El cese del Ford C-Max amenaza con la pérdida de 1.600 puestos de trabajo en Alemania

Diego Gutiérrez  |  @Dieguti_  | 

El auge aparentemente incansable de los SUV está reportando pingües beneficios a los fabricantes que tienen en su gama coches de este tipo, que son la inmensa mayoría actualmente. Sin embargo, los SUV también están cobrándose víctimas: las berlinas y los monovolúmenes familiares, que están cediendo forzosamente cada vez más terreno a los todocaminos. Una de los modelos víctima de los SUV es el Ford C-Max, que cesará su producción y con ello pondrá en peligro 1.600 puestos de trabajo.

Según informa Autonews, Ford ya está en conversaciones con los agentes sindicales de la factoría de Saarlouis, en Alemania, para negociar la difícil situación que se presenta: el despido de 1.600 personas consecuencia del cese de producción de los C-Max y Grand C-Max.

El fin de los C-Max, unido al descenso en la demanda de los vehículos comerciales, hace que Ford quiera reducir los turnos de tres a dos, perdiendo por el camino alrededor del 25% de la plantilla actual (unas 6.190 personas) de la factoría alemana. Una reestructuración que, según Ford, se llevará a cabo desde ya y hasta principios de 2020.

Desde el punto de vista económico de Ford, desarrollar un nuevo C-Max no tiene mucho sentido

Con el adiós del C-Max se pierde el coche familiar con mejor dinámica de conducción (prueba del Ford C-Max) pero, desde el punto de vista económico, desarrollar un nuevo C-Max a partir de la plataforma del nuevo Focus no tenía mucho sentido. Especialmente para Ford, que en Europa atraviesa una situación complicada: solamente en el tercer trimestre de este año ha perdido 245 millones de dólares, y cerrará el año completo con pérdidas. Parte de culpa la tienen una libra debilitada (Reino Unido es el primer mercado de Ford en Europa), la flaqueza en otros dos de sus grandes mercados (Rusía y Turquía) y el aumento del coste de las materias primas.

Tras el cese del C-Max es muy probable que lleguen los del S-Max, Galaxy y Mondeo, lo que afectaría directamente a la fábrica de Almussafes

Para intentar paliar esta situación, es más que probable que Ford adopte medidas tajantes siguiendo en Europa los pasos de la estrategia llevada a cabo en Estados Unidos, la de eliminar todo lo que no sean SUVs, pick-ups, Mustangs y comerciales. Dicho de otra forma: tras los C-Max y Grand C-Max, podría llegar el fin de los S-Max, Galaxy y Mondeo, cuya demanda no hace más que descender. Esto afectaría directamente a la fábrica de Almussafes (Valencia), que en 2017 fabricó algo más de 109.000 unidades entre esos tres modelos.

Fuente: Autonews

Lee a continuación: Ford C-MAX y Grand C-MAX 2015: mejorando lo presente, por estética, motores y tecnología

El Ford C-MAX es un monovolumen compacto de 5 puertas y 5 plazas (la versión de 7 plazas se llama Grand C-MAX). Es más amplio que su hermano pequeño el B-MAX

Ver todos los comentarios 2
  • 4x4 de corazon

    Una lastima que desaparescan del mercado el mondeo

  • Oliver

    Feo asunto. Cientos de trabajadores alemanes perdiendo su trabajo porque, entre otras cosas, los ingleses están dejando de comprar productos Ford para comprar producto alemán, pero del grupo VAG, Mercedes y BMW, que están haciendo su agosto en la isla inglesa.
    Para Valencia, desastre, porque su supervivencia estaría sujeta a poder exportar producto (Transit, Escape -nuestro Kuga-, ...) y con la actual administración Trump, eso va a ser muy complicado.