CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

10 MIN

Prueba del Lamborghini Urus Performante: desprecio a las leyes de la física (+vídeo)

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 19 Oct 2022
Lamborghini Urus Performante Circuito Sergio P
Lamborghini Urus Performante Circuito Sergio P

Mi compañero y amigo Juanma probó hace muy poco el Lamborghini Urus en el canal de Diariomotor. El super SUV italiano le convenció, pero algo me dice que su carácter polivalente no logró satisfacer sus expectativas, especialmente en comparación con los radicales supercoches de la marca. Pero Lamborghini tiene una segunda oportunidad en el nuevo Urus Performante. Y creo que hay motivos para estar emocionados: su apellido lo comparte uno de los Huracán más radicales, ha adelgazado 47 kilos y es 16 CV más potente, es aun más llamativo y Lamborghini quiere que lo pilotemos a fuego en el circuito italiano de Vallelunga, tanto dentro... como fuera del asfalto.

Antes de nada, los que me conocéis sabéis que no soy el mayor amante de los SUV. Y los SUV deportivos me parecen contradictorios: aunque son cada vez más rápidos y más potentes, son muy pesados, son altos y son muy caros. Pero es imposible negar que son muy populares. Os voy a hacer un spoiler antes de que arranque esta prueba: no esperaba era que una "tanqueta" de cinco metros y 2,2 toneladas se pudiera mover de esta manera. Antes de entrar en harina, veamos en qué cambia el Urus Performante con respecto al Urus que ya conocemos. Aunque no lo parezca, cambia más de lo que parece, y sus cambios tienen como objetivo convertirlo en un vehículo más deportivo.

Citius, altius, fortius

Si el Lamborghini Urus os parecía agresivo y musculoso, preparaos, porque el Urus Performante es aun mas bestia. Pero su aspecto rabioso y enfadado no es casual: responde a los profundos cambios aerodinámicos que recibe el super SUV y además, esconde una dieta de adelgazamiento que reduce el peso final del conjunto en 47 kilos. En el frontal encontramos un capó de fibra de carbono, que mejora la carga aerodinámica y ayuda a evacuar al exterior el aire caliente procedente del motor. El paragolpes frontal canaliza más aire para refrigerar el enorme equipo de frenado. La fibra de carbono está también presente en detalles del frontal, los pasos de rueda e incluso las taloneras.

El techo también puede ser de fibra de carbono. Aunque es opcional, es un extra compartido con el Huracán Performante y con coches tan hardcore como los Super Trofeo de competición.

Las llantas pueden tener ahora hasta 23 pulgadas, pero la gran novedad es que pueden montar neumáticos Pirelli P Zero Trofeo R. Sí, semi-slicks. Es la primera que se desarrolla un neumático así para un SUV. El conjunto de llanta y neumático, incluyendo tornillería de titanio, reduce el peso final en 6,3 kilos más. En la zaga tenemos un alerón trasero aun más llamativo, también de fibra de carbono y que aumenta un 38% la carga aerodinámica trasera. En conjunto, todos los componentes de fibra de carbono reducen el peso en 7,3 kilos. El último ingrediente de esta dieta de 47 kilos es el escape de titanio Akrapoviç. Un escape que no solo reduce peso, si no que eleva el placer auditivo en varios enteros. Eso sí, puede que a tus vecinos no les entusiasme.

101
FOTOS

Probando un SUV... en circuito

La dieta del Urus Performante deja su peso en vacío en 2.150 kilos. Sí, es un 120% más pesado que un Mazda MX-5, pero al César lo que es del César: es el SUV deportivo más ligero de su categoría, en la que sigue habiendo una epidemia de sobrepeso. Aun así, me resulta increíble la capacidad del ser humano para transformar la dinámica de un coche, a priori, tan poco apto para un tramo o un circuito, en una máquina sorprendentemente efectiva. Debe ser brujería. Es esta brujería oscura cocinada en Santa Ágata la que parece ayudarle a doblar las leyes de la física a su voluntad.

