¿Es posible mejorar un BMW M5 E39? Móntale un 2JZ-GTE de 800 CV procedente de un Toyota Supra

 |  @sergioalvarez88  | 

El BMW M5 E39 está considerado uno de los grandes BMW de todos los tiempos. Es el patrón oro de la berlina deportiva: equilibrado, ágil y con un potente motor 5.0 V8 atmosférico de alto régimen de giro y 400 CV de potencia. Es complicado mejorar algo casi perfecto, pese a que la mecánica original del M5 requiere cuidados y mimo para prolongar su vida útil. Posiblemente este V8 tuvo algún tipo de problema, ya que el actual dueño de este BMW M5 lo compró con un motor 2JZ-GTE de origen Toyota instalado en sus entrañas. Fue entonces cuando se propuso crear un extraño y fascinante híbrido.

Un turbo de 79 mm, inyectores de 2.200 cc, combustible de competición: este BMW con sabor japonés puede desarrollar más de 1.200 CV.

Cuando compró este BMW M5, ya tenía un 2JZ en sus entrañas, pero la conversión no había sido hecha con cariño y cuidado. Digamos que el coche era un proyecto en curso que alguien decidió abandonar. Cleve continuó donde el anterior propietario se había quedado, modificando el motor y el coche hasta convertirlo en la bestia que es actualmente. Sobre el motor hubo mucho trabajo, pero gran parte de la culpa de su potencia se debe al enorme turbocompresor Garrett GTX de 79 mm de diámetro que habita bajo el capó. Del tamaño de una cabeza humana, permite al motor desarrollar más de 1.200 CV con combustible de competición.

No sólo se trata del turbo, es el sistema de alimentación de combustible, admisión, escape… pero es sencillo “culpar” a la enorme caracola del incremento de potencia. Con combustible de calle, el motor desarrolla 800 CV, y es más o menos dócil hasta que le pisas a fondo. El motor está asociado a una caja de cambios Getrag de seis relaciones, también procedente de un Toyota Supra. Como Matt Farrah ha podido comprobar, sus prestaciones son descomunales. El motor está “muerto” hasta las 4.500 rpm: es entonces cuando el turbo comienza a soplar con violencia hasta el corte de inyección, situado a 9.500 rpm.

Pero más que sus prestaciones, nos llama la atención la extraña combinación mecánica, músculo japonés con bastidor alemán. Es casi herético, ¿verdad? Y sin embargo funciona. A nivel estético y de tren de rodaje, llama la atención el kit de carrocería extremo que Cleve ha instalado. No es fibra de vidrio y masilla: es acero, y ha sido creado por un especialista, incrementando en más de 20 cm el ancho del coche. Este coche no es una conversión amateur, es un proyecto de categoría, llevado a cabo con cabeza y talento, y el resultado lo refleja. Si quieres saber más detalles y verlo en acción, te aconsejamos que le des al play lo antes posible.

En Diariomotor:


Lee a continuación: Di adiós a los BMW M5 con cambio manual: cesa la producción del BMW M5 F10

  • X 2.0

    Buen trabajo de mecánica, aunque sinceramente preferiría dejar el M5 en su estado original, deportivo y elegante, y no que parezca un coche hormonado.

    • Leonmafioso

      Secundo la noción, hubiese preferido un Sleeper que deje atrás a todo el que se atreva.

  • Paco Tce

    Pues a mi me parece perfecto, después de ver cómo mi hermano hacía la preparación de su e39 530d para meter el sistema biturbo de Alpina, mi idea siempre fue coger esta caja para montarle el 2jz. Durante algún tiempo estuve viendo la manera de homologarlo, pero aquí en España es prácticamente imposible, era más viable y menos costoso lo que hizo mi hermano