Prueba del Jaguar F-TYPE de 4 cilindros y 300 CV: un motor digno, necesario, e interesante

 |  @davidvillarreal  | 

A estas alturas ya no debería sorprendernos que un deportivo como el Jaguar F-TYPE extienda su gama, de motores de seis y ocho cilindros, para acoger un nuevo motor con solo cuatro cilindros. Tampoco deberíamos rasgarnos las vestiduras. La decisión de Jaguar es a todas luces un movimiento inteligente, acorde con las necesidades del mercado, e incluso necesaria para abrir aún más el abanico de posibles competidores. Viajamos hasta Noruega para ofreceros una primera prueba del nuevo Range Rover Velar. Y allí también tuvimos ocasión de preparar esta primera prueba del nuevo Jaguar F-TYPE de cuatro cilindros, en la que hemos de resolver dudas muy importantes. ¿Es un motor de cuatro cilindros digno de un Jaguar F-TYPE? ¿Es un auténtico deportivo, o un deportivo descafeinado? ¿Cómo conseguirá insuflar vida y dar un buen empujón al Jaguar F-TYPE este nuevo motor?

Un motor que amplía las posibilidades del Jaguar F-TYPE

Si pensabas hacerte con un Jaguar F-TYPE, hasta ahora tenías que pensar en un presupuesto que superaba holgadamente los 70.000€, y los 80.000€ en el caso del descapotable, el Convertible. Dicen que las comparaciones son odiosas. Pero siempre vimos al Jaguar F-TYPE como un producto que, al menos en su gama de acceso, se situaba en un punto intermedio entre los Porsche 718 Cayman y 718 Boxster y el Porsche 911, aunque más cerca de este último.

La llegada de los motores de cuatro cilindros aproxima al Jaguar F-TYPE mucho más a los deportivos de motor central de Porsche. Y ya no solo hablamos de precio, sino también de rendimiento y dinámica, aún siendo conscientes de que el Jaguar recurre a una arquitectura diferente, con un motor que reposa sobre el tren delantero.

Hasta ahora para acceder a un Jaguar F-TYPE teníamos que desembolsar bastante más de 70.000€ para acceder al Coupé y de 80.000€ para acceder al Convertible

Un empujón comercial para el Jaguar F-TYPE

Con la llegada de este motor de cuatro cilindros y 300 CV de potencia, el Jaguar F-TYPE Coupé arranca en 63.500€ y cuenta de serie con cambio automático – una caja de convertidor de par originaria de ZF y con un rendimiento más que correcto. Hasta ahora, para optar a un Jaguar F-TYPE Coupé con motor de seis cilindros en uve y 340 CV de potencia teníamos que desembolsar 75.500€ con cambio manual y 75.950€ con cambio automático. La mínima diferencia entre el manual y el automático se debe, no obstante, a la naturaleza del Impuesto de Matriculación español. Mientras el primero está gravado con un 14,75%, el segundo hace lo propio en el 9,75%, situándose en el mismo tramo en el que por poco nos encontramos al cuatro cilindros.

Las excusas para escoger un V6, con una diferencia de precios en el entorno de los 12.000€, se agotan, y se limitan a cualidades de este último como su progresividad y el tacto de un V6 atmosférico, de los de antes, con la contundencia de un motor que está sobrealimentado por compresor. El rendimiento deja de ser una excusa cuando nos percatamos de que el cuatro cilindros de 300 CV acelera de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos, tan rápido como el V6 de 340 CV de potencia con cambio manual, y en cifras próximas a los 5,3 segundos del automático.

El Porsche 718 Cayman sigue estando en precios más asequibles, que arrancan por debajo de los 60.000€, mientras que el Porsche 718 Boxster se sitúa en el entorno de los 61.500€ y el Jaguar F-TYPE Convertible arranca en 71.100€.

Las excusas para escoger un V6 se agotan, y la diferencia de prestaciones no justificaría su precio, sino cualidades como el confort y la suavidad de un seis cilindros con rendimiento de turbo y tacto de atmosférico, por estar sobrealimentado por compresor

Nos gusta, y mucho, su progresividad

Nos quedaríamos con este cuatro cilindros por ser un motor contundente, pero sobre todo por el hecho de que Jaguar haya primado en su desarrollo cualidades como la respuesta o la progresividad, que sin llegar al tacto del V6 sobrealimentado por compresor, sí que son sorprendentes para un motor de cuatro cilindros en línea cuyas prestaciones son tan dependientes del turbo. Hablamos de un motor que de verdad ha sido concebido para un deportivo de gama alta, que se puede disfrutar apurando cada marcha y no se agota antes de las 6.000 rpm.

Por odiosas que sean las comparaciones, hemos de hacerlas. Y a nuestro juicio este motor no goza del tacto y la respuesta del nuevo bóxer de cuatro cilindros de Porsche, especialmente en su variante S de 350 CV de potencia. Lo que no quita que Jaguar haya hecho un trabajo excelente en la puesta a punto de este motor.

Este motor de cuatro cilindros ha sido diseñado para un deportivo de lujo y nos ha gustado por su progresividad y su capacidad de respuesta, sin demasiado retardo del turbo

Nos gusta, y mucho, que sea un motor con una buena respuesta

Para vencer al lag del turbo y ofrecer una respuesta inmediata, y un desarrollo progresivo en todo el rango de revoluciones, fabricantes como Porsche han optado por soluciones como el pre-acondicionamiento del turbo, que en su modo de conducción más deportivo mantiene la turbina girando y parte de los gases de escape llegando al turbo, incluso cuando levantamos el pie del acelerador.

