El primer coche norteamericano que llega a Cuba en 58 años es japonés: esta es la historia de este Infiniti Q60

 |  @HerraizM  | 

Infiniti, de la mano del Infiniti Q60, la alternativa de la marca japonesa al BMW Serie 4, al Audi A5, al Lexus RC… ha conseguido un importante hito histórico: En casi 60 años, 58 años para ser más concretos, un Infiniti Q60 ha sido el primer coche llegado desde Estados Unidos que se ha matriculado en Cuba.

El tio abuelo de Alfonso Albaisa era el arquitecto Max Borges Recio, encargado de diseñar el mítico club Tropicana

Tras el éxito de la revolución cubana (1959), muy presente estas últimas semanas tras la muerte de Fidel Castro, el bloqueo económico y comercial al que fue sometida la isla se encargó, obviamente entre otras muchas cosas, de crear un parque automovilístico de lo más peculiar.

La burbuja automovilística cubana se divide entre coches norteamericanos con medio siglo de historia y reparaciones de lo más creativas y coches llegados desde países comunistas, imaginad ahora el contraste del nuevo Infiniti Q60, con esa bonita silueta, entre tanto Chevrolet y Cadillac de los años 50.

Pero… ¿cómo ha llegado este Infiniti hasta la isla?

En mitad de una nueva etapa de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba Alfonso Albaisa, el responsable de diseño de Infiniti, ha sido el encargado de llevar este Infiniti Q60 hasta la isla. Teniendo en cuenta su nombre quizá hayas atado cabos… sí, la historia de los padres de Alfonso es la historia de unos cubanos que fueron en busca de una nueva vida a Estados Unidos.

Alfonso creció en Miami y hasta ahora no había visitado Cuba, no había tenido la oportunidad de conocer, de primera mano sus orígenes. Hacerlo con el Infiniti Q60, más allá valor personal, convertía esta visita en una curiosidad histórica y claro, impacto mediático realmente relevante para la firma japonesa.

Lee a continuación: Ouch! Parece que no habrá un Infiniti Q60 cabrio encargado de atemorizar al BMW Serie 4 Cabrio

  • Kanzler

    En el articulo se lee:

    “…imaginad ahora el contraste del nuevo Infiniti Q60, con esa bonita silueta, entre tanto Chevrolet y Cadillac de los años 50…”

    Que la silueta de este Infiniti no está nada mal y que en el horroroso paisaje automovilístico japonés actual, es este una belleza tampoco. Pero este coche llamará la atención por lo nuevo y moderno, pero no cambio este coche o este diseño por ninguna de las esculturas sobre ruedas de los años 50 justamente , que ruedan en Cuba.

    Y espero que los cubanos no sean tan tontos de regalar esos coches maravillosos, al menos los que se encuentren aun en estado relativamente original, o cambiarlos por espejitos, a cuanto oportunista llegue a la Isla a aprovecharse de la situación después de 58 anos de dictadura criminal que ha hambreado a Cuba.

    .

    • Diego Carretero Castellanos

      Quizá cundo te dijeran que cualquiera de esas esculturas de los 50 puede tener el motor de un Lada Niva y la caja de cambios de un yugo, la cosa cambiaba un poco.

      • Kanzler

        Por eso he dicho “al menos los que se encuentren aun en estado relativamente original”.

        De todos modos hablábamos de diseño por la comparación que se hace en el artículo, sobre la apariencia de los Chevrolet y Cadillac de los años 50.