CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

4 MIN

875 millones de multa para el cártel del AdBlue

Elena Sanz Bartolomé | 8 Jul 2021
Adblue Rellenar P
Adblue Rellenar P

La Comisión Europea ha tomado una decisión sobre Daimler, BMW, Volkswagen, Audi y Porsche,el cártel del AdBlue: todos (menos el primero) tendrán que pagar una multa de 875 millones de euros por pactar para evitar competir entre sí en lo que a tecnologías de reducción de emisiones contaminantes se refiere.

Margrethe Vestager, vicepresidenta comunitaria y responsable de Competencia, ha explicado que es la primera vez en que Bruselas actúa contra un acuerdo ilegal cuyo objetivo es “restringir el uso de una tecnología. Las compañías deben competir para beneficiar a los consumidores y acordar no hacerlo está fuera de la legalidad. Tenían la tecnología necesaria para reducir las emisiones nocivas más allá de lo exigido legalmente por las normas sobre emisiones de la UE, pero evitaron hacerse competencia al no hacer uso de todo su potencial”.

La Comisión Europea añade que las normas antimonopolio de la UE no obstaculizan la cooperación favorable entre competidores en I+D y en desarrollo de productos. En este caso, la CE proporcionó orientación a las empresas sobre qué aspectos de su colaboración no planteaban problemas, pero la línea divisoria es clara: las empresas no deben coordinar su comportamiento para limitar todo el potencial de cualquier tipo de tecnología. No deben restringir su competencia; es más, deben rivalizar en beneficio de los consumidores. No hacerlo es, simplemente, ilegal.

La multa

Daimler, BMW, Volkswagen, Audi y Porsche se aliaron para evitar la competencia. Durante cinco años (desde junio de 2009 y hasta octubre de 2014) celebraron reuniones técnicas periódicas para desarrollar de forma conjunta sistemas de Reducción Catalítica Selectiva (SCR). O lo que es lo mismo AdBlue: la urea líquida que se agrega al sistema de escape para convertir los óxidos de nitrógeno (NOx) en nitrógeno molecular (N2) y agua (H2O) reduciendo, así, las emisiones de los motores diésel.

Según lo establecido en Bruselas, el Grupo Volkswagen tendrá que pagar algo más de 502 millones de euros tras conseguir una reducción del 55% por aceptar el pago. BMW abonará casi 372 millones después de aplicarle un 10% de rebaja. Daimler, por su parte, se libra de una sanción de 727 millones de euros por revelar la existencia del cártel.

La colaboración de Daimler, BMW, Volkswagen, Audi y Porsche

La colaboración, por lo tanto, les salió mal. Las cinco marcas desarrollaron juntas una muy buena tecnología, pero al llegar a un entendimiento común para evitar la competencia sobre la eficacia del sistema SCR… infringieron las reglas de competencia.

Según el informe de la Comisión Europea, Daimler, BMW, Volkswagen, Audi y Porsche también acordaron el tamaño de los tanques de AdBlue y los períodos de tiempo entre recargas. Además, intercambiaron información confidencial sobre estos aspectos y sobre el consumo medio de AdBlue en los modelos del futuro.

Al mismo tiempo, sabían que inyectar más AdBlue podría conducir a un nivel menor de emisiones en determinadas condiciones de conducción y tenían la posibilidad de competir en este aspecto, pero decidieron pactar indicando que ninguno de ellos actuaría por encima del estándar mínimo exigido por la ley. Con esta conducta eliminaron la amenaza inherente de que sus competidores pudieran hacerlo mejor. Algo que promueve la innovación, garantiza un mejor funcionamiento del mercado y garantiza los mejores resultados posibles.

Las reacciones

Las reacciones de los protagonistas no se han hecho esperar. Volkswagen está considerando la posibilidad de emprender acciones legales alegando que la sanción sienta un precedente cuestionable: “La Comisión está entrando en un nuevo territorio judicial porque está tratando la cooperación técnica por primera vez como una violación antimonopolio”. Añade, además, que las multas se han establecido a pesar de que los clientes no han sufrido ningún daño.

BMW, por su parte, ha señalado que ha sido absuelta de toda sospecha de utilizar “dispositivos de desactivación” ilegales para engañar a las pruebas de emisiones: “Esto subraya que nunca ha habido ninguna acusación de manipulación ilegal de los sistemas de control de emisiones por parte de BMW Group”.