Toyota no lanza un coche eléctrico porque ya llevan 20 años vendiendo eléctricos

 |  @davidvillarreal  | 

Vivimos en un momento de discursos grandilocuentes, de anuncios espectaculares, en el que rara es la marca que no anuncia el lanzamiento en plazos ciertamente cortos de un coche eléctrico de gran autonomía, o incluso ponen fecha a la llegada de sus primeros coches autónomos, a menudo hablando de plazos que nos pueden resultar objetivamente imposibles. Toyota mientras tanto no hace promesas. No sabemos cuándo llegarán sus eléctricos puros y de baterías, ni cómo serán. Estos días os contábamos por qué no quieren ser Tesla. Pareciera que el fabricante que durante todos estos años ha hecho gala de encabezar la transformación de la industria hacia un modelo más eficiente y sostenible se hubiera quedado descolgado. ¿Pero y si estuviéramos pasando por alto que Toyota lleva más de 20 años vendiendo eléctricos?

Toyota contempla un coche eléctrico como la combinación de un sistema de propulsión, un sistema de acumulación de energía, y una tecnología intermediaria. Sus híbridos, contarían con un sistema de propulsión eléctrico y un motor de combustión interna, que acumula energía en baterías y en el combustible que emplean sus motores de gasolina. La única diferencia que existiría con respecto a un coche eléctrico estaría en la ausencia de motor de combustión interna y en el empleo de un acumulador de energía que, en este caso, serían las baterías.

La diferencia entre el eléctrico tradicional y un Toyota Mirai, por ejemplo, sería aún más pequeña. Un coche basado en pila de combustible no es tan diferente del eléctrico de batería que conocemos, con la diferencia de que este acumula energía en depósitos de hidrógeno presurizados, que a la postre se transforma en electricidad, y no en baterías.

Toyota no ve tantas diferencias entre un coche eléctrico y sus híbridos y considera que se encuentra en una posición muy avanzada en el desarrollo de los eléctricos que respondan a las necesidades que de verdad están requiriendo sus clientes

Toyota por lo tanto se siente avalada y asegura haber avanzado hacia el coche eléctrico más que ningún otro fabricante. En España más del 60% de los Toyota que se venden son híbridos. Junto con Lexus ya han vendido más de 142.000 coches híbridos en España. En 2017 habrán superado los 11 millones de híbridos en todo el mundo y en 2020 esperan superar la barrera de los 15 millones de híbridos. Son cifras insuperables para cualquier otro fabricante. Pero evidentemente no todo es tan sencillo.

La movilidad eléctrica, sea con baterías, o con pila de combustible, afronta grandes retos. El reto mayor de los coches eléctricos a baterías está precisamente en su tecnología de acumulación de energía y en el buen aprovechamiento de esta. Toyota insiste en que el coche eléctrico no puede triunfar si no implica adaptarse a los hábitos de sus clientes, y no exigir que estos modifiquen sus hábitos para tener un coche eléctrico. De manera que uno de los retos más importantes pasa por emplear baterías de gran autonomía, que permitan una movilidad comparable a la de un coche con motor de combustión interna, y tiempos de carga aceptables.

Las cifras respaldan que los motores de combustión interna aún nos acompañarán durante bastante tiempo, y seguirán dominando. También respaldan que la acogida de los híbridos seguirá siendo mayor, que la de los eléctricos, durante mucho tiempo. Y es por eso que Toyota ve su oportunidad para asaltar el mercado del coche eléctrico en el momento en que los sistemas de baterías sean capaces de cumplir con sus expectativas, pero sobre todo las de sus clientes.

El factor diferencial para Toyota, y en el que también llevan trabajando años, está en los sistemas de baterías que requieren los eléctricos

Las esperanzas de Toyota están puestas en la llegada de las baterías de estado sólido, una tecnología muy prometedora, en la que llevan trabajando años. Hablamos de baterías mucho más ligeras, con mayor autonomía y tiempos de carga muy bajos. Toyota nos daba estos días algunas cifras, que incluso nos parecen muy cautas a tenor de otras cifras aún más sorprendentes que habíamos leído anteriormente acerca de esta tecnología. Las baterías de estado sólido, según Toyota, les permitirían obtener un 50% más de autonomía, con tiempos de carga que se acortarían un 50% y empleando packs de baterías que ahorrarían entre un 30% y un 40% del peso, y el tamaño, con respecto a las baterías de ion de litio.

El gran problema de esta tecnología está en que aún no se aplicado en coches de producción y aún se encontraría en una fase muy experimental. Aunque en declaraciones a Der Spiegel, su Presidente del Consejo de Dirección, Takeshi Uchiyamada, hablaba de un plazo de cuatro o cinco años, tal vez haya que ser más realistas imaginando que los primeros coches eléctricos con baterías de estado sólido, y al alcance de todos los públicos y los bolsillos, tardarán algunos años más en llegar.

Tanto que – y desde mi opinión personal – es probable que Toyota comience a lanzar sus primeros coches eléctricos antes de que ese acontecimiento se produzca, y empleando baterías de litio con la tecnología ya presente. Lo que no sabemos aún es qué enfoque seguirán esos primeros eléctricos, si será el de compactos y utilitarios urbanos – véanse Renault Zoe y Nissan Leaf – o el del sedán o el SUV de lujo – véanse Tesla Model S y Tesla Model X.

