10 propósitos de año nuevo que todo petrolhead debería tener en cuenta

 |  @sergioalvarez88  | 

Ha comenzado un nuevo año, y es el momento de formular los clásicos propósitos de año nuevo. Los propósitos de año nuevo son un aburrimiento, admitámoslo. Todos queremos adelgazar, leer más libros o ahorrar más dinero. Deberíamos pedir a este 2017 más emociones, más pasión. Cumplir estos propósitos está de nuestra mano, y como sabemos que vives por y para los coches, os proponemos 10 propuestas alternativas para empezar este 2017 con mejor pie. Como diría cierto personaje televisivo, va a ser legendario.

1) Comprar un hierro viejo y restaurarlo

No tiene por qué ser un clásicos de los años 60 que lleva una década parado. Puede ser un Volkswagen Golf GTI de segunda generación, en funcionamiento, pero en busca de más cariño. Un coche “viejo” puede enseñarte mucho sobre mecánica, y es mucho más agradecido de lo que piensas. Además de devolverle sus prestaciones y porte originales, aprenderás otros intangibles, como buscar piezas en desguaces y ferias de clásicos, o involucrarte en comunidades online sobre el vehículo. Y recuerda, un clásico no tiene por qué vaciar tu cartera.

2) Conducir coches más divertidos

Tampoco des la espalda al apasionante mundo de las dos ruedas, pleno en sensaciones y emoción.

No te compres otro electrodoméstico de transporte: aún se venden coches lógicos para el día a día que compatibilizan placer de conducción con gastos contenidos y fiabilidad. En vez de ir todos los días a trabajar en tu Toyota Auris de segunda mano, usa de vez en cuando ese Mazda MX-5 que está cogiendo polvo en tu garaje. Pídele a tu amigo que te dé una vuelta en ese clásico que acaba de restaurar. Cómprate un GTI de los 90, cuya conducción y sensaciones te unirán mucho más a la carretera que cualquier vehículo actual.

3) Hacer algún curso de conducción

El conocimiento no ocupa lugar. Existe actualmente una oferta de decenas de cursos de conducción. Desde cursos básicos en los que se enseña a frenar correctamente y conocer los sistemas de seguridad del coche, a cursos de perfeccionamiento de técnicas de conducción deportiva. Por no hablar de las experiencias en circuito con deportivos de altos vuelos. O los track days, cuyo componente didáctico y recreacional no debemos subestimar. Además de divertidos, estos cursos te harán ser mejor conductor. Y eso es impagable.

4) Aprender a hacer drifting

Las calles y carreteras de nuestro país no son el lugar adecuado para practicar el drifting.

Puede que este propósito de año nuevo sea más personal, lo admito. Este año, me gustaría aprender a hacer drifting. Conozco la teoría, pero las calles y carreteras públicas no son el lugar para ponerla en práctica. Hay varias escuelas que enseñan esta divertida técnica de conducción, en la que se busca llevar completamente de lado a un coche de propulsión, jugando con su límite de adherencia, el acelerador y la transferencia de pesos. Lo más cercano a hacer bailar a un trozo de hierro y metal de 1,5 toneladas. Es apasionante.

5) Viajar a una de las mecas automovilísticas mundiales

2017 es un año en el que todo petrolhead debería hacer un peregrinaje. Un peregrinaje a mecas del automovilismo mundial. ¿Por qué no usar tus vacaciones para viajar a Nürburgring y darte unas vueltas en el mítico trazado? ¿O por qué no hacer lo propio en Spa-Francorchamps? También puede ser un buen año para irte de museos automovilísticos: un viaje de tres o cuatro días por Alemania puede dar mucho de sí. Puestos a soñar, pensemos en grandes roadtrips, como la Ruta 66 estadounidense o una ruta por los pasos alpinos.

6) Darle más cariño a tu coche

Tu coche se merece todo el cariño del mundo. Nunca escatimes en cuidados para tu máquina, y el tiempo te lo agradecerá.

Tu coche necesita más cariño en 2016. Si lo limpias con la frecuencia adecuada, ¿por qué no hacerle un pequeño detallado de vez en cuando? No juegues con su mantenimiento como los políticos hacen con sus promesas electorales. En vez de gastarte tanto dinero en copas, usa ese dinero para ponerle unos buenos neumáticos, o un aceite de alta calidad. Arregla ya ese ruidito que lleva meses dándote la tabarra. Hazle una descarbonización a su turbocompresor, soluciona ese pequeño goteo de aceite, renueva su suspensión.