En el arsenal técnico de este toro tenemos barras estabilizadoras activas y un eje trasero directriz, que modifica de forma virtual la distancia entre ejes del coche. Pero esto ya lo teníamos en el Urus a secas. El mayor cambio sufrido por el Urus Performante a nivel técnico es que se prescinde de la suspensión neumática y se instala una suspensión adaptativa con muelles de acero más rígidos y cortos, que reducen en 20 mm la altura del coche. Además, el ancho de vías aumenta en 16 mm delante y 8 mm de forma respectiva. Perdemos algo de confort en carretera abierta y los baches y badenes son más molestos, pero no deja de ser un coche que puede ser cómodo, y con el que se puede viajar sin problema alguno.

El tarado de su diferencial Torsen central se ha modificado en busca de un comportamiento aun más dinámico.

No debemos olvidar que el Urus Performante sigue siendo un SUV, y por tanto, su posición de conducción es elevada. Los asientos de este Urus Performante no cambian, pero su tapizado de piel vuelta con formas hexagonales, sus cinturones de color amarillo y la fibra de carbono presente en su salpicadero nos ofrecen una atmósfera mucho mas racing. Y no solo es postureo, los materiales elegidos para el interior del coche reducen su peso final en 5 kilos. El mimo en la terminación y ajuste es excepcional y su atmósfera es más Lamborghini, al menos, si no nos fijamos demasiado en algunos mandos, que siguen siendo de origen claramente Audi.

El motor V8 biturbo de 4,0 litros que anima a este super SUV pasa a desarrollar 666 CV, 16 CV más que antes, manteniendo intactos sus 850 Nm de par motor máximo y su cambio automático de convertidor de par y ocho relaciones. Eso sí, el desarrollo final de sus diferenciales se acorta ligeramente, en busca de una mayor aceleración y respuesta. El resultado es un 0 a 100 km/h que se reduce hasta los 3,3 segundos desde los 3,6 segundos. El Performante es 0,2 segundos más rápido que el Urus S y 0,3 segundos más rápido que el Urus "a secas". Su velocidad punta es de unos bestiales 306 km/h.

Su cifra de potencia no es ninguna referencia demoniaca. Es casual y es el máximo de potencia que han podido extraer del V8 biturbo hasta la fecha.

Aunque en carretera abierta ya se podrían apreciar los mimbres de los que está hecho este Urus Performante, solo en circuito podremos sacar partido a sus prestaciones sin miedo a perder el carnet o ponernos en peligro. Y por eso estamos el mítico Autódromo di Vallelunga, un circuito de los de antes, muy divertido y muy rápido, donde por cierto, hace meses pude probar la gama GTS de Porsche. En conducción en circuito ignoramos los modos Strada y Sport, usando únicamente el modo Corsa, que pone al arsenal nuclear del Urus en alerta máxima. Todo sucede de forma más directa e instantánea: el motor responde de forma más directa y ruge como un demonio.

La violencia mecánica es especialmente notable en los cambios de marcha, con sacudidas violentas y muy rápidas. En un Lamborghini no queremos suavidad ni paños calientes, y el modo Corsa es donde realmente sale a relucir el carácter de este toro de asfalto. Noto que el coche vira realmente plano y que no se comporta como lo haría un coche de sus gigantescas dimensiones y de 2,2 toneladas. No es grácil como un MX-5, y lógicamente sus inercias están presentes, pero saca matrícula de honor en camuflar su peso y alterar nuestras expectativas. Los semi-slicks realmente mejoran el paso por curva de forma considerable, y aunque Lamborghini afirma que tienen un buen comportamiento en mojado, siento que el propio concepto de semi-slicks para super-SUV es contradictorio... es, quizá, como matar moscas a cañonazos.

A la frenada de la recta trasera en Vallelunga llegábamos a 230 km/h en un Porsche 911 GTS. En el Urus Performante, lo hicimos a 227 km/h.