El gran salto que animará a Toyota a lanzar su oleada de productos eléctricos se producirá con la llegada de las baterías de estado sólido, aunque antes no podemos descartar que veamos otros Toyota y Lexus eléctricos con baterías de ion-litio

Más allá de todos los inconvenientes, y retos, que existen para el coche eléctrico, el desarrollo de esta tecnología aún requiere un entorno que lo favorezca. No solo necesitaremos coches eléctricos, sino también ciudades con puntos de recarga, carreteras y gasolineras con sistemas de carga rápida, leyes que nos faciliten instalar un punto de carga particular, o incluso vecinos que no nos miren mal por haber realizado una instalación en el garaje comunitario. Y el mejor ejemplo de cómo ese entorno, e incluso ese apoyo institucional, es necesario, lo tenemos en el hidrógeno.

Toyota aboga por un modelo de transición energética en el que convivirán híbridos, enchufables, eléctricos y pila de combustible. Y la marca japonesa quiere cubrir todos esos ámbitos con diferentes productos. El Toyota Mirai, basado en pila de combustible, requiere hidrógeno para funcionar y por lo tanto de una red de recarga de hidrógeno. En Japón ya se han vendido 1.859 unidades y en Estados Unidos otras 1.966 unidades, mientras que en Europa solo se han vendido 163 unidades del Toyota Mirai.

Toyota ya dispone de un eléctrico, de pila de combustible e hidrógeno, cuyas cifras evidencian que también es necesario un entorno que favorezca el desarrollo de estas tecnologías

Durante una conversación que tuvimos con Agustín Martín, Presidente y CEO de Toyota España, durante el pasado Salón de Frankfurt, nos hablaba de la necesidad del apoyo institucional, y la colaboración con las energéticas. El hidrógeno podría comenzar a imponerse como una solución viable, y efectiva, para reducir las emisiones locales en las grandes ciudades españolas, que como Madrid están sufriendo los problemas de la contaminación. Pero para ello, y aún más importante que los incentivos que ya se están ofreciendo a los coches de bajas o nulas emisiones, es necesario contar con una red de distribución de hidrógeno.

Ese ha sido uno de los aspectos que más ha frenado la comercialización del Toyota Mirai. En cualquier caso, Toyota nos confirmaba estos días que la comercialización del Toyota Mirai en España comenzará muy pronto. Y entendemos por ello que se han dado pasos para resolver las necesidades de esta tecnología. Pero sobre todo, y según nos contaba el propio Agustín Martín, parece que Toyota tiene clientes en España que están esperándolo y que apostarán por este coche de hidrógeno.

Más imágenes del Toyota Mirai:

Ver todos los comentarios 5
  • Reflexiones

    Es importante resaltar que tras las empresas automovilísticas está presente la lucha entre dos grandes sectores industriales.
    De una parte la industria eléctrica que aboga por los coches eléctricos y por otra parte la industria petrolera que se decantará por los coches de hidrógeno (al tener ya toda la logística de transporte y distribución de hidrocaburos desarrollada).
    La realidad técnica de los constructores de vehículos son simplemente los árboles que no nos dejan ver el bosque.

    • GaradaK7

      Efectivamente, hay una lucha de poder entre 2 grandes industrias, y ojo, no siempre es el terreno tecnico, aunque es en el que muchas veces nos centramos nosotros. No me cabe duda que luchan tambien en la politica, imponer sus politicos que hagan leyes favorables a su sector.

      Hay una cosa que no se suele contar respecto al hidrogeno y explica el interes por el hidrogeno de paises como Japon, que no tienen petroleras fuertes, Actualmente en la practica se usa hidrogeno proveniente del petroleo, lo cual no es sostenible pero es lo mas barato. Tambien se podria usar hidrogeno proveniente de hidrolisis (romper el agua usando electricidad), que seria algo mas sostenible…. dependiendo de donde viniera la electricidad. En el fondo, en este caso el hidrogeno es solo como una forma de almacenar energia.

      Pero se cree que en el futuro habra una 3º fuente de hidrogeno mas barato: a grandes profundidades hay hidrogeno atrapado en el suelo marino. Japon confia en que puede extraer este hidrogeno y conseguir ser autosuficiente energeticamente.

  • Manolito Gafotas

    Por que han cambiado el formato de la pagina?? Va tan lento en android q es practicamente imposible leer o escribir comodamente. Horroroso.

  • Danielrs500

    el hidrogeno puede llegar a tener futuro en los vehiculos de carga pesada, pero en los vehiculos de alto volumen como son los compactos, SUV’s, motos….etc, tiene la guerra perdida frente al electrico puro y duro, asi que o en Toyota aterrizan las ideas con respecto a esta tecnologia o se veran rezagados frente a otras compañias.

  • OAR

    Mientras llega el futuro se siguen consumiendo estos vehiculos hibridos de toyota con pilas de niquel, con regeneracion de energia ineficaz segun las mas elementales leyes de la fisica y que en la practica consumen tanto o mas que un gasolina convencional y sin andar na de na. En fin, un timo historico que lleva ya 20 años pufando a incautos que no se atreven a decir la castaña de coche que compraron…que venga ya el electrico y que estos timadores queden ya retratados