Flyin’ Miata monta un turbo y un compresor al Mazda MX-5 RF, superando fácilmente los 400 CV

 |  @sergioalvarez88  | 

Algunos conoceréis a Flyin’ Miata. Este taller de Colorado (EE.UU.) está especializado en preparar Mazda MX-5, y es famoso por sus conversiones a motores V8 de origen General Motors – lo cual es una genialidad o un sacrilegio, según puntos de vista. Ya sabemos de lo que son capaces con el 6.2 V8 de 525 CV de Detroit en sus entrañas, y ahora nos muestran que son capaces de crear un Mazda MX-5 sobrealimentado por partida doble. No hablamos de un twin-turbo, hablamos de un sistema “twincharger”, una sobrealimentación por turbo y compresor al mismo tiempo. Sus resultados son más que óptimos.

El preparador americano ha decidido usar un Mazda MX-5 RF como punto de partida, aunque podrían haber usado un Roadster sin mayor problema – son mecánicamente casi idénticos, siendo el RF algo más pesado. Para desarrollar esta preparación se han basado en el motor 2.0 Skyactiv-G, que en su configuración de serie desarrolla ya 160 CV. Inicialmente, Flyin’ Miata quería comprobar hasta donde era capaz de llegar el motor con su sistema de turbo firmado por BBR – el mejor especialista en Mazda MX-5 a este lado del charco. Ya puestos, decidieron instalar un compresor volumétrico al motor. Porque ellos lo valen.

Lo más complicado ha sido alojar los intercooler y los diversos manguitos de este complejo sistema de sobrealimentación.

El turbo de BBR se sitúa al lado izquierdo del motor – lógicamente, junto a los colectores de escape – mientras que el compresor está situado al otro lado, sobre la admisión del motor. El funcionamiento de este sistema twincharger es muy simple, en verdad. El compresor actúa en todo momento, metiendo más aire en la admisión del motor. Mientras tanto, el caudal de gases de escape mueve el turbocompresor, que aporta su extra de potencia, forzando aún más aire a presión a la admisión del motor. El turbo BBR del Mazda MX-5 es un turbo de grandes dimensiones, soplando a una presión muy modesta.

Flyin’ Miata y BBR saben que gracias a la alta compresión del motor y su régimen de giro, este esquema anti-intuitivo es el que mejor funciona. Los kits BBR para el Mazda MX-5 emplean turbos que soplan a 0,55 bar de presión máxima, pese a ser capaces de soplar a mucha más presión. Optan por retener el carácter y el tacto del motor, frente a ofrecer espectaculares incrementos de potencia en una banda estrecha del régimen de giro. Con todo, logran aumentar la potencia del 2.0 desde sus 160 CV, hasta unos respetables 251 CV. Reconocen que el límite del sistema de turbo serían unos 400 CV, aproximadamente.

Flyin’ Miata podría ofrecer en un futuro esta conversión como un paquete ad-hoc. Aún está en su fase inicial de pruebas.

Sobre esta base, Flyin’ Miata ha montado el compresor volumétrico Edelbrock e-Force. En esta primera fase, la empresa está logrando desarrollar un equilibrio entre prestaciones, tacto de conducción y usabilidad. No existe una cifra de potencia anunciada, pero lo cierto es que podrían superar los 400 CV fácilmente. Siendo conservadores, posiblemente el equilibrio esté en algo menos de 350 CV. En estos momentos, el factor limitante es el sistema de alimentación de combustible del motor, que actúa como cuello de botella. Posiblemente hagan falta inyectores de más caudal y una nueva bomba de combustible de alto flujo.

A estas modificaciones de motor se suma una interesante mejora del tren de rodaje, con nuevos coilovers con muelles desarrollados por Flyin’ Miata, así como un equipo de frenado mejorado. Un nuevo escape pone la guinda a estas discretas modificaciones. Discretas claro está, hasta que se hunde el pedal derecho…

Fuente: R&T
Fotos: Travis Ingram

Vídeo destacado del Mazda MX-5

Lee a continuación: El Mazda MX-5 de 131 CV a examen, te contamos en nuestro pos análisis todas las impresiones [Vídeo]

El Mazda MX-5 es un descapotable biplaza de carácter deportivo que se encuentra disponible sólo con techo de lona de accionamiento manual

Ver todos los comentarios 8
  • ThePgR777 .

    Vale tendría 400 CV, pero tiene la aerodinámica de un coche de 126/160 CV, utilizarías esa potencia en rectas y no mucho más, que le metan mínimo un alerón trasero, y un splitter delantero generoso

    • José

      Claro, porque la aerodinámica de un 316i y la del 340i son muy diferentes…

      • Miguel Blaya

        jajajajajaj +1

    • Paco Tce

      No es necesario meter alerón y splitter, en este caso es mucho más importante un buen agarre a nivel de amortiguación y de compuesto del neumático que de aerodinámica, al final en el tema aerodinámico dónde más lo vas a notar es en velocidad punta y seguro que en este coche esté más limitada por desarrollos del cambio de marchas que por ella.

    • rog

      No veo mayor problema. Precisamente el chasis de los Miata se caracteriza por ser muy equilibrado y noble. Perfectamente puede aguantar esa potencia.

      • ThePgR777 .

        No estaba hablando de chasis, hablaba de aerodinámica, si no tiene una aerodinámica acorde pocas veces podrás usar esos 400 CV. También de chasis no puede estar de fábrica, pesará bastantr más delante, desequilibrando el reparto de pesos, por lo que cambiar suspensiones y muelles, barra de torretas, frenos grandes con pinzas potentes, embrague reforzado, puente trasero, radiador más grande o radiadores extra, y muchas más cosas que me pierdo, el MX-5 tendrá un chasis muy bueno, pero no está pensado para tantos caballos, para 200-250 sí

  • Vic

    Mola, un sleeper en toda regla.

  • Paco Tce

    90cv con internals de serie está muy bien, 0,55 bares es muy poca presión para lo que le podrían meter, así que veremos si llegan a los 400cv una vez metan todo