Toma de contacto con el Hyundai Kona: un B-SUV llamado a superventas

 |  @valdi92  | 

Los crossover compactos son, con toda seguridad, la clase de vehículo que más ha crecido en los últimos años. Su desmedida explosión ha traído consigo toda una selección de modelos de marcas muy dispares, desde Audi con su Q2 hasta KIA con su Stonic. Una de las últimas en llegar ha sido Hyundai, que no ha querido desaprovechar el momento, lanzando el Kona.

Un diseño diferenciador y polarizante

En un segmento tan nutrido de alternativas y diferentes modelos, diferenciarse es clave para triunfar. Desde Hyundai han querido apostar por un diseño imposible de confundir, por eso el Kona no se parece a ningún otro modelo de la competencia…ni siquiera a ningún otro Hyundai. El Kona pretende, por tanto, forjar su propia personalidad.

Ya desde el primer vistazo el Kona demuestra que el equipo de diseño de Hyundai ha asumido el riesgo como un factor más en la creación de sus vehículos. Vale, tal vez el i30 no sea el diseño más arriesgado de la marca, pero con el Kona adelanta un futuro en el que Hyundai quiere distinguirse más de sus marcas rivales.

El frontal de este B-SUV de 4.17 metros apuesta por una solución que cada vez está más extendida, la de los grupos ópticos divididos. Una tira LED en la parte superior -al estilo de las últimas creaciones de Citroën- se encarga de las funciones de iluminación diurna e intermitencia, mientras que en la una posición más inferior, un bloque algo más grande integra un proyector elipsoidal y una superficie reflectante para la iluminación de cruce y de carretera.

El diseño del Kona es uno de los puntos clave de su concepción

Pese a que el Kona apuesta por un diseño muy personal, el frontal acoge una parrilla trapezoidal con la que la marca coreana pretende formar una “imagen de marca”. En la parte inferior, los proyectores antiniebla se integran en una banda de protección de plástico visto refuerza la apariencia campera del modelo.

Estas protecciones plásticas recorren todo el perímetro inferior del vehículo, desde los pasos de rueda hasta las taloneras, incluyendo también la zaga, en la que las mencionadas protecciones sirven también para acoger uno de los dos bloques de iluminación, porque sí, en la parte trasera el Kona también ha dividido sus pilotos en dos.

En general, las líneas del Kona están muy marcadas sobre todo en los pasos de rueda y en una cintura ascendente. La decoración de este modelo coreano puede resultar incluso algo recargada para algunos usuarios debido a la cantidad de molduras decorativas y diferentes combinaciones tanto de llantas como de colores, ya que el Kona puede pedirse con pintura bitono. En ese caso, el techo irá siempre pintado en color negro.

Un interior más conservador en el que el espacio y el equipamiento son los protagonistas

El interior del Kona no es, ni de lejos, tan “innovador” como sugiere su aspecto externo. Sin embargo, en Hyundai han sabido integrar un salpicadero atractivo a la vista que, con una serie de detalles decorativos, casa a la perfección con el carácter que se pretende dar al modelo. El Kona cuenta, por tanto, con un salpicadero basado en las tendencias de otros modelos de la marca como el recién llegado i30.

Una gran pantalla central, en posición “semi-flotante”, es el pilar sobre el que se construye un salpicadero de líneas atractivas y fluidas que utiliza, no obstante, todo tipo de plásticos duros para sus revestimientos a excepción del listón central que lo recorre a lo ancho, de material acolchado. Los ajustes, por su parte, son buenos.

El equipamiento es otro de los pilares del Kona. Tanto es así que se el Kona es, con diferencia, uno de los B-SUV con mayores posibilidades de equipamiento del mercado, pudiendo incorporar elementos como los asientos delanteros con ajuste eléctrico, calefacción y ventilación, el volante con calefacción o el Head-Up Display.

La personalización antes mencionada hace referencia a pequeños detalles que, dependiendo de la pintura escogida para la carrocería, se rematan con la misma tonalidad. Hablamos de, por ejemplo, los marcos del botón de arranque o de los aireadores, la costura de los asientos o, incluso, los cinturones de seguridad.

El espacio interior es particularmente bueno para tratarse de un vehículo tan compacto. El Kona es capaz de acoger incluso a tres adultos en su parte trasera. Viajarán algo apretados, pero para trayectos no muy largos no hay mayor inconveniente gracias a una buena anchura de la banqueta y una altura libre al techo muy generosa.

El maletero, por su parte, registra una capacidad de 361 litros, situándose en la media, por debajo de algunos potenciales rivales como el Renault Captur o el SEAT Arona. Los respaldos se pueden plegar para dejar una superficie plana, pero el suelo del maletero no puede variar su altura, y la banqueta no puede regularse longitudinalmente.

