El MINI Seven solo se venderá por internet… pero no: si Sir Alec Issigonis levantara la cabeza

 |  @davidvillarreal  | 

El MINI Seven acaba de llegar a España. Y si os digo la verdad me ha encantado. MINI nos presenta una edición especial y muy limitada, de la cual solo se venderán 150 unidades, que según la marca está inspirada en el Mini original de 1959. Si bien es cierto es difícil encontrar ese paralelismo, más allá de detalles, como su decoración de serie, o el tapizado de cuadros que decora parcialmente los asientos, estamos ante uno de los MINI más interesantes. Interesante por el valor de ser una edición especial, pero sobre todo por llevarte un MINI (un MINI Cooper de 3 puertas o un MINI 5 puertas) bien equipado a un precio atractivo, para su dotación de serie. Pero aún hay una particularidad más. El MINI Seven, según nos adelantaba la propia marca, se venderá solo por internet. Lo cual no impedirá que tengas que acudir al concesionario a finalizar la compra, pagar y, por supuesto, recogerlo. ¿En qué consiste entonces su proceso de compra?

Allá por los años cincuenta, Alec Issigonis comandaba el proyecto para desarrollar un coche que a la postre sería considerado como uno de los modelos más transgresores del siglo pasado y probablemente de la historia del automóvil. Un icono de la racionalidad, que como muchos otros – desde el Volkswagen Beetle al Citroën 2CV – acabaría convirtiéndose en un coche de culto. Del coche de culto nacería el nuevo MINI, un automóvil que lejos de apostar por la racionalidad centraría toda nuestra atención por recuperar otras cualidades, no menos deseables en un coche moderno, como la agilidad, o un diseño chic y retro que pretendía atraer a los más jóvenes, y a los no tan jóvenes que siempre sintieron cierta fascinación por la imagen del Mini original. Y vaya si lo consiguieron.

La propuesta de MINI actualmente no es, ni mucho menos, transgresora, pero sí eficaz en términos comerciales. ¿Y qué podría haber sido realmente transgresor en España en pleno Siglo XXI? Probablemente hacer que este MINI Seven se vendiera, de verdad, por internet.

¿Cómo se compra un MINI Seven?

El MINI Seven exige reserva previa en internet, aunque la venta seguirá formalizándose en un concesionario.

El proceso de compra del nuevo MINI Seven, efectivamente, comienza en internet. MINI propone que acudas al microsite creado a tal efecto – ver miniseven.es – para configurar tu coche, imprimir un cupón, y acudir con él a tu concesionario más cercano. La idea del cupón tiene sentido, en tanto desde el momento que lo imprimamos tendremos reservado nuestro MINI Seven durante 48 horas. Recordemos que solo se venderán 150 unidades y que, por lo tanto, su venta tendrá una duración limitada.

La razón por la cual, insistimos, el MINI Seven no se venderá realmente por internet, reside en el hecho de que todos los trámites pertinentes seguirán realizándose en un concesionario, empezando por la formalización de la reserva – que has de hacer en las 48 horas posteriores a imprimir el cupón – y el pago y su recogida. Aunque desde MINI apuntan que este es un primer paso, una toma de contacto con las ventas en internet que quizás en un futuro próximo concluya en un modelo que verdaderamente se venda únicamente por internet, esa idea aún sigue estando lejos de producirse, por el mero hecho de que un fabricante no pueda ni deba prescindir de su red comercial, de los concesionarios.

Más allá del proceso de venta de un automóvil, que sinceramente podría llevarse a cabo en internet, y sin un concesionario, no habrá momento en el que no le insista, a cualquiera que quiera adquirir un automóvil, recomendándole acudir a un concesionario para ver, tocar el coche, y probarlo. El papel de los concesionarios sigue siendo insustituible en ese sentido, pese a que muchas decisiones de compra se maduren, a menudo, sin tan siquiera probar el coche que se va a adquirir.

Las 150 unidades se han repartido en un cupo determinado para cada combinación de motor, transmisión, carrocería, acabado de pintura y presencia o no de techo solar.

En definitiva, MINI ha puesto a la venta un producto que a mi juicio resulta muy interesante. Desde 26.377€ podrás hacerte con un MINI Seven, que solo estará disponible con motores MINI Cooper (136 CV), Cooper S (192 CV), Cooper D (116 CV) y Cooper SD (170 CV), con carrocería de tres y cinco puertas y cambio manual y automático. Si accedes al configurador comprobarás que existe un cupo de unidades de cada combinación. Estos MINI ya han sido fabricados y enviados a España. Con lo cual las entregas no deberían demorarse más de dos semanas desde que la compra se haga efectiva.

Estará disponible con un diseño de bandas decorativas específico, llantas de aleación bitono, y en tres acabados de pintura, Lapisluxury Blue, British Racing Team, y Midnight Black. Dentro estará repleto de detalles que aportan distinción, como el de la tapicería de sus asientos deportivos, las inscripciones Seven, e incluso una placa de edición limitada.

