Suzuki Jimny a prueba, analizamos al coche del momento, ¿convence el renovado todoterreno de Suzuki?

 |  @HerraizM  | 

Suzuki ha renovado al Suzuki Jimny ofreciéndonos una cuarta generación de su pequeño todoterreno que llega cargada de buenos motivos para llevarnos hasta nuestro concesionario Suzuki más cercano, empezando por un diseño “neo retro” de lo más tentador y que seguro que lo hace llegar hasta un público más amplio, sin perder de vista, por supuesto, que es un coche realmente eficaz fuera del asfalto. Ya hemos tenido la oportunidad de ponerlo a prueba, lo hemos conducido tanto dentro como fuera del asfalto y nos ha conquistado en esta primera toma de contacto.

Prueba del Suzuki Jimny en vídeo

Ya hemos puesto a prueba al nuevo Suzuki Jimny

Reconozco que desde que salió la nueva generación del Suzuki Jimny he tenido unas ganas terribles de echarle el guante, de ponerlo a prueba. Siempre he sido un gran fan de los todoterreno pequeños, de esa vocación lúdica, de su capacidad para hacernos disfrutar incluso cuando no los estamos llenando de barro. Me encantan, me parecen coches realmente atractivos y en numerosas ocasiones he tenido la oportunidad de comprobar lo buenos que son sobre tierra, valiéndose recurrentemente de su poco peso y aún más a menudo he fantaseado con poner en mi garaje algún viejo todoterreno japonés descapotable.

Por eso cuando supe que Suzuki nos convocaba para ponerlo ya a prueba antes de su lanzamiento comercial “levanté la mano” rápidamente para intentar ser yo quien diera buena cuenta de un primer contacto que me ha dejado con un muy grato sabor de boca, con la sensación, al llegar a casa, de haber conducido un gran producto, diferente, coqueteando a la perfección con dos mundos, el del especializado que quiere un todoterreno efectivo y el de aquel cliente que quiere un coche “pintón”, un coche llamativo, un, a pesar de que a priori parezca que no tiene mucho sentido, todoterreno para ciudad.

El nuevo Suzuki Jimny es el último eslabón de una longeva historia que se remonta hasta 1970, cuando Suzuki lanzó el LJ10, que estuvo en el mercado hasta 1981, cuando llegó el Suzuki SJ30, el Samurai. En 1998 Suzuki lanzó un nuevo Jimny, el que hemos disfrutado hasta ahora y tras 20 años en el mercado Suzuki le ha dado relevo con un Jimny totalmente renovado. En estos cerca de 50 años Suzuki ha vendido un total de 2.850.000 unidades, en 194 países.

Esta es la cuarta generación del Suzuki Jimny, que se vende desde 1970

Esta nueva generación del Suzuki Jimny está basada en un nuevo chasis, de largueros y travesaños y fijándonos en sus dimensiones nos encontramos con que cuenta con la misma distancia entre ejes, con que sus ejes son 40 mm más anchos, con una anchura general 45 mm mayor y una altura 5 mm superior, siendo 50mm más corto que la anterior generación.

Por lo tanto estaríamos hablando de un nuevo Suzuki Jimny que cuenta con una longitud de 3.645mm, con una distancia entre ejes de 2.250mm, un ancho de vías de 1.395mm en el tren delantero y de 1.405mm en el tren posterior, una anchura de 1.645mm y una altura de 1.720mm.

Tras estas cotas hay un nuevo lenguaje de diseño en el que los paneles rectos de su carrocería, de cierto aire clásico, son abordados con bordes redondeados concibiendo así una imagen retro pero moderna en la que encajan a la perfección sus faros LED.

El nuevo Suzuki Jimny sólo estará disponible con una carrocería

Su parrilla, situada a una altura generosa, es uno de los rasgos más representativos de su diseño, estando disponible con dos configuraciones, una de lamas verticales y otra de panel de abeja en el que el logo de Suzuki es sustituido por un “Suzuki” con cierto regusto vintage. Además también debemos mencionar los robustos paragolpes de plástico, con una segunda parrilla en el caso del paragolpes frontal y las ópticas en el caso del paragolpes posterior, con unos pasos de rueda también bien destacados y por supuesto no nos olvidamos de la rueda de repuesto ubicada en el portón trasero, que, sea dicho de paso, se abre lateralmente.

El nuevo Suzuki Jimny me parece un coche realmente atractivo, diferente, muy original y en el que Suzuki ha hecho un gran trabajo, me encanta como la marca japonesa ha tratado cada panel, su techo, el capó, el portón trasero con la rueda de repuesto y una zona inferior con paneles de plástico sin pintar que pide a gritos llenarse de barro. Me encanta.

