CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Hyundai

3 MIN

El rival “no aburrido” del Honda NSX que pudo ser y no fue: un Hyundai N con motor central

Elena Sanz Bartolomé | 28 Sept 2022
Hyundai Vision N 74 2022 21
Hyundai Vision N 74 2022 21

Un rival para deportivos como el Audi R8 o McLaren Artura. Una respuesta con acento coreano para el Honda NSX “pero no aburrido”, según el que fuera encargado de llevar la batuta en la división más prestacional de la marca. Durante años los rumores han estado ahí y, después de todo, algo de cierto había en ellos: en los planes de Hyundai hubo sitio para un N con motor central… que pudo ser y no fue.

Tras la presentación del Hyundai N Vision 74, Albert Biermann (exjefe de la línea N de Hyundai y ahora consejero de la marca) concedió una entrevista a Top Gear. En ella confesó que habían estado desarrollando un superdeportivo bastante especial: tenía chasis de fibra de carbono y un diseño con motor central, que funcionaba solo o con un motor eléctrico como parte de un sistema de propulsión híbrido. Curiosamente, la plataforma se diseñó para acomodar, también, una pila de combustible de hidrógeno.

Muy caro para ser un Hyundai

Habría sido la cúspide de la división más prestacional del fabricante surcoreano. En la hoja de ruta de N, el objetivo era lanzar aquel modelo en 2017… en lugar del Hyundai i30 N, pero no fue así. Para Albert Biermann, la marca tomó la decisión correcta al lanzar la división N con modelos más baratos y accesibles como el propio i30 N, el Hyundai i20 N o el Hyundai Kona N.

Hyundai no tenía un nombre para el vehículo, simplemente se refería a él como ‘The Chairman’s Car’ (‘El coche del presidente’). Lo cierto es que tenía todos los ingredientes para ser un éxito, pero la junta directiva de Hyundai decidió no hacerlo realidad. Explica el antiguo jefe de la división N que el problema de aquel superdeportivo habría sido su precio: “Habría costado más de 150.000 dólares (155.680 euros, según el cambio actual) y en ese momento se pensó que un coche de la marca no podía tener este precio”. Habría sido casi tres veces más caro que cualquier modelo que hayan vendido.

Tras muchos prototipos…

‘The Chairman’s Car’ habría sido el Hyundai N con motor central con el que todos soñaban cada vez que la marca lanzaba un nuevo prototipo con esa estructura basado ​​en el Hyundai Veloster: al RM14 en 2014 le siguieron el RM15, el RM16, el RM19 (equipado con un cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros montado posición central y sacado directamente del WTCR, que generaba 390 CV y pasaba de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos) y el RM20e eléctrico.

Fue, también, para Albert Biermann el deportivo con motor central que pudo ser y no fue. Antes de fichar por Hyundai para liderar la división N, estuvo al frente de BMW M: allí también diseñó un prestacional vehículo con motor central… que la junta rechazó porque decidió que sólo había espacio para un modelo así en su gama, el BMW i8.