¿Por qué Mercedes-Benz se está pasando a las instalaciones de 48 voltios? ¿Cuándo lo veremos en la calle?

 |  @davidvillarreal  | 

Bienvenidos a la nueva revolución de los 48 voltios en Mercedes-Benz. Que nuestros coches dejen de emplear dispositivos eléctricos basados en un circuito de 12 voltios, para pasar a 48 voltios, puede parecer a priori un paso evolutivo nimio. Pero no lo es. Muy pronto llegará a los concesionarios la versión micro-híbrida del Renault Scénic (ver prueba del Renault Scénic Hybrid Assist) con instalación de 48 voltios y el Audi SQ7 TDI ya hizo lo propio recientemente. Mercedes-Benz ya nos había anunciado su paso a los 48 voltios y ahora nos ha contado, con más detalle, en qué consistirá su tecnología y qué sistemas podrán incorporar a sus coches gracias a este sistema. Y ya podemos confirmaros que el Mercedes Clase S será el Mercedes encargado de estrenarla.

Mercedes-Benz da la bienvenida a los compresores eléctricos

Si lo que más te interesa es el aspecto mecánico, te diremos que gracias a las instalaciones de 48 voltios Mercedes-Benz comenzará a trabajar con compresores eléctricos. El primer modelo que estrenaría esta tecnología sería el Mercedes Clase S equipado con el nuevo bloque de seis cilindros en línea, el M 256, que además de emplear un turbo convencional, dispondría de un compresor eléctrico. El eZV – que es como Mercedes-Benz ha denominado a su compresor eléctrico – es un sistema de sobrealimentación que trabaja gracias a un motor eléctrico que acciona la turbina. De esta forma, un motor puede trabajar a pleno rendimiento con un sistema que carece virtualmente de lag, independientemente del régimen de revoluciones y la carga del motor.

Evidentemente, estos sistemas requieren una instalación eléctrica que sea capaz de emplear y consumir cierta energía en un periodo de tiempo muy reducido. Y esa es la razón por la cual las instalaciones de 48 voltios son tan importantes. Pero eso no es todo.

Sistemas de regeneración de energía más eficientes y avanzados

Mercedes-Benz ha anunciado que sus coches, más allá de los híbridos, que se han enfocado precisamente al ámbito de los híbridos enchufables, con cierta autonomía eléctrica, contarán con sistemas mucho más avanzados de recuperación de energía en retención y frenada. Esos sistemas, según Mercedes, serán capaces de entregar un extra de potencia entre 14 CV y 20 CV. Comparados con los sistemas actuales, serán mucho más eficientes a la hora de recuperar energía, consiguiendo una recuperación de hasta un 80% de la energía – de nuevo según los datos que nos proporciona Mercedes-Benz.

Este sistema de recuperación probablemente no sea tan decisivo a la hora de mejorar las prestaciones, pero sí a la hora de atenuar los consumos, sobre todo en ciertas condiciones. La marca alemana ha estimado una reducción de emisiones de CO2 en torno a 7 y 12 gramos/kilómetro.

Esta tecnología también permitirá el empleo de sistemas de conducción a vela más sofisticados. El nuevo Volkswagen Golf estrenará un sistema que es capaz de desconectar el motor térmico por completo, incluso a velocidad de crucero en autopista. Todo apunta a que Mercedes-Benz seguirá ese camino.

La primera aplicación confirmada de esta tecnología la veremos en el buque insignia de la marca, en el Mercedes Clase S, y en un motor M 256 de seis cilindros en línea que entregará nada más y nada menos que 408 CV de potencia y 500 Nm.

Y eso solo es el principio…

Fuente: Mercedes-Benz
En Diariomotor:

Lee a continuación: Mercedes 300 SD: así nació el primer turbodiésel de la historia (que curiosamente solo se vendió en Estados Unidos y Canadá)

Solicita tu oferta desde 97.350 €