CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

3 MIN

3 curiosidades del Mercedes 500 E, la superberlina creada por Porsche hace 30 años

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 12 Jun 2021
3 Curiosidades Mercedes 500 E W 124 05 Portada
3 Curiosidades Mercedes 500 E W 124 05 Portada

En esta primavera se han cumplido 30 años desde que salió a la venta el Mercedes 500 E presentado en el el Salón del Automóvil de París de 1990, un lobo con piel de cordero desarrollado y prácticamente fabricado por Porsche para Mercedes, y que ha pasado a la historia como un auténtico mito para cualquier petrolhead. A continuación te contamos tres curiosidades que ha desvelado Porsche para conmemorar ese trigésimo aniversario.

15
FOTOS
VER TODASVER TODAS

1) Salvó a Porche de una posible quiebra

En varias ocasiones ha coqueteado la firma de Stuttgart con la bancarrota antes del nuevo milenio, aunque por fortuna de todas ellas ha salido airosa. Corría el año 1988 cuando Daimler-Benz AG encargó a la división de Porsche que más tarde pasaría a conocerse como Porsche Engineering el "diseño y desarrollo en serie experimental sobre la base del W 124".

En ese momento Porsche veía como las exportaciones no fluían como hace unos años y sus beneficios eran cada vez menores. No obstante, el denominado "Proyecto 2758" resultó ser todo un éxito, llegando a producir 20 unidades diarias hasta completar los 10.479 ejemplares fabricados del sedán alemán.

2) Cada 500 E recorría más de 120 km hasta completar su fabricación

La fabricación de este W 124 tan especial supuso un verdadero reto logístico. Mercedes no tenía hueco en sus instalaciones para acomodar una línea de producción, por lo que los principales componentes de carrocería que compartía con el resto de sus hermanos de gama viajaban 30 km desde Sindelfingen a las instalaciones de Porsche en Zuffenhausen. Allí se ensamblaba la carrocería completa añadiendo las diferentes piezas específicamente diseñadas por la marca del 911, como por ejemplo el spolier delantero o las aletas ensanchadas, de forma que una vez terminada esa carrocería recorría el camino inverso para ser pintada en la fábrica de la estrella.

A continuación se iniciaba un nuevo viaje rumbo a Porsche para terminar de fabricar el 500 E y donde se instalaban componentes como todo el tren motor. Así pues, se necesitaban 18 días para crear cada unidad, la cual había completado dos veces el trayecto de ida y vuelta entre Sindelfingen y Zuffenhausen, o lo que es lo mismo, 120 km.

3) Sólo tenía cuatro plazas para dar cabida al diferencial trasero

Según cuenta Porsche, participaron en el desarrollo de más del 90 % de los componentes del 500 E, más tarde conocido como E 500 con el restyling. Se trataba de un auténtico sleeper que a nivel estético se diferenciaba de los demás integrantes de la gama por una carrocería 56 mm más ancha y 23 mm más baja, así como unas aletas más musculosas y llantas específicas, además de sólo contar con versiones de cuatro plazas, pues el asiento central de la fila trasera fue necesario suprimirlo para poder dar cabida a un diferencial de mayor tamaño.

El resto del apartado mecánico de completa con el conocido bloque V8 de cinco litros heredado directamente del SL con 326 CV y 470 Nm de par asociado a un cambio automático de cuatro velocidades, consiguiendo todo este conjunto unas prestaciones aún a día de hoy bastante sorprendentes: 5,9 segundos para el 0 a 100 km/h y una velocidad punta de 250 km/h limitada electrónicamente. Asimismo, tras varias discusiones internas de acordó finalmente se dotarlo con un equipo de frenado considerablemente más potente y único en la gama.

0