Dos motores, dos transmisiones y dos sistemas de tracción

En una primera fase de lanzamiento el Kona se presenta con únicamente dos motorizaciones, ambas de gasolina, con 120 y 177 CV. El bloque de acceso es un 1.0 T-GDi de 120 CV y 172 NM, asociado a una caja de cambios manual de 6 relaciones. Como opción más potente, un 1.6 T-GDi de 177 CV y 250 NM, disponible únicamente con caja de cambios automática DCT de doble embrague y 7 velocidades.

No obstante, el Kona ha sido calificado por la propia Hyundai como un producto clave para su estrategia de futuro, por lo que en aproximadamente medio año llegarán motores diésel. La novedad más relevante son las dos versiones eléctricas de 350 y 500 kilómetros de autonomía, confirmadas por Hyundai, para el año que viene.

Mientras que el menos potente sólo se ofrece con tracción delantera, el motor más potente se asocia, indefectiblemente, a un sistema de tracción integral conectable automáticamente, que prepondera el envío de potencia al eje delantero si las condiciones de adherencia son buenas. Tras probar ambas opciones, la conclusión es que el motor tricilíndrico resultará apropiado para la inmensa mayoría de los usuarios.

Este bloque de tres cilindros es silencioso y suave, con una buena respuesta en casi cualquier situación. Tal vez en viajes con el maletero cargado y cuatro o cinco ocupantes se eche en falta algo más de potencia, pero será muy difícil realmente “necesitar” los algo más de 50 CV extras. Con el motor de 177 CV el Kona se convierte en un vehículo literalmente rápido, con una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 8 segundos.

La transmisión DCT,  de origen y desarrollo propio, muestra un funcionamiento suave en condiciones de baja exigencia, aunque en algunas situaciones el “cerebro” de la caja se hace un lío, engranando velocidades demasiado cortas y proporcionando una aceleración demasiado intensa. El modelo de 177 CV incluye además un sistema de modos de conducción con tres perfiles: ECO, NORMAL y SPORT.

El esquema de suspensiones del Kona también varía dependiendo de la configuración mecánica escogida. De esta manera, el Kona de tracción delantera plantea un eje trasero semiindependiente, con ruedas unidas mediante eje de torsión. Los Kona con tracción integral montan un esquema multibrazo en la parte trasera, y en ambos motores, columnas McPherson en el eje delantero.

Cuatro acabados y un precio de lanzamiento por debajo de los 14.000€

El Kona, que ya se encuentra a la venta, se lanza en cuatro acabados diferentes: Essence, Klass, Tecno y Style, ordenados de menor a mayor equipamiento. Ya desde el acabado de entrada la dotación comprende elementos como el volante y pomo en piel, las luces diurnas LED, el aire acondicionado, el puerto USB y Bluetooth, el control de crucero o el sistema activo de cambio de carril.

La marca apunta a una mayoría de ventas de las versiones intermedias, la Klass (que añade elementos como las llantas de 16″, el climatizador o la cámara trasera) y la Tecno, con llantas de aleación de 17″, los cristales tintados, el cargador de móvil inalámbrico, el sistema de navegación con pantalla táctil de 8″, el sensor de aparcamiento o el Head-Up Display.

La versión más equipada, la Style, incluye todo el equipamiento posible de serie a excepción del techo solar, con asientos eléctricos de cuero con calefacción y ventilación, iluminación LED de cruce, llantas de aleación de 18″ y sistema de frenada autónoma de emergencia, que sorprendentemente es opcional en el resto de acabados cuando otros rivales como el SEAT Arona lo incluyen de serie desde el acabado de acceso.

Para que el Kona resulte atractivo también al bolsillo, la firma coreana apuesta por un lanzamiento con una agresiva política de descuentos, que hace que el Kona más accesible tenga un precio final de 13.990€ (Kona 1.0 T-GDi 120 CV Essence). El motor de 177 CV tiene un precio de partida, descuentos incluidos, de 23.790€, correspondiente al acabado Tecno.

 

Lee a continuación: A pesar de su nombre, la comunidad donde más interés genera el Hyundai Kona es Galicia, ¿se traducirá ese interés en ventas?

Solicita tu oferta desde 13.990 €
  • EL MAS INCOGNITO

    Es horrible a mas no poder! , pero lo empiezas a ver bonito cuando miras en que precio se manejara ; aparte de su precio tiene buen interior solo no me gusta esta linia verde y si sera un super ventas.

  • mermadon

    A mi tampoco me convencía su estética hasta que hace un par de sábados pude ver al detalle uno de color verde con techo negro circulando a baja velocidad, me pareció un coche precioso… Estoy deseando a ver la versión 100% eléctrica a ver que tal para el año 2018.

  • Esa trompa es espantosa. El paragolpes trasero es discutible. El resto me aprece bien..