Volkswagen fabricó dos Scirocco con dos motores, y a punto estuvo de producirlos en serie: esta es su historia

 |  @sergioalvarez88  | 

Corrían los años 80. Concretamente el año 1983. Los Audi Quattro de Audi Sport eran reyes indiscutibles en el mundo de los rallyes, y en Volkswagen Motorsport tenían envidia de sus disparatadas potencias y envidiables sistemas de tracción integral. Los ingenieros de Volkswagen quisieron contraatacar y lo hicieron de una forma muy diferente: creando un Volkswagen Scirocco con dos motores y 360 CV de potencia. Este ejemplar, digno del Grupo B, sería el primero de dos unidades, quedándose la segunda muy cerca de la luz verde a la producción en serie. Esta es la historia de los Volkswagen Twin Scirocco.

El pecado original: el Twin Scirocco 360/4

Para desarrollar el primer Twin Scirocco, Volkswagen optó por uno de sus conocidos motores de inyección mecánica y 1,6 litros. Aunque era 1983, los motores de 1.781 cc de nueva generación aún no estaban listos para ser fabricados. Los alemanes contactaron con su contratista de motores, Eckhart Berg, para que aumentase la cilindrada de los 1.6 en 200 centímetros cúbicos. Estos nuevos motores tenían 1.791 centímetros cúbicos, y además, fueron dotados de pistones forjados, una puesta a punto más agresiva para sus árboles de levas y un sistema Zenith-Pierburg de alimentación de combustible, con mariposas individuales para cada cilindro.

El primer Volkswagen Twin Scirocco tenía 360 CV y prestaciones superiores a las de un Porsche 911 Turbo de la época.

Eran prácticamente motores de competición, que con apenas 1,8 litros desarrollaban la friolera de 180 CV a 7.200 rpm. Más de 100 CV/litro en un atmosférico de hace 35 años era toda una proeza. Se montó un propulsor delante, y el otro propulsor en el maletero del coupé alemán. Cada motor estaba asociado a una caja de cambios manual de cinco relaciones, mucho más largas que las de un Scirocco convencional. La comunicación entre ambos motores era extremadamente ingeniosa, a la par que sencilla. El cable del acelerador actuaba sólamente sobre el motor trasero, que enviaba la posición del acelerador al motor delantero.

El peso final del primer prototipo era de sólamente 1.160 kg. Desde fuera era indistinguible de cualquier otro Scirocco.

El motor delantero replicaba la apertura de las mariposas de admisión del motor trasero, sin necesidad de comunicación física con el pedal derecho. Aunque el coche tenía un reparto de pesos muy equilibrado – 53/47 – los ingenieros de Volkswagen quisieron permitir cambios en el comportamiento del coche, especialmente útil en conducción sobre superficies deslizantes o en circuito. Para ello, instalaron un mando que permitía regular la potencia entregada por el motor delantero, variando de forma efectiva el reparto de potencia, normalmente fijado en el 50%. Soluciones francamente brillantes.

El 0 a 100 km/h se completaba en sólo 4,6 segundos, y gracias a su largo desarrollo final, el coche tenía una velocidad punta de unos 290 km/h. Era un pura sangre. Era más rápido que un Porsche 911 Turbo de la época y aceleraba tan rápido como el Audi Sport Quattro, un coche creado para homologar los meteóricos Grupo B de Audi. Con todo, desde el exterior el coche apenas era distinguible de otros Scirocco. Sólo unas llantas deportivas de 15″ con neumáticos de 205 mm de ancho y el sonido de un segundo motor en la parte trasera del coche podrían dar pistas a alguien muy observador.

El objetivo de este primer Volkswagen Twin Scirocco era convencer del atractivo del proyecto a la directiva de Volkswagen, que se mostró entusiasmada por este radical prototipo.

El objetivo de este primer Volkswagen Twin Scirocco era convencer del atractivo del proyecto a la directiva de Volkswagen, que se mostró entusiasmada por este radical prototipo, con prestaciones de Grupo B y puesta a punto de circuito. Era una excelente forma de decir a Audi, “nosotros también sabemos construir deportivos”. La revista especializada Auto Zeitung lo pudo probar en su momento, alabando sus prestaciones y deportividad. El proyecto seguía adelante.

