ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

3 MIN

Un hombre, un motor, el fascinante proceso de fabricación de un V8 AMG desde dentro

Pocas cosas existen que sean más fascinantes que contemplar cómo cobra vida un motor, por eso el vídeo que te traemos hoy es digno de ver a pantalla grande y con un cubo de palomitas. Convertido en el corazón de los mejores AMG del momento, acompáñanos en este viaje hasta Affalterbach para asistir al ensamblado, pieza a pieza, del motor 4.0 V8 Twin-Turbo que da vida a los Mercedes-AMG 63.

Un hombre, un motor, palabra de Mercedes-AMG

En la factoría de Mercedes-AMG en Affalterbach, Alemania, cobran vida todos y cada uno de los propulsores que emplea la gama más deportiva del fabricante alemán, además de los que van a parar a socios de gran prestigio como son Aston Martin (V8) o Pagani (V12).

Gracias al canal de Youtube Gommeblog, hoy nos vamos a poder colar en las líneas de montaje de AMG para asistir al nacimiento de un motor V8, un 4.0 V8 Twin-Turbo que podría ir a parar a modelos como el Mercedes-AMG GT 63, el Clase G 63, el S 63, etc. Debemos recordar que, mientras los V8 de la serie M176 son los V8 no AMG (un G 500 por ejemplo), los M177 y M178 son las versiones destinadas a coches de AMG o Aston Martin, siendo en los M178 donde encontramos el enfoque más prestacional con mejoras en sobrealimentación, admisión, inyección, uso de lubricación por cárter seco, etc.

Del primer al último tornillo, cada motor de AMG es responsable de única persona, estampando su firma al final del proceso

En pos de garantizar la máxima calidad y artesanía en cada uno de sus motores, Mercedes-AMG emplea un protocolo donde un solo trabajador es responsable del ensamblado de cada propulsor, del primer al últmo tornillo. Esto es lo que da vida al compromiso de «un hombre, un motor» del que siempre presume AMG, consiguiendo así que cada operario esté ligado a ese motor no sólo en su fabricación, sino durante toda su vida, para poder responder ante cualquier posible incidencia que pueda darse en el futuro con el motor ya instalado en el coche.

Sobra decir que formar parte de este selecto club de trabajadores artesanos no es sencillo, necesitando de gran experiencia y trayectoria dentro de Mercedes-AMG para convertirte en uno de estos creadores de motores. Y tal es el nivel de compromiso y orgullo de pertencer a ellos, que todos los operarios instalan en cada motor finalizado una placa identificativa con su firma, sirviendo esto como sello de máxima calidad y garantía. En el caso del motor V8 que protagoniza este vídeo, su creador es Jannick Stahl.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

David Clavero

Desempeñando la labor de redactor y probador de coches desde su incorporación, su experiencia le ha permitido convertirse en presentador, creador de contenidos y coordinador editorial en diferentes proyectos dentro de Diariomotor.

Cargando...