ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

4 MIN

Con 530 CV y carrocería sedán para derrapar o familiar para viajar con la familia, se trata de toda una delicia de la conducción pura

La nueva versión del BMW M3 Competition ya está aquí, tanto en la versión sedán que hemos conocido (y muchos idolatrado) desde el E30 original como en la variante Touring, ideal para llevar a toda la familia. Acorde al restyling del resto de la gama del Serie 3, cambia ligeramente el aspecto exterior, además de haber cambios en la puesta a punto del chasis tanto del modelo normal como de los M3 Competition, además de mejoras mecánicas que vienen directamente de la experiencia en competición, como el Mundial de Resistencia sin ir más lejos.

Los BMW M3 Competition, ahora con 530 CV

De entrada, tanto el M3 Competition sedán como el M3 Competition Touring cuentan con 20 CV extra con respecto a la versión existente de manera que la potencia se eleva hasta los 530 CV con un par motor de 650 Nm. Estos 20 CV extra se han conseguido con nuevos ajustes de la unidad digital de control del motor, partiendo del mismo motor seis cilindros en línea que hasta ahora (S58, la misma base del M4 GT3 que corre en el Mundial de Resistencia). La transmisión sigue siendo la automática de ocho velocidades con el sistema Drivelogic, pudiéndose accionar mediante levas.

Según cifras oficiales, pasa de 0 a 100 en 3,5 segundos (en parte gracias al sistema xDrive que conecta el eje delantero) y está limitado electrónicamente a 250 kilómetros por hora, aunque con el paquete M Driver el coche es capaz de alcanzar los 300 kilómetros por hora. En el caso del Touring, el 0 a 100 lo hace en 3,6 segundos y su velocidad punta con el paquete M Drive es de 280 kilómetros por hora. En lo que respecta al consumo, el M3 Competition homologa unas cifras de 8,5 litros a los 100 en ciclo WLTP (8,6 para el caso del Touring) y unas emisiones de en torno a 230 g/km de CO2 (235 en el Touring).

Se puede elegir si mantenerlo tracción a las cuatro ruedas o ir a la vieja escuela y enviar toda la potencia atrás

Destreza en curvas y versatilidad familiar, un vehículo que combina potencia y funcionalidad.

Como otras iteraciones del M3 Competition, es tracción total xDrive pero con más reparto de potencia hacia el eje trasero. Con el modo 4WD Sport se puede enviar más potencia aún hacia el eje trasero mientras que se si se desconecta el control dinámico de estabilidad es directamente un coche de tracción trasera como los M3 de antaño. En el caso del Touring se añaden unos struts de torsión extra en el tren trasero para mejorar su agilidad y precisión en la conducción.

Tan importante es lo que corre como lo que frena: de manera opcional, se puede equipar en el M3 Competition los frenos cerámicos M Carbon, 14 kilogramos más ligeros que los M Compound que trae de serie. En ambos casos son discos de freno con pinzas de seis pistones en el eje delantero y de un solo pistón en el trasero, en este caso de pinza flotante. Estos discos M Carbon rinden mejor en condiciones de mucho estrés, como sería el caso de un día de tandas en circuitos. Delante lleva llantas de aleación ligera de 19 pulgadas y de 20 detrás, con una variante de llantas M como elemento opcional.

Tanto el Serie 3 como los M3 cuentan con el BMW ID8.5, la versión más reciente

Habrá que esperar para conocer el precio de los M3 Competition sedán y Touring en España. Al igual que los Serie 3 normales, cuentan con el sistema operativo ID8.5 de BMW (la última versión del sistema operativo de la marca), con una pantalla digital de 12,3 pulgadas en el cuadro de mandos y una pantalla central de 14,9 pulgadas. Entre sus opciones está el BMW Head-Up Display que proyecta un cuentarrevoluciones, luces de cambio de marcha y muchas otras cosas más en el campo de visión del conductor, como si fuera un HUD para enfocarse en la conducción en circuito.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

David Durán

David Durán desempeña la labor de redactor en el Equipo Editorial de Diariomotor.

Cargando...