Rolls-Royce Phantom V de 1961, el primer eléctrico de la marca de la mano del especialista británico Lunaz

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Rolls Royce Electrico Lunaz 03

Lunaz es una pequeña compañía inglesa que surge de la pasión por los coches y lo que ellos representan de su fundador, David Lorenz, la cual se dedica a electrificar y restaurar clásicos británicos de Jaguar o Bentley, y que ha anunciado que acaba de crear el primer Rolls-Royce eléctrico, un Phantom V de 1961, dentro de una limitada serie de 30 unidades.

El Rolls-Royce Phantom V de 1961 es el primer eléctrico de la firma británica gracias al trabajo de Lunaz

Lunaz, o cómo conseguir un eléctrico nuevo en un envoltorio clásico

Cuando un coche sale de la sede de Lunaz en Silverstone en realidad estamos ante un vehículo eléctrico que puede considerarse nuevo dado al nivel de detalle al que llega su restauración, con toda la tecnología que cabría esperar en pleno 2020 envuelta en una carrocería clásica de hace 50 años. Según Lorenz, la transformación de esos coches se basan en tres pilares, la usabilidad, la fiabilidad y la sotenibilidad, siendo su objetivo que podamos disfrutar a diario de esos clásicos tanto hoy, como dentro de treinta años.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Who can guess how many hours goes into each Lunaz production? #LunazDesign #Jaguar #XK120 #ClassicCar #ElectricCar #HandMade #Blacklist

Una publicación compartida de LUNAZ (@lunazdesign) el

Así pues, cuando un coche llega a sus instalaciones lo primero que hacen es someterlo a una exhaustiva inspección para valorar su estado y cómo acometer el proyecto, para acto seguido extraer su motor y caja de cambios. A continuación es desmontado al completo, literalmente, escaneando en 3D los componentes clave de su carrocería para facilitar y optimizar el proceso de ingeniería en la elaboración del nuevo tren eléctrico, elementos de suspensión, soportes o cualquier otro aspecto. En ese momento, con la carrocería al desnudo, es pintado a mano y su interior rehecho por artesanos de la compañía utilizando, como es de esperar, materiales de primerísima calidad. Es en este procedo de re-fabricación cuando se incorpora los últimos avances tecnológicos de manera totalmente integrada, sin alterar su aspecto clásico, como por ejemplo los últimos sistemas multimedia con todo tipo de conexiones o asientos climatizados.

Sólo 30 unidades de los Rolls-Royce Phantom V y Silver Cloud eléctricos

En cuanto a la noticia que nos ocupa, Lunaz ha convertido un Rolls-Royce Phantom V en el primer eléctrico de la marca, comunicando que solo realizará un total de 30 transformaciones disponibles para ese modelo y para el Silver Cloud, las cuales están reservadas sólo para clientes que ya cuenten con un vehículo eléctrico con su sello, partiendo desde las 500.000 libras (555.000 €) en el Phantom y desde las 350.000 libras (390.000 €) en el Silver Cloud.

En el exterior del Phantom que nos acompaña podemos apreciar un trabajo de pintura en dos tonalidades de gris, Midland Grey para la parte superior y Cinereous Grey en la inferior, que se funden en una línea de cintura adornada con un embellecedor cromado, sin que ningún elemento, más allá de la ausencia de tubos de escape, nos delate que estamos ante una versión electrificada. El interior nos recibe con un tapizado en cuero beige realizado a mano y acompañado de una moqueta de alpaca junto con las molduras originales de madera que han sido convenientemente restauradas y barnizadas. Además, estamos ante la versión de ocho plazas, tres en la fila delantera, una amplia banqueta trasera con la misma capacidad, y dos pequeños asientos auxiliares plegables a contramarcha junto la mampara de madera divisoria.

Sin embargo, son algunos detalles como el teléfono original de baquelita, actualizado a la actual tecnología móvil y encriptado, las dos pantallas escondidas tras sendas mesitas de las plazas traseras o los pequeños adornos en oro rosa los que marcan la diferencia en esta conversión.

Finalmente, Lunaz solo ha indicado que contará con el mismo tren motriz que usa habitualmente, lo cual no es mala noticia, puesto que el encargado de su desarrollo es Jon Hilton, un ingeniero que estuvo trabajando en Renault F1 con Fernando Alonso y en la división de motores para helicópteros de la propia Rolls-Royce, y que los 120 kWh de sus baterías le proporcionarán una autonomía de aproximadamente 300 millas (480 km).

Lee a continuación: Ni difícil, ni caro: así se cambia el aceite de un Rolls-Royce Phantom

Toda la información que necesitas sobre el modelo Rolls-Royce Phantom: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

Ver todos los comentarios 1