Será un coche más seguro, más económico y más fiable. Es toda una inversión.

7) Correr las 24 Horas de Ascari

Los coches participantes deben tener al menos 20 años, y deben tener motores atmosféricos de gasolina.

¿Te gustaría vivir la emoción de una competición como las 24 Horas de Le Mans en primera persona? Nuestros amigos de 8000vueltas organizan en octubre las 24 Horas de Ascari. Una competición de resistencia cuyo coste de inscripción es de sólamente 1.900 euros para seis pilotos – o 2.000 euros para ocho pilotos. De carácter 100% amateur, muchos participantes ruedan con coches como BMW 318is E30 u Opel Astra GSi. Podrás rodar en el mejor circuito del país y exprimir al máximo tu vehículo, que debe tener al menos 20 años de edad. El ambiente es relajado y amistoso, y se derrocha compañerismo. Para pensarlo muy bien.

8) O un raid solidario

Si lo tuyo no son los circuitos de asfalto, hay muchas opciones disponibles. Por ejemplo, el Panda Raid, un raid por Marruecos a bordo de Fiat Panda clásicos. Una competición emocionante y solidaria en la que nuestros David Clavero y David G. Artés competirán este año. Otra opción es el ambicioso Mongol Rally, que ya implica cruzar medio mundo hasta la capital de Mongolia. Tu coche se quedará en Mongolia, eso sí. Si no quieres salir de nuestras fronteras, puedes optar por el sencillo Spain Classic Raid.

9) Aprender a “meter mano” a tu coche

En casi todas las ciudades hay boxes de taller en alquiler por horas, con herramientas y asesoramiento gratuitos.

Una de las grandes ventajas de Internet es la cantidad de información didáctica disponible. Canales como el de ChrisFix nos enseñan a mantener por nosotros mismos nuestro coche: cambiar el aceite, sustituir componentes como las pastillas de freno, descontaminar su pintura o aprender a usar herramientas básicas, como la llave dinamométrica. Es uno de los grandes miedos del petrolhead medio: meter mano en el coche y dejarlo peor de como estaba. Con práctica y pericia lo puedes vencer.

Pocas cosas más gratificantes hay que arreglar o mantener cosas por uno mismo. Sin olvidar el ahorro que conlleva.

10) Conducir más. Y mejor

No te quedes en casa las mañanas de domingo. Sal a conducir. Vete a explorar esa carretera de curvas de la que te han hablado, aunque tenga que recorrerte media Península Ibérica. El tiempo de disfrutar de tu coche es ahora, quién sabe qué nos deparará el futuro. ¿Restricciones a la circulación? ¿Más impuestos a los coches entrados en años? Olvídate de los políticos disfrutando de tu carretera favorita. Practica ese punta-tacón, memoriza esa secuencia de curvas, estira esa marcha más allá de las 7.000 rpm.

Vive.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Si eres un loco de Alfa Romeo quizá estés a tiempo de pedirle este reloj de Chronoswiss a los Reyes Magos

  • Lluc Aristondo Alzina

    Siiiiiiiiiiiiiiii a toooooodo. Solo hay algo que me lo impide: aún no tengo carnet :'(

  • Rotodos Shur

    Mucho pides tu pa lo pobres que somos

  • Issam

    Me apunto algunos puntos, por ejemplo al primero punto con un 205 junior del 94, y trato al coche como si fuese un hijo más así que cariño no le falta, lo de “meter mano” al coche estoy en ello, le he cambiado las suspensión delantera sin problemas, y conducir más y mejor se intenta una vez al mes en un carretera que es magnífica para exprimir chasis y motor –se puede ver en google maps/ youtube, de Tánger a Ceuta- es como una montaña rusa.
    El resto de puntos son difíciles de cumplir con mujer e hijos.

  • cristian delgado

    Con lo pobre que soy, los puntos sobre participar o tomar clases se salen de presupuesto, los puntos 1, 6 y 9 son un hecho; quitando lo tragón y poco mantenido por su anterior dueño, espero que el golf me de satisfacciones y no gastos.