Los secretos de los filtros de partículas que Mercedes va a incorporar a sus motores de gasolina

 |  @davidvillarreal  | 

Mercedes-Benz se prepara para la llegada de un aluvión de novedades y tecnologías en sus motores, de las cuales ya os estamos hablando a lo largo de las últimas semanas. Y el objetivo de esta oleada de motorizaciones pretende atacar a tres líneas muy concretas, las prestaciones, la economía de consumos, y las emisiones. Os hemos hablado de la tecnología de 48 voltios y del nuevo seis cilindros – que incluye compresor eléctrico – que pronto estrenará el Mercedes Clase S. También habíamos anunciado la llegada de los filtros antipartículas a los motores de gasolina. Y es por eso que ahora queremos daros algunos detalles más concretos de cómo y por qué Mercedes-Benz pretende apostar por la tecnología de filtro de partículas en sus motores de gasolina. ¿Qué supondrá esta novedad para el cliente?

¿Por qué un filtro de partículas? ¿Por qué también en motores de gasolina?

Los filtros de partículas tienen un objetivo muy concreto, retener y eliminar uno de los productos más indeseables de la combustión, las partículas sólidas que emite un motor y que acaban suspendidas en el aire de nuestras ciudades. De todas las emisiones de un automóvil es probable que estas sean las más dañinas y peligrosas según la Organización Mundial de la Salud, que diferencia principalmente entre dos tipos de partículas, las PM2,5 y las PM10, en función de si estas tienen un diámetro inferior a 2,5 micrómetros, o entre 2,5 y 10 micrómetros respectivamente.

El objetivo de los filtros de partículas no es otro que neutralizar estas emisiones. Las partículas se adhieren a una estructura – al filtro – y el sistema se encarga de carbonizarlas mediante un proceso de regeneración. Del buen funcionamiento de esa regeneración depende no solo la eliminación de las partículas, sino también evitar averías. La razón por la cual los diésel estrenaron la tecnología de filtro de partículas hace años fue obviamente reducir en gran medida estas emisiones, y cumplir por supuesto con las nuevas normativas de emisiones. Esa es precisamente la razón por la cual los motores de gasolina de Mercedes-Benz comenzarán a incorporar esta tecnología, solucionando un problema que – según muchos estudios – ya se había denunciado que también existía en los motores de gasolina.

La realidad es que no será la primera vez que Mercedes-Benz utilice esta tecnología en un motor de gasolina. En 2014 se estrenaba el primer turismo del mercado, y el primer Mercedes-Benz, obviamente, que equipaba un motor de gasolina con un filtro de partículas, el Mercedes Clase S 500. En 2017 esta tecnología llegará también a los Mercedes Clase S equipados con los motores M 256 y M 176, de gasolina y seis y ocho cilindros. El objetivo de Mercedes-Benz pasa por incorporar esta tecnología, progresivamente, en toda su gama de motores de gasolina.

La clave de estos filtros, según Mercedes-Benz, está en su diseño. El filtro de partículas irá instalado en la línea de escape, en la base del vehículo. Contará con una estructura con una malla muy parecida a un panal de abejas, con materiales porosos que se encargarán de atrapar las partículas. Esas partículas se incineran periódicamente gracias a una estrategia de regeneración.

Lo más interesante para el cliente, sin duda, es que los filtros de partículas que empleará Mercedes-Benz en sus motores de gasolina no requieren mantenimiento. Este filtro de partículas será fabricado empleando un mineral diferente, la cordierita, mientras que los filtros de partículas presentes en los diésel se fabrican en carburo de silicio.

Los filtros de partículas no solo preocupan a los clientes por su coste de mantenimiento, por requerir sustituciones periódicas – según el motor y el fabricante – y por elevar en su regeneración el consumo de combustible, sino también por ser propensos a averías, razón por la cual se opta en algunos casos por una práctica ilegal, su anulación. En teoría, según Mercedes-Benz, los filtros de partículas presentes en sus motores de gasolina no requerirán la sustitución y su duración debería extenderse a lo largo de toda la vida útil del coche. La razón por la cual los filtros de partículas deberían ser más fiables, y ofrecer menos quebraderos de cabeza, en motores de gasolina, probablemente sea la mayor presión y temperatura que alcanzan los gases de escape, que facilita la regeneración del filtro y por lo tanto la eliminación de las partículas acumuladas.

Así mientras en los diésel es necesario contar con una estrategia de regeneración que se encarga de elevar la temperatura de los gases de escape, aumentando el régimen del motor y por ende el consumo de combustible, temporalmente, los filtros de partículas de los motores de gasolina de Mercedes-Benz se estarán regenerando continuamente, según la marca, independientemente del régimen del motor y de las condiciones de circulación.

Fuente: Mercedes-Benz
En Diariomotor:

Lee a continuación: M 256: Mercedes regresa por todo a lo alto a los motores 6 en línea y se estrenará en el Clase S con compresor eléctrico

Solicita tu oferta desde 97.350 €