Desde Jaguar nos aseguraban que uno de los aspectos que más habían trabajado en este motor había sido precisamente el de la respuesta. Su solución es probablemente la más socorrida. Jaguar recurre a un sistema de doble turbo, con un colector de escape integrado en la culata, acortando el recorrido de los gases de escape, y optando por un sistema de turbos de doble entrada y en paralelo.

Es un cuatro cilindros, pero suena a Jaguar

Otro de los aspectos que más se ha trabajado en el Jaguar F-TYPE de cuatro cilindros ha sido el de su sonido. Jaguar nos confesaba que, de nuevo, esta ha sido una de sus prioridades. Ni que decir tiene que este deportivo no va a sonar como sus hermanos de seis y ocho cilindros, pero sí nos encontramos con un sonido afilado y evocador cuando estiramos cada marcha. El F-TYPE de cuatro cilindros cuenta con un sistema de escape con válvulas que pueden accionarse desde un botón en la consola central, de manera que el escape nos corresponde con el clásico petardeo, con detonaciones que nos agradan sin llegar a resultar demasiado macarras, especialmente al cambiar de marcha o al reducir cuando nos aproximamos a una curva.

Jaguar también ha trabajado mucho, y se nota, dos aspectos tan importantes para que este cuatro cilindros no desmerezca la experiencia del F-TYPE con motores V6 y V8 como la respuesta y el sonido

El Jaguar F-TYPE más ágil de la gama

En este artículo ya habréis visto que el motor de cuatro cilindros es una alternativa más que razonable para el V6 a la hora de escoger un Jaguar F-TYPE. Pero más allá de todo lo que os hemos contado, esta versión aún se guardaba un importante as en la manga.

Desde Jaguar también nos aseguraban que, más allá de su tacto y del sonido del motor, otra de las prioridades en el desarrollo del Jaguar F-TYPE de cuatro cilindros pasaba por la puesta a punto del chasis. Y esa ha sido otra de las sorpresas más agradables de este coche, la certeza de que estamos ante el Jaguar F-TYPE más ágil, con diferencia.

El Jaguar F-TYPE cuenta con una arquitectura en la que su motor reposa sobre el eje delantero y eso era un handicap a la hora de medirse con sus rivales de Stuttgart, ya fueran los de motor central, o los de motor trasero, especialmente cuando hablamos del F-TYPE en sus versiones equipadas con motor V8. Con 52 kilogramos menos, que en su mayoría han aliviado el eje delantero, este Jaguar F-TYPE es más ágil y sencillo de conducir que nunca. Y eso se percibe desde que comienzas a negociar curvas, hasta que tienes que lidiar con cambios de dirección muy rápidos. El Jaguar F-TYPE de cuatro cilindros goza de una puesta a punto propia de todo el chasis en su conjunto, y especialmente del tarado de los amortiguadores, y esa, de nuevo, ha sido otra de las prioridades de Jaguar en su desarrollo.

Para concluir, y para resolver las dudas que teníamos antes de ponernos al volante del Jaguar F-TYPE de cuatro cilindros, hemos de decir que no estamos ni mucho menos ante un deportivo descafeinado, sino ante el F-TYPE que siempre quisimos ver en el catálogo de Jaguar, y hasta ahora no había sido posible. Estamos sin duda antes una de las alternativas más recomendables de la gama F-TYPE, salvo que no veamos más allá del confort y el tacto de un buen V6, que siempre es una apuesta segura; o quieras hallar en él la contundencia y la brutalidad de un V8, con una filosofía más propia de un muscle car estadounidense, que de un deportivo europeo. El motor de cuatro cilindros es una solución más que digna para el deportivo de referencia de Jaguar.

Estamos también ante el Jaguar F-TYPE más ágil y manejable, pero por desgracia, y si esa fuera nuestra máxima prioridad, nosotros seguiríamos pensando en sus rivales de Stuttgart, en el Porsche 718 Boxster y el Porsche 718 Cayman, que con su motor central siempre van a jugar con una ventaja al enfrentarse con un F-TYPE.

Por otro lado, el Jaguar F-TYPE sigue siendo uno de los deportivos más bellos del mercado, con perdón del apunte altamente subjetivo. Sigue siendo, por otro lado, un deportivo exclusivo, con el que no te cruzarás a diario por la calle. Pero lo mejor de todo, y la razón por la cual hemos de congratularnos de la llegada de esta nueva versión de acceso, es que ya no será necesario desembolsar un dineral para tener un F-TYPE nuevo en tu garaje.

Y es que por 63.500€, el precio de un Porsche 718 Cayman con cambio PDK y algún extra, puede ser tuyo un F-TYPE.

Lee a continuación: El downsizing según Jaguar: 4 cilindros y 300 CV para Jaguar XE, XF y F-PACE

Solicita tu oferta desde 71.100 €
  • Franci_ss

    Precioso, quien tuviese dinero para poder ir al concesionario a por uno. Casi que me gusta mas que el porsche

  • Cristian

    La cuestion es, me compro un deportivo VX o me compro un coche bonito 4cilindros en linea

  • GTR43V3R

    Me parece que no he visto la cilindrada, pero da igual, para eso está la competencia.
    Buen trabajo !