El día que, pese a no estar previsto, probé un Porsche 911 manual con 7 marchas

 |  @HerraizM  | 

En los últimos años he tenido la fortuna de haber podido conducir un buen puñado de Porsche, de todas las formas y tamaños, versiones especiales, versiones básicas, que si el Porsche Cayenne, que si el Porsche Macan o el Porsche Panamera, que si el Porsche 911 GTS, que si los nuevos Porsche 911 con motores turbo, la llegada de los 718… pero de todos ellos, sólo dos han sido manuales. Sólo dos. Uno fue el Porsche Cayman GT4. Una maravilla que pasará a la historia del automovilismo. Otro… otro fue un Porsche 911 (991.2) que no estaba en los planes…

“Lo siento, esa unidad no es para tu mercado…”

Ocurrió en Tenerife, hace ya casi un año, durante la puesta de largo a los medios del nuevo Porsche 911, ahora equipado con los nuevos propulsores turbo, los nuevos bloques de 6 cilindros y 3 litros con un sistema biturbo encargados de sustituir a los bloques atmosféricos de 3.6 litros. Ya sabes, más potencia, más par, menos consumos y un montón de novedades de equipamiento como el nuevo volante con selectores de modos de conducción, el eje trasero direccional o el necesario sistema multimedia de nueva factura. Pero volvamos a ese encuentro con el Porsche 911 manual…

Era la segunda jornada de la presentación, a pocas horas de hecho de coger el vuelo que nos devolvería a Madrid. Porsche había reservado una larga explanada en el puerto de Santa Cruz de Tenerife donde dimos buena cuenta del Launch Control y el nuevo eje trasero direccional además de disponer de un buffet donde comeríamos antes de embarcar.

Tras sentenciar rápidamente un par de platos se me ocurrió ocupar la hora de margen que teníamos con unas fotos rápidas, eso sí, quería que el protagonista fuera una unidad con el bonito tono “Miami Blue”, un azul que no le podía sentar mejor 911. Para mi fortuna sólo quedaba disponible una unidad con este color, una unidad con cambio manual.

“Lo siento, escoge otra unidad mejor, ¿no te vale en otro color? El Porsche 911 con cambio manual no es una prioridad para tu mercado” …

¿Cómo? Sí, me quede con el gesto un tanto torcido tras escuchar las palabras del staff internacional de Porsche. Estamos en una presentación internacional y es habitual eso de que ciertas unidades cuenten con una configuración más afín a lo que suelen demandar los clientes de los diferentes países n los que se va a comercializar pero… ¿el cliente español no demanda un 911 manual? Desde luego parece que no, lo entiendo también si tenemos en cuenta lo bien que va el cambio PDK.

Por fortuna y no sin insistir, el equipo alemán de Porsche me dejó las llaves de la unidad manual. Mi primer Porsche 911 manual sí y quizá, si tenemos en cuenta el sino del automovilismo, el último que pruebe con este cambio.

¡Ah! Por cierto. No os lo he dicho. No os lo he recordado. El cambio manual del Porsche 911 es de 7 velocidades, ¿cómo será eso de un Porsche 911 manual?¿Cómo será eso de un cambio manual de 7 velocidades? Hora de descubrirlo.

El Miami Blue hace que mi unidad destaque entre todas. Presiono el mando, abro el maletero para guardar la bolsa con la cámara, introduzco la llave, suena la bien trabajada melodía de estos nuevos motores biturbo y… guau, piso el embrague de un 911.

Llevo la palanca hasta mí, inserto primera. Un suave “clank”. Levanto poco a poco el pie del embrague, comienzo a acariciar el acelerador. “Grooooo”. Planto la segunda.

Mi pequeña ruta con el Porsche 911 manual me lleva hasta unos muelles cercanos. Unos muelles en los que pretendo hacer las fotos, a pesar de la luz, a pesar del poco tiempo. Punto muerto, miro la palanca. Todo ha sido más natural, menos místico de lo que me esperaba.

¿Qué cómo va un Porsche 911 manual? No os voy a sorprender, va como esperas que vaya un Porsche 911 manual.

El tacto del cambio, el tacto del embrague, esta tarado a la perfección, confortable, bien guiado, con los recorridos cortos y con una agradable dureza. Cada transición de marchas se solventa como si en tu garaje hubiera habido siempre un Porsche 911 manual y ¿eso de estirar la mano hasta casi tocar la pierna de nuestro acompañante mientras insertamos la séptima marcha? La primera vez si te llama un poco la atención, la segunda sigues un tanto extrañado y en la tercera vez sigue en tu cabeza un “leñe, acabo de meter séptima” para acto seguido pasar a ser un proceso totalmente normalizado con el que circular cómodamente por autopista.

Por supuesto en el caso del Porsche Cayman GT4 la transmisión manual se comporta de un modo mucho más radical, con recorridos más duros, con un embrague más difícil (quizá más castigado), con transiciones menos aisladas

El reloj parece estar devorando los minutos. Tengo que apresurarme para devolverle el coche a la gente de Porsche y recoger el resto de mis cosas antes de dirigirnos al aeropuerto.

No, no me ha sorprendido conducir un 911 con el cambio manual, ha ido tal y como esperaba que fuera, bien, genial, todo en su sitio y con el tacto exquisito de la marca. Sin duda la eficacia del cambio automático PDK es intachable, es rapidísimo, es, hablando mal, la leche…

Pero mi 911 seguiría siendo manual…

Manual y pintado en Miami Blue.

Conoce todas las impresiones del Porsche 911 991.2…

Si quieres conocer todos los detalles de nuestra prueba del Porsche 911 991.2 no te pierdas el siguiente artículo “Porsche 911 (2016) a prueba: hora de vernos las caras con los nuevos motores turbo“.

Lee a continuación: Abarth 595 Competizione, a prueba: ¿la hormiga atómica? ¿o sólo un Fiat 500 con esteroides?

Ver todos los comentarios 1
  • Leonmafioso

    Es una pena que vayan desapareciendo los vehículos manuales pero por otro lado la eficiencia demanda ciertos sacrificios en pro de un futuro menos contaminante.