CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Ferrari

4 MIN

La peculiar historia del Ferrari que ¿quiso parecerse al Mazda RX-7?

David Clavero | @ClaveroD | 12 Ene 2022
Ferrari Meera S 1983 21
Ferrari Meera S 1983 21

Difícil de creer, pero muy cierto. En algún momento de la década de los '80, a alguien se le ocurrió que sería buena idea rediseñar un Ferrari 400i para crear un coche diferente y más exclusivo. Como no podía ser de otra manera, este encargo proviene del lejano oriente, de la familia real saudí, dando vida a un peculiar Ferrari Meera S del que solo se fabricó una unidad y que ahora busca nuevo dueño. Sin ser el Ferrari más bello de su época, lo cierto es que su diseño recuerda poderosamente a otros modelos de por aquel entonces como los Mazda RX-7 FB o Toyota Supra MKI.

El próximo 2 de febrero la casa de subastas RM Sotheby's sacará a la venta un buen puñado de Ferraris de diferentes añadas, y dentro de esa colección ha llamado la atención el Ferrari Meera S de 1983. Se trata de un coche único, un one-off fabricado al más puro estilo de los actuales Special Projects, dando así respuesta a un encargo del rey de Arabia Saudí para regalar un Ferrari muy especial a su hijo.

46
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El encargo fue realizado al equipo de diseño de Giovanni Michelotti, y aunque éste falleció en 1980, parece que el proyecto arrancó con sus primeros bocetos y su propio hijo y equipo de diseño fueron los que culminaron el encargo. La particularidad de este Ferrari era que buscó reinterpretar las líneas y proporciones del 400i, adaptándolo a esa imagen de coupé que comenzaba a hacerse habitual a finales de los '70 y comienzos de los '80. Estas proporciones las encontramos en numerosos coches de la época como el Mazda RX-7 FB o el Toyota Supra MKI, sin embargo el diseño del Meera S parece que no buscó parecerse a ninguno de esos deportivos, sino más bien adaptarse a esos cánones.

El resultado final de este Meera S no deja de ser bastante peculiar, pues el resultado final es un coupé que pretende lucir una carroceríad de 3 volúmenes independientes, aunque no demasiado proporcionada. Si bien la sección frontal es la parte más conseguida con un largo y bajo capó a pesar de esconder un V12 y el mecanismo de los faros escamoteables, la zaga es el punto más controvertido al no conseguir integrarse en el conjunto por culpa de la línea de cintura quebrada.

Con todo, este one-off no se centró únicamente en el apartado estético, sino que además introdujo novedades importantes como fue el uso de un doble sistema de aire acondicionado (recordemos que es un 4 plazas), un retrovisor digital gracias al uso de una cámara que proyecta imágenes de la zona posterior en una pantalla, un sistema de 4 eyectores para limpiar los cristales y un habitáculo tapizado de forma artesanal en piel en colores cream y rojo. Para el exterior no deja de llamar la atención el uso del color blanco Fuji, una pintura poco habitual en modelos Ferrari, pero sí bastante común en este tipo de creaciones tan especiales.

A nivel técnico no se realizaron cambios, por lo que el Meera S mantiene la configuración de motor del Ferrari 400i. A saber un 4.8 V12 atmosférico de 310 CV, siendo capaz de hacer el 0-100 Km/h en 8,2 segundos y alcanzar los 235 Km/h. En noviembre de 2010, este Meera S pasó por un proceso de restauración en Ferrari Classiche valorado en 252.100 euros, lo que permitió reconstruir el propulsor, el sistema eléctrico, el sistema de escape y otros elementos.

RM Sotheby's ha fijado un precio de venta de entre 90.000 y 110.000 euros, aunque podría superar esa cifra si consigue hacer valer la categoría de one-off de este modelo.

Fuente: RM Sotheby's