Volkswagen Twin Scirocco 280/4: el que no pudo ser

Sólo un año después del primer Twin Scirocco, se presentaba el Volkswagen Twin Scirocco 280/4. En vez de estar desarrollado por Volkswagen Motorsport, el proyecto cayó en las manos del Dr. Ulrich Seifert, jefe de desarrollo de Volkswagen. El segundo prototipo era un coche mucho más cercano a la producción en serie, o al menos a la producción en una tirada limitada. Exteriormente, el coche era diferente a otros Scirocco, con un kit de carrocería ancho y marcadas tomas de aire laterales. Sus llantas Fuchs de 15″ procedían precisamente de un Audi Quattro, de forma probablemente intencionada.

Era un coche mucho más completo, cercano a la producción en serie. Podría haberse vendido perfectamente en un concesionario.

La instrumentación fue diseñada ad-hoc por VDO, y el interior fue presentado adecuadamente, con asientos deportivos y una cubierta para el segundo motor, tapizada y correctamente aislada. Los motores eran también diferentes. Eran dos evoluciones de los nuevos motores de inyección y 1,8 litros de Volkswagen, con culatas preparadas por Oettinger, conocida empresa de preparaciones y competición, centrada en vehículos de Wolfsburgo. Oettinger instaló culatas de 16 válvulas en los motores y elevó su potencia a 141 CV. Aún así, eran motores potentes pero mucho más civilizados que los del 360/4 previo.

Estos dos motores no estaban asociados a cajas de cambio manuales, sino a cajas de cambio automáticas de tres relaciones y convertidor de par. Fue la solución más sencilla y cercana a la producción que Siefert propuso a la directiva de Volkswagen. Los convertidores de par suavizaban enormemente la conducción del coche y podían absorber sin problema alguno las diferencias de potencia entre ambos motores, también programable al gusto del conductor. Por desgracia, no tenemos muchos más datos técnicos de este interesante deportivo de 280 CV de potencia y tracción integral permanente.

Sabemos que Volkswagen finalmente desestimó su producción en serie, por resultar demasiado cara y compleja. El Grupo Volkswagen decidió centrar sus esfuerzos en competición en Audi, y nunca hubo necesidad de homologar un Scirocco de competición de dos motores. Con todo, en 1986, Volkswagen participó en el ascenso a Pikes Peak con un Volkswagen Golf equipado con dos motores potenciados de 1,3 litros, con una potencia total de 250 CV. Puede que fuese la forma que tuvo Volkswagen de contentar a aquellos ingenieros descorazonados que no vieron su sueño de un coche de calle con dos motores hecho realidad.

Fuente: DriversFound

Lee a continuación: Un lugar de culto más que visitar: Mazda estrena su primer museo en Europa (y sí, deberías ir)

Ver todos los comentarios 6
  • NFC94

    Cuesta imaginar que semejante locura haya estado cerca de producirse. Parece algo más propio de los italianos que de los alemanes, poner dos motores en un coche y esperar que funcione adecuadamente.

    • Jordi Bercial Ramirez

      El Mercedes A190 Twin debe su apellido al segundo motor, es alemán, y funciona. No acabo de entender tu punto de vista. Eso sí, no deja de ser una locura desde el punto de vista práctico (doble mantenimiento, doble consumo de combustible, dobles emisiones…)

  • maikelcandanga

    Otro artículo para nutrirme una vez más de la ‘historia desconocida’ del automovilismo.

    Excelente trabajo!

  • X 2.0

    No conocía absolutamente nada de este coche. Si he visto proyectos caseros con Sciroccos de dos motores, pero no sabía que estuvieran inspirados en este modelo.
    Es obvio que era inviable, si solo por las modificaciones del bastidor y el coste de otro motor extra lo hacen imposible.

    De haber salido, muy pocos hubieran sido vendidos, seguramente saldrían a pérdida para Volkswagen. Años después crearon el Golf A59 para competir con el Escort Cosworth, y siendo mas racional, tampoco cuadraban los números.

  • Angel Macón

    Como el 2CV Sahara, pero 30 años después y “a lo bestia”…

  • Ángel Martín

    Un pequeño apunte, pero no poco importante ya que es un tema de desinformación y de cierta importancia cultural en lo que a automóviles refiere. En el texto pone que en 1983 Volkswagen no estaba lista para fabricar los motores de 1.781 cc, no obstante el Golf 1 se vendió desde 1982 en versiones GTi y cabrio, con esa misma mecánica precisamente. Esto me lleva a pensar que debe cotejar mejor sus fuentes, señor Álvarez.

    Sin acritud, un cordial saludo.