Ford pone la pasión en un Salón de Ginebra descafeinado

 |  @davidvillarreal  | 

En nuestro análisis de este Salón de Ginebra hemos llegado a la conclusión de que, definitivamente, se ha producido un cambio de ciclo en los salones del automóvil. Incluso el evento más importante del año en Europa, para el sector, ha llegado con menos novedades de las esperadas, muchas de las cuales se han ido anticipando en las últimas semanas, y otras muchas, que se presentarán a lo largo del próximo mes. Lejos de ser un anticipo de todas las novedades que veremos en los concesionarios, este Salón de Ginebra ha sido el de vislumbrar un futuro en el que quizás no compremos coches, y tampoco los conduzcamos. Ante lo cual Ford ha dado una respuesta brillante. Mientras hablábamos de coches eléctricos, compartidos y autónomos, Ford nos deleitaba anunciando la llegada a Europa del Mustang Bullit, hablando de Steve McQueen, de la icónica película Bullit y su persecución y revisitando sus clásicos.

Ford centra su presentación en el Mustang Bullit

Este año se presentaba una de las versiones más deseables del Ford Mustang, con el nombre de Mustang Bullit, con motor V8, sin el emblema del Mustang y en verde oscuro Highland, rememorando el coche que conducía Steve McQueen por las calles de San Francisco en aquella famosa persecución de Bullit. No contentos, lo acompañaron de un Mustang GT de 1968 restaurado como el pony del filme clásico. E incluso, Ford ha contado con la colaboración de los nietos de Steve McQueen, Chase y Madison, para anunciar el lanzamiento y para rodar un vídeo promocional con el nuevo Mustang Bullit por los Alpes suizos, cerca de Ginebra.

El Mustang Bullit llegará a los concesionarios europeos con un motor V8 de 5.0 litros, en dos colores, negro Shadow, y verde oscuro Highland, y con 464 CV de potencia.

El Mustang Bullit es un homenaje al coche que conducía Steve McQueen en la película Bullit,
y en aquella famosa persecución por las calles de San Francisco

Los SUV protagonistas del stand de Ford

Ford no se reservó más sorpresas para el Salón de Ginebra, en el que estuvieron presentes dos de las novedades que ya conocimos en las últimas semanas. Por un lado, la actualización del Ford Edge, su gran SUV. Por el otro, un modelo que promete. Su utilitario económico, el Ford Ka+, se ha actualizado incorporando una versión de lo más interesante, el Ford Ka+ Active, con estética crossover.

Mientras tanto, Ford aún se guardó en la manga la novedad más importante para este año, que conoceremos en las próximas semanas. La nueva generación del Ford Focus no llegó al Salón de Ginebra para presentarse en un evento propio, tener todo el protagonismo, y alcanzar la máxima repercusión. Una decisión inteligente que, como hemos comprobado en este Salón de Ginebra, toman cada vez más fabricantes para huir del ruido generado en un evento que, hasta ahora, era una lucha sin cuartel de las marcas de coches por presentar la novedad más importante, y tener su minuto de gloria.

Pero, sobre todo, Ford ha puesto la pasión en un Salón de Ginebra que, además de descafeinado, ha vislumbrado un futuro en el que no guardaremos un coche en el garaje, no compraremos coches, ni tampoco los conduciremos.

Más imágenes del Mustang Bullit.

Más imágenes del Ford Edge 2018.

Más imágenes del Ford Ka+ Active.

Lee a continuación: Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé: el sedán más deportivo jamás creado por AMG con 639 CV y 91 fotos

El Edge es un SUV de tamaño mediano que destaca por su diseño exótico y unos acabados cuidados. Puede tener mucho equipamiento y sólo llega a Europa con motores diésel

Ver todos los comentarios 2
  • nombre

    El auténtico triunfador de este Salón ha sido, sin ninguna duda, Peugeot con su 508. Un coche absolutamente espectacular en su diseño tanto exterior como interior, que deja a la altura del betún al triunvirato alemán.La variante GT es una auténtica barbaridad y si el precio acompaña…

  • Dacocuneta

    No se le ha dado mucho bombo al Koenigsegg Regera allí expuesto no?

El Edge es un SUV de tamaño mediano que destaca por su diseño exótico y unos acabados cuidados. Puede tener mucho equipamiento y sólo llega a Europa con motores diésel