El Mercedes Clase G es un todoterreno fabricado por Mercedes-Benz. Se trata de uno de los todoterrenos más auténticos que quedan, con un sencillo diseño "cuadrado", que se ha mantenido prácticamente inalterado desde que su producción arrancara Seguir leyendo...

Precios del Mercedes Clase G en octubre de 2019 desde 127.450€ hasta 180.100€

Consigue el mejor precio para el Mercedes Clase G

Características del Mercedes Clase G

carroceríaTodoterreno
puertas5
plazas5
maletero487 l
potencia286 - 585 CV
consumo11,8 l/100km
valoración

El Mercedes Clase G es un todoterreno fabricado por Mercedes-Benz. Se trata de uno de los todoterrenos más auténticos que quedan, con un sencillo diseño "cuadrado", que se ha mantenido prácticamente inalterado desde que su producción arrancara en 1979, cuando fue concebido como un vehículo militar y de uso profesional. La "G" de su nombre hace referencia a la palabra Geländewagen, lo que podríamos traducir como “coche para el campo”. El precio del Mercedes Clase G parte desde los 127.450 euros. Ofrece un gran catalogo de personalización para un vehículo cuyo principal mercado se establece en Oriente Medio. El Mercedes Clase G se fabrica por Magna Steyr en Austria.

El Jeep Wrangler y el Land Rover Defender son otras de las últimas alternativas todoterreno puras que existen en el mercado, aunque no rivalizan directamente con el Mercedes, que aborda el segmento con la condición de coche de lujo aún contando con ciertos detalles espartanos.

Puedes leer el artículo a fondo del Mercedes Clase G 2018 y información sobre el precio del Mercedes Clase G 2018.

Con el paso del tiempo, el Mercedes Clase G se ha mantenido muy firme en su condición de auténtico todoterreno, lejos de SUV como el Mercedes GLE y de hecho ha mejorado muchas de sus capacidades fuera del asfalto pero además ha ido paulatinamente corrigiendo su condición de coche espartano para virar en dirección al lujo, mejorando notablemente en confort y equipamiento en sus sucesivas (y pequeñas) actualizaciones al tiempo que ganaba inserciones más cuidadas, acabados mejorados...

En 2018, Mercedes-Benz presenta la última generación del Mercedes Clase G, manteniendo su filosofía de todoterreno tradicional y con grandes capacidades off-road, pero mejorando numerosos aspectos así como un equipamiento tecnológico incluso más sobresaliente. Completaba de esta forma la oferta de la marca, la cual ya contaba con una generosa propuesta de SUV – como el Mercedes GLE y el Mercedes GLS. Se conservaba la arquitectura de largueros y travesaos, pero en este caso sustituyendo el tradicional eje rígido delantero por suspensiones independientes que mejoran el comportamiento en terrenos pavimentados.

Diseño del Mercedes Clase G

Su diseño es robusto, con grandes capacidades off-road, lujoso, potente, con un diseño tradicional y muy caro. El de 2018 era el mayor cambio realizado por la marca alemana a su todoterreno estrella en casi cuatro décadas con un gran cuidado para no modificar su identidad propia. Llegan elementos nuevos como los faros LED o una completa renovación en el interior, destacando la presencia de dos grandes pantallas de 12,3″.  Sin embargo, no se renunciaba a elementos clásicos como la rueda de repuesto en el portón trasero.

Las medidas del Mercedes Clase G, partiendo de la versión estándar, pasan por una longitud de 4.817 mm, una anchura de 1.931 mm y una altura de 1.969 mm aunque hay diferentes carrocerías y configuraciones que alteran estas cotas. Además cuenta con un ángulo de ataque y de salida de 30º, de mantenerse estable con una inclinación lateral de hasta 35°, una capacidad de vadeo de 70 cm (10 más que la anterior generación) y una altura libre disponible de 24,1 cm, 27 en el eje delantero.

Ha contado con una cura de adelgazamiento a base de la utilización de aceros de alta resistencia y aluminio en defensas, capó y puertas que le han permitido reducir en 170 kilogramos su peso total hasta situarse en los 2.429 kg. Las mayores dimensiones y la nueva distribución del espacio interior permiten además una mayor habitabilidad, con más espacio para piernas, hombros y codos.