En su interior Suzuki ha recurrido a una serie de materiales duros bien anclados, dejándonos con un buen ajuste generalizado. En lo que a su diseño se refiere sobresale el aspecto de la instrumentación, con dos esferas enmarcadas en una especie de cubículos que refuerzan su imagen robusta, algo a lo que también ayuda el agarrador que tiene enfrente el copiloto.

El maletero del Suzuki Jimny es prácticamente inexistente

Por supuesto debemos mencionar la pantalla del sistema multimedia, de 7 pulgadas, con navegador, con una interfaz sencilla. Curiosamente este sistema multimedia se puede utilizar con guantes, perfecto para aquellos clientes que viven en zonas con bajas temperaturas o que van a utilizar a este todoterreno como un coche de trabajo en un medio rural.

En cuanto a su habitabilidad nos encontramos con unas plazas delanteras bien resueltas aunque los dos ocupantes estarán al próximos. En las plazas posteriores, sólo hay 2, es un 4 plazas, tenemos un espacio correcto a la altura de las rodillas y una buena anchura pero el espacio disponible para los pies es algo mejorable.

Su maletero es prácticamente inexistente con las plazas posteriores alzadas. Podemos dejar poco más que una chaqueta. Para aquellos que necesiten maletero podemos entender al Suzuki Jimny como un coche biplaza, con un rápido plegado de la fila posterior (los dos asientos posteriores se pueden plegar de forma individual), lo que nos dejaría con un espacio de 377 litros, poniendo así a nuestra disposición una capacidad de 53 litros más respecto a la generación anterior.

Los asientos del Suzuki Jimny se pueden tumbar para convertirse en cama

Además Suzuki ha pensado en los más aventureros y se puede lograr un espacio totalmente plano plegando los 4 asientos, creando así un espacio adecuado en el que poder dormir, por si el viaje nos sorprende en mitad de la nada y no tenemos donde dormir.

Me gusta como Suzuki ha resuelto tanto el diseño exterior del Suzuki Jimny como su interior, desde la sencillez de unas formas clásicas, con materiales duros que gozan de un buen ajuste en un interior con un diseño bien resuelto. Me gustaría contar con una mejor habitabilidad en las plazas posteriores, con algo más de espacio para los pies y las rodillas, pero sin duda el Suzuki Jimny me está ganando, ¿su dinámica? Hora de descubrirlo.

El Suzuki Jimny sólo está disponible con un motor gasolina, un propulsor atmosférico de 1.5 litros de cubicaje, con 4 cilindros, que desarrolla una potencia de 102 CV con un par de 130 Nm. Este motor de nueva factura queda asociado a una caja de cambios manual de 5 velocidades aunque Suzuki nos ofrece también un cambio automático de 4 velocidades. Por supuesto no falta la tracción total en la ecuación y cuenta con reductora.

El Suzuki Jimny sólo está disponible con un motor gasolina de 102 CV

Este motor nos pide que apuremos cada cambio de marchas, que busquemos en la parte alta del cuentarrevoluciones, coqueteando con las 5.000 rpm, un extra de potencia. Este motor consigue mover correctamente al Suzuki Jimny aunque evidentemente tenemos que tener en cuenta la tipología de motor que estamos conduciendo y en segundo lugar el tipo de coche que es el Jimny. No vamos a lograr veloces cruceros ni tampoco nos vamos a topar con una gran aceleración pero sin duda el Jimny es capaz de mantener bien el tipo en el grueso de desplazamientos diarios por carretera.

El nuevo Suzuki Jimny cuenta con un rodar en carretera mejorado aunque por el tipo de vehículo que es acusa de ciertas limitaciones al encarar una curva, con marcados balanceos que nos adelantan el buen trabajo que harán sus suspensiones fuera del asfalto. Además su dirección es blanda, poco directa y poco comunicativa, algo normal si tenemos en cuenta su chasis de largueros y travesaños, su elevada distancia respecto al suelo (21 cm) y por extensión su elevado centro de gravedad y sus neumáticos de gran perfil.

Sobre tierra el Suzuki Jimny nos ofrece un espectacular rendimiento, con una capacidad de escalada prodigiosa en gran parte fruto de su ligereza, con un peso inferior a los 1.100 kg. Además cuenta con muy buenos ángulos de ataque y de salida, una gran capacidad de tracción y la suspensión, muy elástica, digiere a la perfección cada piedra. Durante su uso fuera del asfalto no eché en falta más potencia o más par a un menor régimen, me pareció que el pequeño todoterreno de Suzuki podía enfrentarse a cualquier obstáculo con una enorme capacidad de reacción y sus comedidas dimensiones nos permiten además colarnos entre estrechas zonas de árboles.

El Suzuki Jimny tiene una enorme capacidad fuera del asfalto

Cruces de ejes, pendientes muy pronunciadas, más y más tierra y el Suzuki Jimny airoso en todas las situaciones.

