CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Nissan

3 MIN

El enésimo plan de reconversión para Nissan Barcelona pasa por fabricar minicamionetas eléctricas

José Luis Gómez | @jlgomez1995 | 1 Mar 2021
Inzile Pro4 Work 03
Inzile Pro4 Work 03

Hace casi un año que el fatal desenlace para la fábrica de Nissan Barcelona era confirmado, y es que la viabilidad de la planta catalana produciendo al 20 % de su capacidad era inexistente. Desde entonces son varios los posibles proyectos que se están dando a conocer para evitar evitar echar el cierre definitivo a esas instalaciones, siendo el más sonado la fabricación de baterías para coches eléctricos por parte de LG o Schneider, aunque recientemente los compañeros de La Tribuna de Automoción apuntaban a otro nuevo plan: la fabricación de pequeños vehículos eléctricos industriales de la marca sueca Inzile.

Con una producción de 5.000 unidades se generarían unos 250 empleos, el 10 % de los actuales

Actualmente Inzile cuenta con una pequeña fábrica en su Suecia natal que da trabajo a 25 personas, pero para el próximo 2022 esa plantilla aumentará hasta 50 empleados para poder fabricar mil unidades que satisfagan las demandas del mercado local y la vecina Noruega. En base a esos datos, el CEO de la compañía, Ragnar Åhgren, cree que en Barcelona podrían generar unos 250 puestos de trabajo para una producción de 5.000 unidades anuales. Lo cierto es que esos empleos son un pequeño parche si tenemos en cuenta que son 2.500 empleos directos los que se perderán, pero eso no es responsabilidad de Inzile.

Con esta nueva fábrica la marca sueca no solo podrá hacer frente a sus demandas futuras, sino también aumentar su mercado en el sur de Europa, además de en un entorno como el de la Zona Franca donde sus pequeñas camionetas eléctricas son ideales como vehículos de trabajo en las diferentes fábricas, y también como vehículos de reparto de última milla en ciudades como Barcelona. Asimismo, existe una mano de obra cualificada procedente de Nissan, los canales de distribución necesarios, incluido el propio puerto de Barcelona, y una industria auxiliar inmensa. Para ello se requerirá una financiación público-privada de 800 millones de euros, parte de los cuales provendrá de los diversos fondos habilitados como consecuencia de la actual crisis económico-sanitaria del COVID-19.

En Barcelona sólo se fabricaría el Inzile Pro4 Work

La gama de Inzile sólo está compuesta por dos vehículos casi idénticos, el Pro4 Work, una pequeña camioneta que sería la elegida para fabricarse en tierras españolas, y el segundo, el Pro4 Van, una versión carrozada de la misma. Así pues, estamos hablando de un pequeño vehículo eléctrico de 4,1 metros de longitud con capacidad para sólo dos operarios, que puede transportar una carga máxima 1.000 kg y remolcar hasta dos toneladas, todo ello gracias al uso de un motorcito de 25 kW (34 CV) que se alimenta de unas baterías de iones de litio con una autonomía de 120 ó 240 km, según versiones.

Así pues, tal y como hemos dicho, este vehículo es ideal para ser usado en el llamado reparto de última milla en los cascos históricos de las ciudades, cada vez peatonalizados, así como en los grandes complejos industriales para transporte de materiales o incluso por los servicios operativos de los diferentes ayuntamientos.

Sea como fuere, el futuro de la fábrica de Nissan Barcelona, y sobre todo el de las familias de las personas que trabajan en ella, está aún por definir, pero lo que cada vez parece más claro es que ese futuro parará sí o sí por la electromovilidad.

Fuente: La Tribuna de Automoción