El Mercedes Clase G ha abandonado el eje rígido delantero: quería un vehículo más ágil y cómodo en carretera, lo que ha conllevado renunciar al eje rígido delantero, para optar por un sistema de suspensiones independientes.

Motores gasolina y diésel del Mercedes Clase G

El Mercedes Clase G 500 cuenta con un motor V8 de 4.0 litros, que desarrolla 422 CV de potencia y que estará asociado a un cambio 9G-TRONIC. A él hay que sumar el V8 de 585 CV de la versión AMG G 63. La versión vidente hasta 2018 contaba también con una opción diésel denominada 350 d (V6 de 245 CV de potencia) y otras dos opciones de gasolina que se sumaban al predecesor del G 500, aunque presumiblemente no habrá una variante con motor V12, bloque estará reservado para otros modelos de la estrella.

Todos los modelos cuentan con caja de cambios automática y por supuesto con tracción total. Además debemos mencionar que cuenta con tres bloqueos de diferencial y desmultiplicadora (botón low-range) entre otras muchas virtudes off-road.

Mercedes-AMG Clase G 63, el más deportivo de todos:

El Mercedes-AMG G 63 2018 es la preparación deportiva sobre el todoterreno de la firma alemana. En este caso mantiene la filosofía con la que fue ideado el Clase G. Se optaba en este caso por mejorar prácticamente todos los apartados mecánicos, introduciendo el propulsor 4.0 V8 Twin-Turbo que ya se podía ver también en otros vehículos del fabricante como el Mercedes-AMG GT o el Mercedes-AMG E 63. El propulsor empuja hasta los 585 CV de potencia a 6.500 rpm y un par de 850 Nm entre 2.500 y 3.500 rpm, asociado en este caso a una caja de cambios secuencial AMG Speedshift TCT de 9 velocidades y doble embrague.

Las prestaciones que asegura este Mercedes-AMG Clase G 63 le permiten hacer el 0 a 100 km/h en apenas 4,5 segundos, mientras que la velocidad punta será de 220 km/h, 240 km/h si eliges el paquete opcional denominado Driver. Las capacidades off-road vienen aseguradas en este caso por el sistema de tracción 4x4 AMG Performance 4Matic (40:60), la reductora (LOW RANGE, puede ser activada hasta 40 km/h) y tres bloqueos de diferencial.

La suspensión también estrena configuración al igual que la versión convencional, con un esquema de suspensiones independientes en la parte delantera y de eje rígido trasero. Su altura libre respecto al suelo de 241 milímetros en el punto del diferencial del eje trasero demuestra que el compromiso de este vehículo con sus capacidades todoterreno siguen intactas. Exteriormente, destacan las nuevas llantas de 22 pulgadas firmadas por AMG, la introducción de nuevos cromados, una defensa en el paragolpes frontal y la adopción de una calandra que sustituye el diseño de tres laminas horizontal por uno con varillas verticales.

Más información del Mercedes-AMG G 63 2018.

El Mercedes Clase G es producido por Magna Steyr, se construye en Graz

El Mercedes Clase G es producido por Magna Steyr, una empresa de ingeniería y desarrollo que además también ensambla vehículos, como es el caso del Mercedes Clase G, producido en la planta que Magna Steyr tiene en Graz, Austria.

Precisamente en esa misma planta se produce el curioso hecho de que la actual generación y la anterior coinciden en la misma factoría. Magna Steyr sigue produciendo unidades del chasis 461, el original, para mercados como Alemania, Oriente Medio o Australia donde este modelo aún puede ser comercializado bajo normativa de emisiones Euro 5.

¿Pensando en comprar un Mercedes Clase G

Guías de compra en ¿Qué coche me compro?

Las mejores guías en ¿Qué Coche me compro?
Las mejores guías en ¿Qué Coche me compro?

Todo lo que necesitas saber y mucho más

Los mejores artículos del Mercedes Clase G en Diariomotor