Track Titan: un Hummer H1 preparado para los circuitos es una idea tan genial como absurda

 |  @sergioalvarez88  | 

Mil-Spec Automotive es a los Hummer H1 lo que Singer es a los Porsche 911 refrigerados por aire. Si esta analogía no tiene ningún tipo de sentido para ti, no te preocupes. Posiblemente sólo sea algo que entiendan los votantes de Donald Trump. Sea como fuere, este preparador afincado en EE.UU. transforma lentos y antiguos Hummer H1 de procedencia civil o militar, convirtiéndolos en máquinas lujosas, rápidas y muy potentes. Su segundo proyecto tiene una orientación un tanto curiosa: es un Hummer H1 apto para los circuitos y track-days. Una idea tan genial como completamente absurda.

Para el Track Titan la compañía usó como base un H1 con carrocería descapotable y caja pick-up. La unidad en cuestión fue el conejillo de indias de su programa H1, el primero en recibir las modificaciones mecánicas que el resto de coches disfrutan de forma serializada. Por el momento, el Track Titan es un one-off, pero si hubiera suficiente interés, podrían plantearse lanzar una pequeña tirada. La principal diferencia con cualquier otro H1 está en su altura libre al suelo. Ha sido reducida en 17,5 centímetros, algo que ha exigido modificar de forma extensa manguetas, muelles y suspensiones.

Exteriormente es igual a cualquier Hummer H1 de origen militar. Unas llantas específicas y una suspensión rebajada delatan que no es un H1 cualquiera.

El todoterreno original tenía un excelente reparto de pesos, y aunque era muy pesado, tenía muchos componentes construidos en aluminio. Mil-Spec ha reforzado su chasis aún más, en busca de una mayor rigidez estructural. Además de los cambios en sus suspensiones, ha recibido unos frenos Wilwood con pinzas de seis pistones, y un diferencial autoblocante ARB. Aunque retiene su sistema de tracción total conectable, es un coche más ágil cuando funciona sólo con propulsión trasera. A nivel de mecánica, emplea el mismo motor 6.6 V8 Duramax turbodiésel del resto de los H1 de Mil-Spec.

Ahora bien, este gigantesco V8 pasa a desarrollar una potencia máxima de 800 CV, con un monstruoso par motor de 2.034 Nm – sí, es un par muy superior al de un Bugatti Chiron. Este torrente de fuerza mecánica es transmitido al asfalto usando una caja de cambios Allison 1000, convenientemente reforzada. Aunque no hay fotos del interior, asientos tipo baquet han sido instalados, así como cinturones de seguridad de cuatro puntos. Las llantas son de nueva factura, y en vez de estar envueltas en neumáticos off-road, están forradas en gomas Pirelli P Zero, orientadas a una conducción deportiva.

No tiene mucho sentido crear un Hummer H1 deportivo – es un coche diametralmente alejado de esa filosofía. Pero conducirlo tiene que ser extremadamente divertido.

En el vídeo que dejamos bajo estas líneas podéis ver cómo este Hummer H1 se mueve, dejando a su paso una nube de humo oscuro y goma quemada. Tampoco suena nada mal para tener un motor diésel en sus entrañas.

Ver esta publicación en Instagram

Sometimes you gotta end the work week with some smoke.

Una publicación compartida de Ian Broekman (@ianbroekmandesign) el

Lee a continuación: Arte y motor: tienes una cita con Manu Campa y sus cuadros en Madrid

Ver todos los comentarios 1
  • Internecio

    Tan divertido como meter un autobús en un circuito.