CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Superdeportivos

5 MIN

La Dolce Vita de Ferrari es híbrido, tiene un V6 de 830 CV y se llama 296 GTB

Javier López | @jlopezbryan96 | 24 Jun 2021
Ferrari 296 Gtb 1
Ferrari 296 Gtb 1

Ferrari sucumbe a los tiempos que se avecinan para el sector automovilístico, especialmente para esos modelos que se postulan como superdeportivos tal y como hacen todos los retoños de la firma italiana. Así lo demostró con el incombustible Ferrari LaFerrari y su V12 híbrido, volvió a dar constancia de esta nueva senda con el Ferrari SF90 Stradale y asienta la tendencia con el recién presentado Ferrari 296 GTB: un superdeportivo que recoge el legado de sus antepasados y lo moderniza con un V6 híbrido que desarrolla 830 CV de potencia.

Se posiciona entre el F8 Tributo y el ya mencionado SF90 Stradale buscando hacer hincapié en la gama híbrida que se acentuará en Ferrari con el paso del tiempo. Se inspira en modelos tan emblemáticos como el Ferrari 250 LM y se presenta con cierto regusto a Dino, pero vamos a conocer qué nos ofrece el último y prometedor vástago de los del Cavallino Rampante, el Ferrari 296 GTB.

11
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Un diseño cargado de nostalgia...y modernidad

El nuevo 296 GTB representa fielmente esa capacidad de los italianos para diseñar con mimo y amor, como si de un luthier esculpiendo un violín se tratase. No sabemos si Il Comandatore, Enzo Ferrari, estaría orgulloso de esta creación, pero lo cierto es que convence y mucho.

Lo primero que llama la atención es que estamos ante un coche sumamente compacto con unas cuotas de 4,56 metros de largo, 1,95 de ancho y 1,18 de alto. A esto debemos sumarle un peso de tan solo 1.470 kilos pese a estar ante un superdeportivo híbrido con una batería que declara sobre la báscula 73 kilos -2 kilos menos que la que equipa el SF90 Stradale- y un motor eléctrico de 22 kilos.

Pero el verdadero protagonista es lo que conforma esas dimensiones, como un frontal capitaneado por una abrupta entrada de aire, un splitter delantero funcional para mejorar la aerodinámica y unos faros de nueva cuña más finos y alargados. El lateral hace gala de un diseño limpio y puro que no se irrumpe ni si quiera por las manetas de las puertas, enrasadas estas en la carrocería, para derivar así en una toma de aire ideada para refrigerar al V6 escondido en sus entrañas.

Por último, pero no por ello menos importante, la zaga, donde modernidad y pasado se maridan armoniosamente. Unos pilotos inspirados en los del SF90 se asientan para dar cabida a una cúpula que recuerda a la presente en el 250 LM, así como un alerón retráctil que se despliega en aceleraciones y deceleraciones y un escape en posición central que permite el asentamiento de un agresivo difusor que no se topa con interrupción alguna.

El habitáculo del 296 GTB también es un buen ejemplo del camino que está siguiendo Ferrari. Aquí la herencia del SF90 Stradale es más que palpable de la mano de una instrumentación completamente digital y un minimalismo absoluto. Este se combina con una segunda pantalla para el copiloto y un volante de nuevo corte en el que también se digitalizan algunos de sus botones.

Un V6 híbrido listo para el estrellato

Pero ya basta de contemplaciones y vamos con el punto álgido de todo Ferrari que se precie: su apartado mecánico. En el caso del Ferrari 296 GTB, la firma italiana ha optado después de mucho tiempo por un propulsor V6 turbo de 2.9 litros, 30 kilos más ligero que el V8 y con 120º de inclinación que, para la ocasión, está acompañado por un motor eléctrico para convertirse así en el tercer híbrido enchufable de la historia de la marca.

De manera individual, el seis en "V" se encuentra en la tesitura de erogar 663 CV de potencia, batiendo el récord de coche con mayor potencia específica del mercado con unos impresionantes 221 CV/l. En el caso del motor eléctrico, nos topamos con una mecánica capaz de añadir 167 CV a la fórmula gracias a una batería de 7,5 kWh que permite una autonomía de 25 kilómetros.

En caso de circular en modo eléctrico, podremos alcanzar una velocidad máxima de 125 kilómetros por hora pero, ¿qué pasa cuando ambos corazones funcionan de manera conjunta? La potencia total asciende hasta los 830 CV y 740 Nm de par, permitiendo así que el 0 a 100 ocurra en tan solo 2,9 segundos y una velocidad máxima de 330 km/h.

Pero, aunque parezca mucho más que suficiente, Ferrari ha osado dar un paso más y permitir a aquellos clientes más afines a las sensaciones optar por el paquete Assetto Fiorano. De la mano de este, es posible disfrutar de los amortiguadores Multimatic derivados directamente de la competición y con un ajuste fijo ideado para la pista. También cabe destacar la mayor presencia de la fibra de carbono, material empleado para gestar piezas como los apéndices del parachoques delantero capaces de aportar hasta 10 kg más de carga vertical.

Pero los del Cavallino Rampante no se han limitado a añadir fibra de carbono, sino también diseñar piezas específicas para este acabado. Buen ejemplo de ello son los paneles de las puertas, que son capaces en el nivel Assetto Fiorano de reducir el peso total en hasta 12 kilos.

Al mismo tiempo, los clientes que opten por esta opción podrán añadir unos neumáticos Michelin Sport Cup2R Performance o la luna trasera rematada en Lexan, cuya presencia permite que el 296 GTB adelgace hasta 15 kilos. Aunque no tan rápido, ya que para poder sentar nuestras posaderas en el nuevo vástago de Ferrari será necesario desembolsar un precio estimado -aún lo tiene que confirmar la marca- de 300.000 euros y de 340.000 euros si optamos por acabado Assetto Fiorano.