En la recta trasera de Vallelunga, a cuya frenada llegamos a casi 230 km/h, la efectividad de los frenos carbonocerámicos de 440 mm - los más grandes del mercado - es brutal, al igual que su resistencia a la fatiga tras varios stints en circuito. Es impresionante cómo el coche se inscribe en esta curva tan cerrada despreciando las leyes de la física. En estas curvas lentas se nota que la dirección frontal del coche ha mejorado: es más directa y a su peso se une una buena retroalimentación. Es también en curvas lentas donde realmente se nota el trabajo de los diferenciales activos y el eje trasero directriz, casi parece que estamos conduciendo un coche mucho más compacto.

Al mismo tiempo, el sistema de tracción total permite abrir gas mucho antes de tiempo con respecto a un vehículo de dos ruedas motrices. ¿Me estoy divirtiendo en un circuito en un SUV? Mentiría si dijera que no. ¿Lo prefiero a un deportivo o un superdeportivo? Mentiría si dijera que sí. Eso sí, para los amantes del drifting... no esperéis deslizamientos llamativos o sobrevirajes salvajes con el calzado de este coche en seco... ¿O sí?

De rallye con un Lamborghini

Lo que no os había contado hasta ahora es que este Urus Performante estrena un modo de conducción llamado Rally. Sustituye a los modos de Arena, Tierra y Nieve, que tenemos en el Urus S - cuya suspensión neumática sí es regulable en altura - y está pensado para poder hacer cosas "perversas" en una pista deslizante. Este modo de conducción manda más potencia al tren trasero y relaja en gran medida los controles electrónicos. Además, la suspensión se ablanda para digerir mejor los firmes irregulares. Con una tracción total tan efectiva, y una niñera electrónica que no dejará que nos metamos en demasiados problemas, cualquier muñones podría sentirse todo un Ari Vatanen.

Al límite, los controles entran suavamente en funcionamiento para evitar que deslicemos en exceso y nos metamos en apuros.

Además, si nos sentimos especialmente aventureros y sabemos lo que estamos haciendo, podemos desactivar completamente todos los controles electrónicos para controlar el coche más directamente. Esto es divertidísimo, y por fortuna, en el vídeo que hemos grabado se aprecien las cruzadas escandalosas que estamos logrando sin esfuerzo.

Conclusiones: ¿tiene sentido el Lamborghini Urus Performante?

Los SUV siguen sin gustarme. Pero tengo que admitir que no creía materialmente posible, en un coche así, lo que el Lamborghini Urus Performante me ha demostrado en Vallelunga: su efectividad, prestaciones y sensaciones que nos aporta están fuera de toda cuestión. Sigo pensando que este coche no debería existir, pero el mercado manda y para Lamborghini ha sido un enorme revulsivo comercial, por tanto, su existencia está más que justificada. Aunque no sé cuantos de sus clientes harán lo que hoy hemos hecho - tanto dentro como fuera del asfalto - reconozco que este Urus Performante sí se siente más cercano al ideal radical, excesivo y egoísta al que Lamborghini nos tiene acostumbrados.

Por otra parte, no deja de ser la evolución lógica de un coche que ya lleva cuatro años en el mercado, cuyos rivales se han puesto las pilas en cuanto a deportividad respecta. Su receta se ha mostrado muy acertada, y los Porsche Cayenne Turbo GT y el Aston Martin DBX 707 son la prueba de ello. Tampoco debemos olvidar que estamos en un segmento abocado a la electrificación de forma casi inmediata, por lo que estamos ante un canto de cisne antes de la llegada de los híbridos enchufables, que llegarán en pocos años a la gama Urus. Aunque se ha radicalizado, es un prodigio técnico y es posiblemente es el producto más completo de la marca, te voy a lanzar una pregunta: ¿es este el Lamborghini que te gustaría tener en tu garaje?

Personalmente, preferiría comprarme un Lamborghini Huracán STO o un Lamborghini Aventador Ultimae, y disfrutar de sus prodigiosos motores atmosféricos. Al menos, hasta que me despierto del sueño, y recuerdo que mi cuenta corriente no tiene seis o siete cifras. Con todo, una cosa me queda muy clara: el Urus Performante sube el listón bajo el que se mide a un SUV deportivo.

101
FOTOS

Vídeo destacado del Lamborghini Urus