Probamos el Honda Jazz 2018 1.5 i-VTEC 130 CV: ¿qué hace un motor como tú en un coche como este?

Una combinación peculiar de motor y formato que resulta difícil de entender frente a su hermano pequeño de 102 CV
 |  @davidgartes  | 

Hemos probado el Honda Jazz 2018 en su nueva versión 1.5 i-VTEC de 130 CV, un motor que se estrena en este discreto restyling para el pequeño monovolumen de Honda. Esta nueva versión tope de gama ya está disponible por 20.700 € sin descuentos (+1.000 € con cambio automático), ofreciendo un enorme espacio interior, una gran versatilidad gracias a sus asientos traseros “mágicos”, pero al mismo tiempo una combinación de motor y suspensiones que no parece tener mucho sentido en un coche como este.


Sensaciones generales del Honda Jazz 2018

El restyling del Honda Jazz ha sido sutil, hasta el punto de que es difícil distinguirlo de la anterior versión. Como es un coche que se ve poco, realmente no parece que sea este un grave problema.

La gran virtud del Jazz es el aprovechamiento y versatilidad interior

La sensación general del coche es que ha sido concienzudamente diseñado para sacar hasta el último mm3 de capacidad interior en un envase compacto y práctico a más no poder y en ese sentido el coche es recomendable como compra racional.

Dicho esto, si vamos un poco más allá y nos fijamos en los detalles, la percepción del interior es algo pobre, con plásticos sencillos, un sonido de puertas algo seco y un tacto general de cochecito urbano, práctico y aparentemente muy económico.

Los sistemas de seguridad son muy completos y justifican en parte su elevado precio

Cabe decir muy en su favor que incorpora un equipamiento de seguridad muy completo, que incluye frenada autónoma de emergencia a baja velodidad, avisador de colisión, reconocimiento de señales de tráfico, limitador inteligente de velocidad, alerta de cambio involuntario de carril y el sistema de luces de carretera automáticas

Y con esto llegamos al precio, y vemos que el más económico de la gama parte de los 16.800 € sin descuentos para el básico 1.3 i-VTEC de 102 CV, mientras que la unidad probada con motor de 130 CV se va a 20.700 €, unos precios varios miles de euros superiores a coches equivalentes en filosofía y calidad percibida, aunque tal vez no en espacio interior.

La percepción de calidad no termina de ser acorde con unos precios muy superiores a sus rivales

El nuevo Jazz 2018 es un coche caro, pero la percepción al volante creo que está un punto por debajo de ese precio.


El nuevo motor 1.5 i-VTEC aplicado al Jazz

El Honda Jazz es un coche urbano, tranquillo, para llevar a los niños al cole, llenarlo de bolsas en el hipermercado y viajar sin complejos a IKEA. Cuenta con un gran maletero de 354 litros, a la altura de un Volkswagen Golf, y con los asientos plegados se convierte en un pequeño furgón, lo cual es excelente.

La versión de 130 CV añade unas prestaciones que no casan con la filosofía del modelo

A partir de ahí, ¿tiene sentido un motor de 130 CV?

Para empezar, el Jazz cuenta con un aislamiento acústico bastante limitado, con lo cual el sonido del motor entra en el habitáculo y se hace molesto al pisar el acelerador a cualquier régimen. Contrariamente a la tradición de Honda de afinar los escapes hasta que suenen como un instrumento musical, en este caso el motor suena bastante mal y anima entre poco y nada a estirarlo.

Las suspensiones firmes hacen que el coche sea incómodo, sin lograr un tacto deportivo

Por otro lado, el incremento de potencia ha obligado a utilizar unas suspensiones muy firmes, con lo cual el coche se hace incómodo, transmite mucho cualquier irregularidad y tampoco termina de ser un coche con tacto o filosofía deportiva. Simplemente es duro de suspensiones.

Con todos estos ingredientes, al volante tenemos la sensación de que siempre vamos en una marcha demasiado corta debido al sonido, percibiremos cada junta del asfalto, y tendremos un montón de potencia no utilizada (hace el 0-100 en 8,7 segundos) porque ni el coche lo pide, ni el tacto de dirección y chasis nos anima a una conducción decidida.

El 1.3 i-VTEC de 102 CV parece una elección más razonable que su hermano más potente

Todo esto nos devuelve al Honda Jazz básico, el 1.3 i-VTEC de 102 CV, que nos va a salir más barato y consumirá un litro menos cada 100 km adaptándose mucho mejor a la filosofía del coche.

Conclusiones sobre el Honda Jazz 2018

El Honda Jazz es un coche de nicho, no es un utilitario cualquiera. Su formato monovolumen lo convierte en un coche inmenso y versátil por dentro, muy bien pensado para aprovechar el espacio, y recomendable para clientes que valoren por encima de todo esta combinación de pequeño por fuera y grande por dentro.

Pagamos un alto precio por la fiabilidad de la marca, pero al volante no es fácil de justificar

A partir de aquí, ni la calidad percibida ni el tacto de conducción creo que estén a la altura de un precio que refleja más la solidez y fiabilidad de la marca que las sensaciones del coche en sí.

Por último, si alguna versión se aleja más que ninguna de mi lógica de compra sería este nuevo 1.5 i-VTEC de 130 CV, que aporta una reducción del confort y un incremento del consumo que no creo que compense con ese plus de potencia en un coche de vocación urbana como este.

La versión de 130 CV compite en precio con coches mucho más grandes y como coche urbano, con el motor básico iremos sobrados

Finalmente, si lo que buscas es un coche familiar para viajar de verdad, con 20.700 € te puedes comprar bastantes coches de una categoría superior que dan mucha más sensación de solidez y espacio, aunque ocuparán algo más a la hora de aparcar.

Puedes consultar en nuestra guía todos los rivales del Honda Jazz.

Lee a continuación: Honda Jazz 2018: un nuevo 1.5 i- VTEC de 130 CV y una actualización estética para el benjamín de Honda

Versátil y amplio, es una alternativa diferenciada en el segmento B. Sólo puede ir equipado con un motor de gasolina con 102 CV que gasta muy poco.

  • Javier Cruz Carmona

    Para cuándo un segmento b de los de verdad,a lo ibiza,fiesta,polo,etc,por favor HONDA,,deja de hacer el ganso,hazlo en Japón,Pero aquí no.

  • Manolito Gafotas

    Q curioso q esta página diga todo lo contrario q la mayoria envió q se refiere a sonido mecánico y en sentido negativo. Seguro q si tuviera 3 cámaras, dos radares, luces ledes interiores parpadeando y una pantalla de 32″ les emocionaria….
    http://www.caranddriver.es/pruebas/honda-jazz-2018-prueba

  • Siro

    Le dan caña por todos los lados… caro, sin sentido, mal acabado…. pero debe ser un buen pepino.

Versátil y amplio, es una alternativa diferenciada en el segmento B. Sólo puede ir equipado con un motor de gasolina con 102 CV que gasta muy poco.