CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Porsche

4 MIN

Así es el hipnótico proceso de creación de una de las opciones más caras del Porsche 911 GT3 (+vídeo)

Javier López | @jlopezbryan96 | 30 Mar 2022
Porsche 911 Proceso Creacion Pintura Especial Pts 2
Porsche 911 Proceso Creacion Pintura Especial Pts 2

Si el dinero no fuese un problema creo que no dudaría ni un segundo en acercarme al concesionario Porsche más cercano y pedir un 911 GT3 Touring manual pintado en alguna tonalidad por cortesía de la opción Paint To Sample (PTS). Claro, si el dinero no fuese un problema. Mientras que lo sea no me queda más remedio que admirar el hipnótico proceso de cómo se crea una pintura exclusiva para el Porsche 911 GT3 de un pudiente cliente.

Y es que uno podría considerar que concebir una tonalidad única en el mundo o que ya no se comercializa es difícil, o al menos bastante más que recurrir a cualquier color del catálogo. Pues lo cierto es que no, y prueba de ello es el vídeo que muestra el proceso de creación del Gold Bronze Metallic, tono que ha escogido ese pudiente cliente, que no es otro que el piloto profesional Leh Keen.

9
FOTOS

El no tan laborioso proceso de crear una pintura PTS para un Porsche 911 GT3

Lo primero que debemos saber es que las pinturas PTS son únicas, y mientras que la profundidad de nuestra cartera no sea un problema podemos pedirle a Porsche que pinte nuestro coche como nos venga en gana. Pero lejos del laborioso proceso que podría implicar este capricho, nos encontramos con un trabajo realizado en la línea de montaje habitual como si de "cualquier" Porsche 911 se tratase.

Concretamente 1.500 personas trabajan durante dos días para ensamblar un 911, a lo que si le sumamos ya no solo la posibilidad de recurrir a una pintura Paint to Sample sino también a otras muchas opciones individuales, las posibilidades de ver dos unidades de un mismo modelo iguales es ínfima. Aunque mantener intacto el ritmo de producción pudiendo introducir tantas variables en una fábrica como la de Zuffenhausen, donde se ensamblan los 911, 718 y Taycan, tiene truco.

Y es que fue el año pasado cuando Porsche introdujo mejoras en su factoría, tales como un banco de mezcla de colores adicional, pudiendo afrontar muchos más pedidos PTS, concretamente 20 frente a los 5 que podían asumir antes de esta modificación. Pero entrando ya en el meollo de la cuestión nos encontramos con que un Porsche 911 requiere de 117 etapas para completar su creación.

Entre ellos se encuentra el de pintura, el cual supone un desafío crear colores capaces de ser uniformes pese a aplicarse en carrocerías en los que existen diferentes materiales sobre los que se pinta, tales como fibra de carbono o aluminio. Pero antes de llegar a este punto, el esqueleto del coche se desengrasa, recibe una capa de fosfato y se somete a un proceso electroquímico para protegerse contra la corrosión.

El siguiente paso es aplicar una imprimación, una capa base de pintura estándar a los paneles y carrocería, aunque la imprimación se escoge según el color final que vaya a tener el coche. Pero para aquellos que pueden creer que esto incrementa el peso de alguna manera tranquilos, ya que la capa base tiene un grosor de 30 micrómetros, que si lo comparamos con los 100 micrómetros de un folio normal resulta irrisorio.

Pero, ¿qué pasa exactamente cuando se pide el servicio Paint to Sample? Lo primero es que Porsche tiene predeterminados más de 100 colores para el 718 y el 911, aunque los clientes pueden ir un paso más allá tal y como hizo Keen. Esto es posible gracias Paint to Sample Plus, que básicamente permite al propietario del coche crear un color desde cero.

El desarrollo de esta nueva tonalidad requiere de cinco meses, así como que el cliente enseñe una muestra para analizar la viabilidad del mismo y dar la luz verde. Además, existe la posibilidad de que estos conviertan al color en un color más de la gama del vehículo, permitiendo así que otros que recurran al Paint to Sample estándar puedan emplearlo.

El 911 GT3 rematado en Gold Bronze Metallic

Leh Keen solicitó a Porsche usar lo que se bautizó como Gold Bronze Metallic, un color que tuvo que ser validado y que requirió de esos cinco meses para ser concebido, aunque el proceso sea al fin de cuentas el mismo que el de pintar un 911 en una tonalidad del catálogo.

Y es que al fin de cuentas Porsche tiene que comprobar que el color cumple con los estándares de la marca y que es compatible con todos los procesos que siguen para que la durabilidad sea la deseada. Además, el propio Boris Apenbrink, Jefe de Vehículos de Porsche Exclusive Manufaktur, indica que este color es realmente raro ya que solo se ha aplicado en 24 vehículos. Envidia sana.

9
FOTOS

Vídeo destacado del Porsche 911