igual que no se pierde en un MP3, Quadro, TriCity o similares. El problema del C1 fue el precio, lógicamente, y también que la gente no estaba (y no creo que lo esté) preparada para comprar una motocicleta con una estética tan diferente.

    Sobre todo el problema suele estar en España, valga como ejemplo los scooter de tres ruedas que han tardado años en implantarse (al revés que en Europa donde vieron sus ventajas en cuanto a seguridad en condiciones de asfalto mojado) mucho tiempo obviando sus ventajas en aquellos lugares con peor clima como en el norte.