La huída del diésel dispara un 31% la recaudación por impuesto de matriculación

 |  @ClaveroD  | 

El miedo al diésel está poniendo patas arriba el sector del automóvil en España. Las ventas de los coches diésel no paran de bajar y como consecuencia directa se han disparado las ventas de coches gasolina y otras alternativas como híbridos o motores compatibles con gas. Aunque el verdadero fin del diésel está aún lejos y todavía es buena idea comprar un coche diésel, lo que está claro es que el mercado le está dando la espalda al gasóleo teniendo como resultado el aumento en las emisiones de CO2 y por ende un lucrativo aumento de la recaudación a través del impuesto de matriculación.

El Impuesto de matriculación solo tiene en cuenta las emisiones de CO2 y ahí los gasolina siempre tienen las de perder frente al diésel

La caída en picado de las ventas de coches diésel hacía presagiar que el aumento de sus alternativas gasolina subirían de forma sensible. Así ha pasado y como principal consecuencia los españoles han pasado a pagar más por sus coches en concepto de impuestro de matriculación, algo que es difícilmente evitable si tenemos en cuenta que el impuesto de matriculación está diseñado únicamente para tener en cuenta las emisiones de CO2, una valoración que por cierto hemos criticado en infinidad de ocasiones por no ser justa al hablar de contaminación ya que solo tiene en cuenta un componente, lo que termina favoreciendo claramente a los motores diésel.

A la espera de que este Gobierno o el que le suceda aplique una necesaria revisión del impuesto de matriculación para tener en cuenta otros contaminantes mucho más perjudiciales que el CO2 como son las partículas o los NOx reales, la realidad es que un motor gasolina siempre va a emitir más emisiones de CO2 que un diésel de similares características. La barrera de los 120 gramos de CO2 por kilómetro se había convertido en el perfecto reclamo para ahorrarse un buen dinero al comprar un coche nuevo, pues todo vehículo que quede por debajo de ese umbral está exento de pagar impuestro de matriculación. Esa era la gran ventaja del diésel y el fallo en el diseño del impuesto como tal.

Ahora los clientes han visto como la alternativaal al diésel con 0% de IM es por norma general un motor gasolina que muy difícilmente no se ve gravado con el 4,75% de impuesto de matriculación, si no más si nos vamos a los tan de moda SUV Compactos o SUV de gran tamaño. Este caso repetido por muchísimas ventas en lo que va de año ha tenido como consecuencia que las arcas públicas han recaudado 367,8 millones de euros entre Enero y Septiembre, lo que supone un 31,4% más que el mismo periodo de 2017. Y lo mejor – por llamarlo de alguna forma – es que con la llegada del nuevo ciclo WLTP, y pese a la introducción de una moratoria que reduce su impacto por 2 años, los coches nuevos pasarán a ofrecer emisiones más elevadas acordes a un criterio de homologación que refleja unas emisiones más realistas.

Ver todos los comentarios 2
  • cat

    No os creáis nada de los diésel que son mas contaminantes solo los muy antiguos los modernos no contaminan tanto como quieren que creamos eso es una mentira ideada por los gobiernos para hacernos comprar coches de gasolina ya que ésta está mucho más gravada que el diésel y por con esto de subir los impuestos han conseguido lo que quieran que era incrementar la venta de coches gasolina, no os creáis nada de lo que dicen si realmente les importara la contaminación,subvencionarían la compra de coches eléctricos,pero no los pequeños y de poca autonomía como hacen,por que saben que tendrán que enchufarlos a cargar pronto y así seguimos recaudando,por las recargas, si no que subvencionen también a los coches grandes con alta autonomía como los tesla model s ,jaguar i pace,haciéndoles a las marcas bajar un poco el precio para hacerlos mas asequibles y poner puntos de recarga con energía solar gratuitos ,pero eso no les interesa porque luego no recaudan,y el gobierno encantado con que nos pasemos a la gasolina,pues se acabaron esos coches que sólo consumen 5 litros a los 100,pues los impuestos de los coches consumen de 7 litros para arriba a los 100 recaudan mucho mas.

  • Pedro Picapiedra

    El aumento del CO2 es sencillo reducirlo. Con plantar millones de árboles en una España desertizada se compensaría.
    Las partículas cancerígenas del diésel es mas complicado.