Mitsubishi Galant AMG (1989): así fue uno de los proyectos más desconocidos de AMG

 |  @sergioalvarez88  | 

AMG no siempre fue una empresa vinculada a Mercedes. Hasta entrados los años 90 no pasó a trabajar exclusivamente con Mercedes, y durante los año 70 y 80 realizó proyectos a pequeña escala con otros fabricantes. AMG era un agente libre, y aunque la mayor parte de preparaciones se llevaban a cabo sobre bases Mercedes, llegó a trabajar con fabricantes como Mitsubishi. Una de sus preparaciones más desconocidas – pero fascinantes – tiene como base al Mitsubishi Galant E-E33A.

Japón vivía a finales de los años 80 su momento económico más dulce. Fue un momento singular, un momento de extrema bonanza en el que muchos fabricantes de coches se embarcaron en proyectos cuyo resultado serían unos fascinantes y muy deportivos años 90, como ya os hemos explicado en Diariomotor. La escena del tuning explotó en el Japón de finales de los 80, y jóvenes ejecutivos se gastaban sus bonus millonarios en mejorar el aspecto y prestaciones de sus berlinas ejecutivas. AMG llegó en el momento adecuado.

Existió una versión manual y otra versión equipada con un cambio automático de cuatro relaciones.

Tras preparar de forma estética un Mitsubishi Debonair V 3000 Royal, Mitsubishi les volvió a contratar para desarrollar una versión limitada del Mitsubishi Galant, basada en la versión GTi-16v, una novedad del año 1989. Esta berlina de 4,56 metros tenía en sus entrañas la versión atmosférica de un motor legendario en Mitsubishi, el 4G63 de cuatro cilindros y 1.997 cc. Este motor sería potenciado en un futuro hasta los 300 CV en los coches de rallye matriculados que eran los Mitsubishi Lancer Evolution.

Mitsubishi dotó a estos coches en primer lugar – cuya producción es desconocida, pero se estima inferior a las 500 unidades – de un kit estético diferenciado. Estaba compuesto por unas llantas bitono de 15 pulgadas – de aspecto similar a las que montaban en Mercedes – y unos paragolpes deportivos, además de un discreto spoiler y los característicos emblemas de AMG. En el interior de estos coches encontramos molduras de madera, un volante deportivo y se ofrecían de forma opcional asientos deportivos de cuero.

Este Mitsubishi Galant era de tracción delantera, pero gracias a un peso de sólo 1.250 kilos y una suspensión deportiva, se movía más que bien.

AMG también retocó el propulsor atmosférico de este Mitsubishi Galant. Instalaron en el motor nuevos pistones, muelles de titanio para las válvulas, nuevos colectores de admisión, árboles de levas mejorados y reprogramaron la centralita electrónica del motor. Con todo, aumentaron sólo en 10 CV la potencia del motor atmosférico, alcanzando 170 CV a 6.750 rpm. Se hablaba de un corte de inyección situado en unas estratosféricas 8.000 rpm, aunque su régimen de potencia máxima sea inferior.

Otros extras eran un sistema ABS y un volante Nardi de madera, aunque la unidad del vídeo que os dejamos sobre estas líneas no tenía tales extras. Curiosamente, el Mitsubishi Galant más potente y deportivo no era esta versión puesta a punto por AMG, era el Galant VR-4, equipado con un motor 2.0 turbo – el mismo 4G63T turboalimentado – con 241 CV y un sistema de tracción total. Aquél VR-4 fue el verdadero predecesor del Mitsubishi Lancer Evolution, que llegaría al mercado en 1992.

Fuente: Jalopnik

Lee a continuación: La Guardia Civil celebra el Día de los Santos Inocentes anunciando la compra de quince Ferrari Enzo

  • AC/DC

    Fileton de automóvil …..

  • ACE

    Para mí el VR4 no fue el predecesor del Lancer, sino del 3000GT. En este coche ensayaron la dirección a las cuatro ruedas, la suspensión semi activa, la aerodinámica activa, etc.