Pero lo único cierto es que su proceso de compra, si bien implica una reserva previa en internet, no es una verdadera compra por internet. Y si MINI hubiera querido ser verdaderamente transgresora se me ocurren pocas ideas mejores que esa, la de ofrecer un automóvil en España mediante una auténtica compra por internet, un movimiento inédito que hasta ahora solo hemos visto en un fabricante, en Tesla.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Vídeo loco del día: esta es la vuelta más lenta a Nürburgring… en un MINI a dos ruedas

Solicita tu oferta desde 16.950 €
  • Benderbil

    Un atisbo de lo que espero sea el fin de la venta presencial, donde un moscardón no hace si no intentar generar el máximo beneficio para su empresa con argumentos volátiles (inserte aquí su perla comercial preferida). Es tercermundista tener que recorrer kilómetros buscando el mejor presupuesto como si fueramos Corleone. Estandarización de precios y venta online ya. Limitar el concesionario para probar el coche y revisiones.

    • Es complejo. Tal y como está entendida la venta de automóviles, marcas y concesionarios tienen que defenderse mutuamente. Incluso en el caso más favorable, de un fabricante como Tesla, que ya apostaba por prescindir de esa red de distribución de terceros, ya hemos visto cómo han intentado por todos los medios en ciertas zonas de Estados Unidos impedir que funcionasen de esta forma. También con el modelo de concesiones actual es imposible una verdadera estandarización de precios, porque iría en contra de las normas de competencia.

      Está claro que más temprano que tarde la industria irá hacia el panorama que dibujas, en el que las concesiones están muy enfocadas a acercar el producto al cliente, y a la post-venta. Pero la transición no parece nada sencilla.

    • rauccete

      Moscardones como dices hay en todos los sectores, desde un bar hasta un ayuntamiento. Todas las empresas intentan generar el máximo beneficio (faltaría más, que trabajarán por amor al arte, me imagino que si trabajas, tu empresa tendrá que obtener beneficios para pagar tu sueldo….) así tu como consumidor intentas ahorrarte el máximo dinero… Si para hace eso recorres kilómetros buscando mejores ofertas no es porque te obliguen, sino por tu deseo de ahorrar unos euros… No sé que vienes a criticar….

      • Benderbil

        Vengo a criticar la innecesaria y condicionante figura de comercial de concesionario, contra quien hay que lidiar sí o sí en caso de querer un coche nuevo. En el mejor de los casos y si vas muy decidido, “sólo” para pelear por un presupuesto que bajo la misma marca, debería ser igual en todas sus concesiones. En otros casos como los que comentas no hay comercial que quiera venderte el producto, ni siquiera problemas con el precio. En el ayuntamiento probablemente sepas lo que vas a pagar y no tengas opción de ir a otro ayuntamiento. En el bar si no te gusta el sitio o el precio. podrás irte a otro, pero será otro diferente. En el caso del coche queda a tu elección pagar mas o menos por el mismo producto, provocandote esto tener que moverte, mucho en la mayoría de los casos, para encontrar el mejor precio (insisto, para comprar el mismo producto bajo la misma marca), ya que a diferencia de otras compras, ésta sólo se puede hacer de momento de manera presencial (edito: hasta donde sé). Hace años cuando la información era escasa o poco accesible, esta figura quizá tenía mas sentido, pero hoy en día con internet no solo sobra si no que muchas veces hace incluso mala publicidad. Las marcas invierten millones de euros en la producción de un coche nuevo, para que la imagen final quede en manos de una sola persona, que si no tiene capacidad o directamente tiene un mal día, puede provocar una imagen de marca muy negativa en, como poco, un cliente.

  • Kanzler

    Los fabricantes europeos ya no saben que hacer.

    Especialmente los alemanes, es tal la paranoia de ganar siempre mas, pagar menos y “simplificar” el proceso de venta, que ya vemos los concesionarios con individuos que mas que un vendedor, parecen un empleado del correo.

    Ganando un sueldo miserable, unas provisiones de vergüenza, pues los descuentos y los márgenes son a la par de productos de la canasta familiar .

    El mundo de hoy no necesita mas palacios de vidrio llenos de coches hermosos y brillantes, vendedores y vendedoras que actuar como robots y todo para cuantos clientes?

    O sea, cuantos coches nuevos se venden que el cliente verdaderamente paga? Muy pocos. La mayoría son indirectamente alquilados, quiero decir , prestados, el cliente paga prácticamente por el uso y por el tiempo hasta que lo devuelve, cuando vence el Leasing, Financiación, etc. No existen mas personas dueñas de un coche, todo el mundo vive en una virtualidad prestada, en el aire.

    Para eso los fabricantes no necesitan concesionarios, solo puntos de representación y muy pequeños, casi un almacén de entrega del coche y las llaves, pues con las “magnificas” ideas de los cerebros que gobiernan la EU, desde que cualquier taller puede efectuar el servicio de cualquier marca y no mas como antes, cada marca la de sus coches, la función del taller de la marca en sus concesionarios es superflua.