Sí, el nuevo Suzuki Jimny me ha gustado (y mucho), pero también soy consciente de que no soy un habitual fuera del asfalto, ¿podría ser el Suzuki Jimny un buen coche urbano? Su reducido tamaño es una gran ventaja en este sentido, para aparcar, para movernos entre el tráfico y su diseño hará que no pase desapercibido pero evidentemente tendremos numerosas desventajas, con un consumo más elevado que otros turismos, con una dirección un tanto imprecisa, con balanceos al afrontar ciertos trayectos interurbanos… A pesar de ello estoy seguro de que el nuevo Suzuki Jimny cosechará un buen número de ventas entre clientes que sólo lo van a usar a ciudad o que van a enfrentarse a una conducción fuera del asfalto muy esporádicamente.

Sobre su consumo aún no podemos dar una cifra real concluyente, el trayecto abordado durante la presentación, durante esta primera toma de contacto, no es un trayecto representativo ni en unas condiciones normalizadas por lo que, de momento, debemos conformarnos con una cifra de consumo medio homologada de 6.8 l/100 km.

Por lo tanto estamos ante el pequeño gran todoterreno de siempre con aún mejores capacidades fuera del asfalto y una mejor calidad de rodadura cuando rodamos por carretera, donde sigue adoleciendo de algunos balanceos e inercias y de una dirección un tanto imprecisa. Su motor atmosférico de 102 CV pide que exprimamos cada marcha y que usemos el cambio para poder aprovechar toda la potencia y lograr un buen rendimiento, el cambio, sea dicho de paso, goza de una agradable dureza y buenos recorridos.

En carretera el Suzuki Jimny acusa de ciertos balanceos y una dirección un tanto imprecisa

En el interior del Suzuki Jimny debemos mencionar la rudeza de ciertas superficies pero en líneas generales contamos con un buen ambiente, con buenos ajustes. Su sistema multimedia me parece mejorable y me gusta el diseño de su instrumentación. Sobre su habitabilidad hay que mencionar por un lado la ausencia de maletero y por otro unas plazas traseras que podrían contar con un mayor espacio a la altura de las rodillas y pies pero que cumplen bien de cara a poder afrontar trayectos urbanos.

Sobre su diseño exterior sólo me salen elogios. Suzuki ha hecho un fantástico trabajo dando forma a este todoterreno, con una imagen retro muy bien abordada, es un coche llamativo y bonito, elegante si acudimos a colores como el gris o el crema y muy juvenil si nos decantamos por ese color verde con el que se ha dejado ver en las imágenes oficiales.

También, claro, hay que elogiar que Suzuki haya equipado a un coche con este enfoque con algunos de los últimos asistentes a la conducción, con el sistema de reconocimiento de señales, con la alerta por cambio involuntario de carril o con el sistema de frenado de emergencia y su equipamiento destinado a mejorar su confort y su vida a bordo.

El Suzuki Jimny no cuenta con rivales directos

Por último no me olvido de su precio, un precio de partida de 17.000 euros que nos deja con un Suzuki Jimny un tanto espartano, siendo aconsejable acudir a la versión más equipada, que se queda con un precio inferior a los 21.000 euros.

¿Rivales? La verdad es que cuesta pensar en un rival directo para este Suzuki Jimny. Para aquellos que quieran un auténtico todoterreno el Jeep Wrangler es la mejor opción, pero es más caro que el Jimny, el Jeep Renegade que está más próximo en precio al Jimny no cuenta con las capacidades fuera del asfalto de este, aunque cumple mejor en carretera y ciudad. Seguro que has pensando en el Fiat Panda 4X4, pero claro, el Suzuki es superior fuera del asfalto, como también lo es del Dacia Duster o de cualquier SUV pequeño, que, como mencionábamos en el caso del Renegade, brillarán por otros argumentos, como el equipamiento o el confort en marcha frente al Jimny.

No me cabe la menor duda de que Suzuki ha hecho un gran coche con esta nueva generación del Suzuki Jimny, ya está siendo un auténtico éxito comercial y con razón, es un coche original de los que ya, desgraciadamente, no abundan.

Vídeo destacado del Suzuki Jimny

Lee a continuación: En vídeo: ya hemos probado el nuevo Suzuki Jimny

El Suzuki Jimny es uno de los pocos 4x4 puros que quedan en el mercado, además de uno de los más asequibles. Sus reducidas dimensiones lo hacen ideal para conducción off-road

Ver todos los comentarios 1
  • emlata

    Me gustaría ver este diseño tan acertado, con una carrocería de 5p. Posiblemente arañaría ventas a muchos SUV urbarnos

El Suzuki Jimny es uno de los pocos 4x4 puros que quedan en el mercado, además de uno de los más asequibles. Sus reducidas dimensiones lo hacen ideal para conducción off-road