CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

4 MIN

Sin AdBlue, tu diésel deja de funcionar: el temor a una escasez de suministro

David Villarreal | @davidvillarreal | 11 Nov 2021
Consumo Adblue Ciudad
Consumo Adblue Ciudad

El temor a una posible escasez de AdBlue sigue creciendo en Europa. A día de hoy, el suministro de AdBlue no se ha interrumpido, ni parece que esa situación vaya a darse en el corto plazo. Pero sí es cierto que la paralización de algunas plantas productoras de AdBlue, y la reducción de la producción, se está traduciendo en incremento de precios y en un aumento de la tensión, especialmente entre los transportistas, en países como Italia o Alemania.

Sin Adblue, los diésel modernos dejan de funcionar. Y ese es el mayor temor de los transportistas que en Europa ya están alertando de las consecuencias que podría tener una escasez de suministro de AdBlue, pidiendo a las autoridades que aseguren el suministro.

Los transportistas alertan de la amenaza que se cierne sobre el suministro de AdBlue, por la reducción de producción en Europa que ya se está traduciendo en un alza de los precios

El precio del gas afecta a la producción de AdBlue

Como os venimos contando en las últimas semanas, el aumento del coste del gas ha desencadenado un problema que afecta al suministro de AdBlue. Algunos productores han iniciado paros en sus plantas de AdBlue, así como reducciones en la producción, para tratar de minimizar las consecuencias que para su negocio está teniendo el aumento del coste del gas.

La producción de AdBlue depende del suministro de gas. El AdBlue es una solución acuosa de urea, que se produce a partir del amoniaco y el dióxido de carbono presente en el gas. La producción de AdBlue suele llevarse a cabo junto con la producción de fertilizantes que necesita el sector agrícola, que también está sufriendo el alza del precio del gas.

En España hemos visto paradas técnicas en plantas como la de Fertiberia en Palos de la Frontera, la principal productora de AdBlue del país. Mientras en Europa también se han producido paros y reducción de la producción en algunos de los mayores productores de AdBlue, como la planta de Yara en Ferrara, Italia, o Duslo, en Eslovaquia.

La consecuencia directa de la reducción de la producción de Adblue es un incremento de precios, que ya se está apreciando en Europa. En Alemania, el precio del AdBlue ya se ha doblado (FOCUS.de) y aunque aún no se están dando situaciones de falta de suministro, incluso el ADAC recomendaba llenar el depósito de AdBlue a aquellos conductores que recorran muchos kilómetros al año en un diésel moderno.

Insistimos en que el suministro aún no se ha interrumpido. Pero en Italia, el país en el que se están tomando más en serio esta amenaza, los transportistas advierten de lo limitado de su stock de AdBlue y del "riesgo de entrar en una espiral de crisis con graves repercusiones" (TCE Magazine).

En España aún no se ha producido un escenario de escasez y, desde el punto de vista del particular, esta crisis de suministro de AdBlue no debería preocuparnos en el corto plazo, ni su encarecimiento debería suponer un contratiempo importante para los propietarios de un diésel moderno. Cualquier momento es bueno, y más aún este, para rellenar el depósito de AdBlue si está próximo a agotarse, si hace mucho tiempo (y muchos kilómetros) desde la última vez que lo rellenamos, o si hacemos un uso intenso de nuestro diésel y recorremos varias decenas de miles de kilómetros al año, tal y como recomendaba el ADAC.

En cualquier caso, si nos estamos planteando comprar AdBlue antes de que se encarezca más o haya escasez, es importante tener en cuenta los consejos que os venimos contando en las últimas semanas. Almacenar AdBlue desprecintado no es una buena idea, en tanto en cuanto, el AdBlue también tiene caducidad o, mejor dicho, es una solución acuosa volátil, que ha de almacenarse en unas condiciones específicas para evitar su degradación.

También es importante recordar que si el AdBlue de un diésel moderno se agota, nuestro coche no debería funcionar. Los diésel modernos están diseñados para avisar, con holgada y suficiente antelación al conductor, de que el depósito de AdBlue está agotándose. Pero si el depósito se agota por completo, el motor podría llegar a entrar en modo fallo, o incluso no volver a encenderse hasta que no resolvamos la situación y rellenemos el depósito.