El Dodge Challenger SRT Demon de Speedkore es una bestia de fibra de carbono y más de 1.200 CV

 |  @sergioalvarez88  | 

Speedkore es un preparador estadounidense especializado en trabajos con fibra de carbono. Tienen un autoclave y ya han dotado de carrocerías íntegramente construidas en fibra de carbono a varios muscle car clásicos, como este fantástico restomod del Dodge Charger con motor marino Mercury Racing. Han demostrado con creces que son capaces de crear máquinas de primer nivel, y en el SEMA Show han vuelto a sorprender a crítica y público con un espectacular Dodge Challenger SRT Demon. La preparación de la firma americana se ha centrado en potenciar su mecánica, y sobretodo, en aligerar este dragster de producción en masa.

Aunque el Dodge Challenger SRT Demon se ha dejado ya de producir – y es poco probable que vuelva a repetirse – ha vuelto al SEMA para otra ronda triunfal. Lo que Speedkore ha hecho tiene mucho mérito: ha reemplazado todos los paneles de su carrocería por piezas de fibra de carbono de idéntico aspecto. Hablamos de paragolpes, capó, puertas, techo, portón del maletero y aletas. Por si esto fuera poco, Speedkore también ha construido en el mismo material el splitter delantero, sus pasos de rueda sobredimensionados e incluso los espejos retrovisores. Esto es, si hablamos del exterior del coche.

El Dodge Challenger SRT Demon pesa 1.941 kilos de serie. Y ya había sufrido una notable dieta de adelgazamiento con respecto a un Hellcat de producción.

Dentro, varios paneles y molduras se han reemplazado por otros en fibra de carbono. Por ejemplo, los paneles de las puertas. Desgraciadamente, Speedkore no ha comunicado cual es el peso final de este coche – nosotros estimamos que ha adelgazado algo menos de 100 kg. Aunque se han retenido los asientos de serie, se han instalado arneses Simpson y una jaula antivuelco. Porque este Dodge Challenger SRT Demon ha dejado muy atrás los 852 CV que tenía de serie – con los que recordemos, era capaz de hacer el cuarto de milla en sólo 9,65 segundos gracias al resto de modificaciones mecánicas.

La bestia de Speedkore monta el mismo 6.2 “Elephant” HEMI V8, sobrealimentado por un compresor de mayores dimensiones. Además, su filtro de aire tiene mayores dimensiones, así como su mariposa de admisión. Cuenta con nuevos inyectores, nuevas bombas de combustible y un retoque en la ECU firmado por DiabloSport. El resultado son 1.216 CV al ciguëñal, o la friolera de 993 CV a las ruedas traseras. Ruedas que ahora están dotadas con unas nuevas llantas HRE Series C05, llantas forjadas de 20 pulgadas calzadas con neumáticos Pirelli P Zero Corsa en medidas 315/30 ZR20.

Lee a continuación: El Dodge Challenger R/T Scat Pack 1320 es el dragster de producción que sí te podrías permitir

Ver todos los comentarios 0